Perú: El Ángel de Chungui

Miguel García Seminario fue tal vez el militar más querido por los ayacuchanos en el tiempo de la violencia política.

En vez de ordenar asesinatos, torturas y violaciones, rescató a cientos de pobladores cautivos en manos de Sendero Luminoso. Apodado “Mayor Ayacuchano”, su actuación fue reconocida por la Comisión de la Verdad y Reconciliación. Ahora que el gobierno ha derogado el decreto legislativo 1097, que favorecía la impunidad castrense, conviene recordar a quien exhibió humanismo en medio del horror.

Su uniforme militar lo componían un polo percudido y unos jeans marca Lee. En vez de boina marcial, usaba un sombrero campesino. En vez de botas de jebe, ojotas todoterreno. Y la mochila castrense la había reemplazado por una mantita andina que colgaba en su pecho. Chacchaba coca e intentaba dirigirse a la gente en quechua. Mientras otros jefes del Ejército se apodaban “Capitán Pantera”, “Teniente Robocob” o “Mayor Samurái”, él se autodenominó “Mayor Ayacuchano”. Quería confundirse con los pobladores, ser uno más de ellos. “Para que vean que éramos iguales, seres humanos, solo que estábamos en distintas circunstancias”, dice Miguel García Seminario, por cierto, nacido en Piura. Siendo mayor del Ejército Peruano, García fue jefe de la base militar del distrito de Chungui, en la provincia de La Mar (Ayacucho), entre setiembre de 1987 y febrero de 1988. En ese tiempo, le imprimió a la lucha contrasubversiva un carácter humanitario. Ordenó a sus soldados no golpear a los detenidos y salió a los montes en busca de los campesinos cautivos en manos de Sendero. Lo revelan los testimonios que recogió la Comisión de la Verdad y Reconciliación (CVR) en la zona. Pero ¿cómo un militar costeño logró que cientos de senderistas dejaran sus armas sin perseguirlos a balazos? ¿Por qué cuando se enteraron de que el “Mayor Ayacuchano” abandonaría el lugar las mujeres y niños de Chungui lo siguieron, llorosos, hasta el helicóptero? García, como se verá, tiene algo celestial.

¡A buscar a los cautivos!
“Sin novedad, Ayacuchano”. La frase ya empezaba a desesperar al entonces mayor recién llegado a las alturas de Chungui. Sus subalternos volvían al cuartel sin noticia alguna sobre los senderistas. La estrategia de ‘rastrillaje’, que consistía en dividirse en pequeños grupos y recorrer caminos conocidos en busca de subversivos, fracasaba. “Ustedes dicen ‘sin novedad’, yo voy a ir a ver lo que pasa’”, reaccionó entonces Miguel García. Y se fue a caminar, vestido de campesino y acompañado de 15 soldados, por las rutas más inhóspitas de Oreja de Perro, como es conocida la zona sur del distrito. En la comunidad de Chapi algunos de sus hombres le confesaron que solo llegaban hasta la entrada porque la hoz y el martillo inscritos en el suelo los intimidaban. El “Mayor Ayacuchano” los obligó a vencer sus temores y descubrieron un pueblo fantasma: las casas estaban vacías y las chacras, descuidadas. Sendero Luminoso había llevado a todos al monte, en un proceso de desplazamiento forzado conocido como las “retiradas”.

Una noche, la patrulla divisó a un vigilante senderista apodado “Camarada Milesio”. Ni bien el muchacho vio a los militares, trató de escapar. “Le dije: ‘mira, hijo, yo soy el Ayacuchano, vengo en plan de pacificación, vengo en nombre de Dios, te voy a decir una cosa hermosa: si tú te quieres ir, anda, escápate, así de simple, vete; pero si confías en mí, vas a venir conmigo, vas a ser diferente. Así que piénsalo. Yo te voy a dejar acá, si quieres te vas, no me interesa”, es el sorprendente relato de García Seminario. Tras un largo silencio, Milesio murmuró: “Ayacuchano, voy contigo”. Y juntos llegaron al puesto de comando de Belén, donde el senderista, aún sorprendido por la benevolencia de su captor, le confesó: “Yo tengo más familia, mi esposa, en el monte”. Así, salieron a buscarlos a ellos y a otros atrapados en los campamentos de Sendero. “¡Estoy acá con el Ayacuchano!”, gritaba por doquier el muchacho. “¡Hay paz, estoy viviendo esto!”. “Yo soy el Ayacuchano, los voy a llevar a su pueblo. Sigan durmiendo, van a ser bien cuidados, no se preocupen”, agregaba el mayor.

El historiador Renzo Sulca, miembro del Equipo Peruano de Antropología Forense, recalca que Miguel García Seminario, a diferencia de la mayoría de jefes militares, advertía los matices de la militancia senderista, es decir diferenciaba a los mandos subversivos de la masa cautiva. “Cuando llegaba al monte veía gente pobre, demacrada, entristecida. ‘Ellos no pueden ser senderistas’, comentaba”. El mismo García lo recuerda: “Decía: ‘vengo a rescatarlos, no a capturarlos, porque ustedes no son personas malas, no son delincuentes, yo sé que Sendero les ha hecho daño’. Y a los míos les decía que no maten a nadie, que traten bien a la gente”. De este modo, poco a poco, consiguió recuperar a más de 500 campesinos reclutados bajo amenaza de muerte por Sendero, y repoblar con ellos zonas como Chapi. De hecho, a este poblado lo rebautizó como Belén Chapi en diciembre de 1987. Una escenificación teatral del nacimiento de Jesús al aire libre coronó el nuevo nombre de la comunidad.

Los testimonios recogidos por la CVR en Chungui y archivados por la Defensoría del Pueblo prueban que Miguel García Seminario actuó como un militar pacífico y compasivo. Así, un ex soldado del Ejército cuenta: “Este ‘Mayor Ayacuchano’ no permitía que se le golpee a los detenidos; él reúne a la gente de los montes y hace el repoblamiento de Chapi” (testimonio 202678). Otro declarante, un comunero de Oronqoy que fue obligado a enrolarse en las filas de Sendero, relata su rescate del monte: “Al mando del Ejército estaba un mayor con el apodo ‘Ayacuchano’. Luego de capturarnos, nos trató bien y nos dijo que no tengamos miedo porque él no nos iba a matar. Y nos conduce a la base de Chapi. Allí estuvimos un año trabajando para mantener a nuestras familias” (testimonio 202247). Y un poblador que fue gobernador en 1965 enfatiza: “Los anteriores militares nos maltrataron mucho, recién con el ‘Ayacuchano’ logramos algo de pacificación” (testimonio 202660). Y es que basta con recordar algunas crueldades cometidas en Chungui para ver que García Sarmiento fue un paréntesis en medio del horror.

La crueldad de Samurái

Cuánto duele el siguiente testimonio: “Cuando mi madre se escapaba lo agarraron, después de acorralarlo lo amarraron, luego a mi madre sola de cada lado la llevaron a mi choza. En ahí, a patadas lo han agarrado y mi madre gritando estaba agarrando su mano (…). Luego empezaron a violar a mi mamá, uno en uno violaron los militares. Cuando terminaron ellos empezaron los ronderos a violar, y el resto está mirando cuidadosamente. Cuando hizo esas cosas, mi mamá gritaba demasiado estrujando sus manos; después de violar han traído sus dedos, le habían cortado”. Este relato pertenece a una pobladora de la comunidad de Huallhua (Oreja de Perro) y está registrado en el archivo de la CVR con el código SR2-40-01/07. Es una muestra del nivel de barbarie al que llegó la actuación de las fuerzas armadas en este rincón de la serranía peruana. La CVR ha certificado que allí los miembros del Ejército no solo replicaron algunas prácticas senderistas –asesinaron a supuestos terroristas delante de todo el pueblo–, sino también cometieron torturas, violaciones sexuales, robos de propiedades y otros abusos.

El más sanguinario de todos fue el “Capitán Samurái”, quien estuvo a cargo de Chungui en 1985. Que hablen los testimonios de la CVR: “Este capitán, junto a otros militares, solía perseguir a la gente del pueblo para matarlos con el pretexto de que alimentaban a los senderistas” (202301); “ese mayor era un asesino, a tanta gente ha matado” (202690); “el mayor Samorae mataba a todos sin distinción: jóvenes, niños, ancianos y mujeres. A las mujeres jóvenes y viudas los llevaba al cuartel para violarlas” (202663). Incluso, un testimonio es particularmente comprometedor: “Samorae obligó a la población para que voten por Alan García Pérez para la presidencia de la República (en abril de 1985) porque era su amigo personal y compañero de estudios” (202660).

Un siervo de Dios

“El soldado se forma para matar, para ganar batallas, pero cuando obra con el corazón es diferente. Al militar le falta vida espiritual”, sentencia este piurano de pupilas diáfanas. Miguel García Seminario lo sabe de primera mano: estuvo cuatro años en el seminario cuando era adolescente, y ahora, 23 años después de la violencia que vio en Chungui, asiste fervorosamente a la iglesia evangélica “Cristo viene”, en Jesús María. “Nadie me ha reconocido, solo Dios”, medita en voz alta. “En realidad, él fue quien hizo todas esa cosas maravillosas en Ayacucho”. “Mayor Ayacuchano”: sea usted un instrumento divino o un hombre con nervios de acero, merece un sitial en la mente de todos los peruanos. Basta con habernos demostrado que el humanismo puede sobrevivir en medio del horror.

Nadie lo reconoce

El “Mayor Ayacuchano” cuenta que el Ejército nunca lo ha reconocido públicamente ni lo ha convocado para exponer su exitosa experiencia de combate en las escuelas militares. Al contrario, lo ha tratado con incomprensible negligencia: en enero del 2003, le dieron de baja junto a otros 27 comandantes de su promoción con el argumento de “renovación de cuadros”. “En realidad era para dejar a un solo oficial en carrera y favorecerlo con el ascenso”, asegura. Él, que ocupaba el puesto 4 en la tabla de mérito, tenía programado su ascenso a coronel para enero del 2004. Luego de ganarle un largo juicio al Ministerio de Defensa, logró ser reintegrado al cuerpo castrense en enero del 2008. Pero tras reclamarle su ascenso al entonces ministro Ántero Flores-Aráoz, nuevamente fue dado de baja. Hoy ha conseguido por la vía judicial que le reconozcan sus pagos por tiempo de servicio y ha entablado otro juicio por el asunto de su ascenso. “Ya el Señor me ha dicho en sueños que voy a ascender”. ¿Qué tiene que decir a todo esto, ministro Jaime Thorne?
Ghiovani Hinojosa

Especie emblematica de la amazonía peruana en peligro de extinción


La vida del paiche peligra por la pesca indiscriminada
Instituto de Investigaciones de la Amazonía Peruana debe revertir esa situación …

LORETO. Con una lengua ósea y un pulmón atrofiado, que lo obliga a salir de cuando en cuando a la superficie para tomar aire, el paiche parece un ser que se quedó en medio de la evolución. Sus enormes escamas y una cabeza que se asemeja a la de un cocodrilo completan la primera visión de esta especie cuya apariencia intimida, pero que es víctima de la acción del hombre que lo caza para aprovecharse de su carne, sus huesos y hasta de su piel.

Para rescatarlo de su actual condición de especie amenazada, científicos del Instituto de Investigaciones de la Amazonía Peruana (IIAP) trabajan en su crianza en cautiverio, así como en la creación de un banco de información genética con el fin de posibilitar el nacimiento de paiches más fuertes y grandes que permitan la conservación de la especie.

El biólogo Luciano Alfredo Rodríguez, investigador del IIAP, explica que para conocer en detalle el comportamiento de los paiches que crían en sus pozas así como su crecimiento y evolución se les ha colocado un chip que permite identificarlos y hacer un seguimiento individualizado.

Para obtener crías de paiche se selecciona a los reproductores más fuertes y se los coloca en pareja. Felizmente la naturaleza ha hecho que esta especie se reproduzca en cautiverio y conserve alguna de sus costumbres, como por ejemplo que sea la pareja la que se encargue del cuidado de las crías.

“Gracias a las investigaciones y el trabajo de campo hemos podido resembrar esta especie y otras, entre ellas el paco y la gamitana, en varias zonas de la selva, como el valle de los ríos Apurímac y Ene, así como en Amazonas, Ucayali, San Martín y Huánuco. Hay experiencias, como en Amazonas, en donde ya no existían especies nativas, pero que ahora producen de manera sostenida para el consumo de las comunidades.

El éxito logrado en las investigaciones ha hecho que algunas empresas se comiencen a interesar por invertir en piscigranjas para desarrollar este negocio.

Otras especies como la ‘Colossoma macropomum’ (gamitana) y ‘Piaractus brachypomus’ (paco) también son criadas con éxito en las pozas del IIAP que han sido construidas como parte de un trabajo de reforestación de cientos de hectáreas ubicadas a ambos lados de la carretera Iquitos-Nauta. Por cierto, este último trabajo ha sido tan exitoso que hasta los escurridizos pájaros carpinteros han vuelto en busca de alojamiento en los troncos.

En el caso del paco y la gamitana, algunas empresas ya comenzaron a vender su carne, con lo cual aprovechan las potencialidades que presenta la selva, así como los conocimientos del IIAP. Sin embargo, hay trabas para dar impulso a este negocio, como la falta de vías de comunicación, así como una planta de frío que permita la conservación de la carne.

MÁS DATOS
Conozca más detalles del paiche
El paiche o pirarucu, como lo llaman en Brasil, es un pez de escamas, de agua dulce perteneciente a la familia de los Arapaimidae (Osteoglossidae) y al superorden Osteoglossomorpha, que es un grupo de peces primitivos.

Ha existido desde el periodo cretáceo (hace 65 a 136 millones de años).

Es uno de los mayores peces de agua dulce, llega a tener hasta 3 metros de longitud y un promedio de 200 kilos de peso. Su cabeza es pequeña con relación al cuerpo. Su coloración es ceniza oscura (pardo y acero) con el borde de las escamas amarillo o color rojizo.
Martín Huancas Chinga

Teléfonica podría ser sancionada si le encuentran responsabilidad…

Compañías de teléfono pueden recibir sanción si se determina su responsabilidad en ‘chuponeo’

Así lo recordó el ministro de Transportes, Enrique Cornejo, quien señaló que había que esperar el resultado de las investigaciones en el caso Lourdes Flores

El ministro de Tranportes, Enrique Cornejo, recordó hoy que las compañías de teléfono pueden ser sancionadas en caso se determine su responsabilidad en los casos de interceptaciones ilegales.

Cornejo recordó que a raíz del Caso BTR se modificó la normativa respecto a las obligaciones de las empresas que tienen concesiones en telecomunicaciones. “Está muy claro que si se utilizan instalaciones de las empresas o se utilizan mecanismos de la compañía de teléfono (Telefónica en este caso), y esta no ha brindado los mecanismos de seguridad correspondientes, esa empresa tiene sanciones”, comentó Cornejo.

LA SANCIÓN
Cornejo precisó que la sanción puede llegar al momento de la respectiva renovación de contrato de concesión con el Estado. “Cuando se evalúa su concesión y la posibilidad de prorrogar el mismo, se le resta años de concesión por la falta y en este caso es una falta grave”, dijo.

El ministro pidió esperar el resultado de la investigación judicial en el caso vinculado al “chuponeo” a la candidata del PPC-UN. “Hay que ser prudentes, hay que esperar el resultado de la investigación que haga el Ministerio Público y la policía (…) para saber cómo se hizo esta interceptación”, agregó.

Perú:El espionaje telefónico continua impune, y aún no se resuelve el escandalo de Bussines Track…

Lourdes Flores N. candidata a la alcaldia del ayuntamiento de Lima por el PPC

El ‘chuponeo’ sigue violando intimidad de peruanos

¿Hasta cuándo seremos víctimas del vil ‘chuponeo’?

Tal es la pregunta que se hace la mayoría ciudadana, indignada por la nueva incursión de los delincuentes ‘chuponeadores’. Esa mafia ha pretendido enlodar, esta vez, la campaña por la Alcaldía de Lima, filtrando audios aparentemente fragmentados en el afán de torcer la voluntad popular y direccionar los comicios.

El audio –o audios– en que se oye una conversación privada de la candidata Lourdes Flores Nano es muestra palpable de que la red mafiosa del ‘chuponeo’ está bastante activa.

¿Quién está detrás de esta maquinación? ¿Hasta dónde permitirá el gobierno del doctor Alan García estos avances de quienes violan el secreto de las comunicaciones? ¿Quién se beneficia creando desconfianza?

Trátese o no de rezagos del aparato de espionaje y chantaje del montesinismo o de un grupo que se vende al mejor postor, lo cierto es que estamos frente a un abierto, alevoso e impune atropello al derecho constitucional a la intimidad y la privacidad de las comunicaciones.

¿Quién será la próxima víctima? ¿Usted, su familia, sus amigos y vecinos, la empresa en que trabaja?

El tema afecta a los políticos y ciudadanos, pero también la credibilidad de las instituciones democráticas que terminan con la imagen empañada por su aparente ineficiencia.

No se puede permitir que estos maleantes, apañados por la inexplicable dejadez gubernamental para combatirlos, sigan invadiendo nuestra existencia.

El asunto, sin embargo, no parece quitarle el sueño a los representantes del Poder Judicial, a algunos fiscales, al Congreso ni a la Policía Nacional que, casi dos años después, siguen enfrascados en discusiones bizantinas sobre el caso de los ‘petroaudios’. Las comisiones investigadoras y autoridades respectivas han perdido el material, no han avanzado en identificar a los financistas de la red de espionaje. Tanto relajo resulta sospechoso y hasta cómplice.

Hoy, en el caso que ha afectado a la candidata Lourdes Flores Nano, es menester evaluar el aparente conflicto entre el derecho a la información y el derecho a la intimidad. Esto pone a prueba a los propios medios de comunicación: no podemos ni debemos convertirnos en cajas de resonancia de los ‘chuponeadores’ y menos aun seguir el juego a unos titiriteros que en la clandestinidad han construido su poder en base a la filtración y dosificación de materiales ilegalmente obtenidos, con fines subalternos y ajenos al bien común y a los grandes intereses del país.

Lo dicho por Flores Nano en un momento de ofuscación ha sido ciertamente lamentable, pero no puede olvidarse que se dio en el contexto de un diálogo privado.

¿A quién se pretende beneficiar con un ‘destape’ cuya finalidad es menoscabar la candidatura de Flores? ¿Qué les espera a los candidatos en las próximas elecciones presidenciales?

Algunos candidatos y políticos oportunistas critican las desafortunadas expresiones de Flores Nano en un momento de ofuscación. Habría que recordarles que nadie tiene derecho a violar la intimidad del otro y que lo que aquí está en juego es la estabilidad y viabilidad del sistema democrático.

Los ciudadanos, en tanto, debemos permanecer alertas para exigir al Gobierno, al nuevo ministro del Interior y a los poderes públicos un deslinde, esta vez sí definitivo y urgente, respecto del estado de las investigaciones sobre las mafias de interceptación.

El Perú no puede seguir viviendo con miedo a hablar, como si fuéramos gobernados por un tirano.

El Gobierno debe dar señales claras de combate para erradicar y sancionar a esta peligrosa mafia que pone en jaque al país.

Carta de Mario Vargas Llosa al Presidente peruano Alan García

París, 13 de setiembre de 2010

Excmo. Señor Dr. Alan García Pérez
Presidente del Perú
Lima

Señor Presidente: Por la presente le hago llegar mi renuncia irrevocable a la Comisión Encargada del Lugar de la Memoria cuya Presidencia tuvo usted a bien confiarme y que acepté convencido de que su gobierno estaba decidido a continuar el perfeccionamiento de la democracia peruana tan dañada por los crímenes y robos de la dictadura de Fujimori y Montesinos. La razón de mi renuncia es el reciente Decreto Legislativo 1097 que, a todas luces, constituye una amnistía apenas disfrazada para beneficiar a buen número de personas vinculadas a la dictadura y condenadas o procesadas por crímenes contra los derechos humanos -asesinatos, torturas y desapariciones-, entre ellos al propio exdictador y su brazo derecho. La medida ha indignado a todos los sectores democráticos del país y a la opinión pública internacional, como lo muestran los pronunciamientos del Relator de la ONU, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, la Conferencia Episcopal, la Defensoría del Pueblo y representantes de numerosas organizaciones sociales y políticas, entre ellos algunos congresistas apristas. Coincido plenamente con estas protestas.
Hay, a mi juicio, una incompatibilidad esencial entre, por una parte, auspiciar la erección de un monumento en homenaje a las víctimas de la violencia que desencadenó el terrorismo de Sendero Luminoso a partir de 1980 y, de otra, abrir mediante una triquiñuela jurídica la puerta falsa de las cárceles a quienes, en el marco de esa funesta rebelión de fanáticos, cometieron también delitos horrendos y contribuyeron a sembrar de odio, sangre y sufrimiento a la sociedad peruana.
Ignoro qué presiones de los sectores militares que medraron con la dictadura y no se resignan a la democracia, o qué consideraciones de menuda política electoral lo han llevado a usted a amparar una iniciativa que sólo va a traer desprestigio a su gobierno y dar razón a quienes lo acusan de haber pactado en secreto una colaboración estrecha con los mismos fujimoristas que lo exiliaron y persiguieron durante ocho años. En todo caso, lo ocurrido es una verdadera desgracia que va a resucitar la división y el encono político en el país, precisamente en un periodo excepcionalmente benéfico para el desarrollo y durante un proceso electoral que debería servir más bien para reforzar nuestra legalidad y nuestras costumbres democráticas.
Pese a haber sido reñidos adversarios políticos en el pasado, en las últimas elecciones voté por usted y exhorté a los peruanos a hacer lo mismo para evitar al Perú una deriva extremista que nos hubiera empobrecido y desquiciado. Y he celebrado públicamente, en el Perú y en el extranjero, su saludable rectificación ideológica, en política económica sobre todo, que tan buenas consecuencias ha tenido para el progreso y la imagen del Perú en estos últimos años. Ojalá tenga usted el mismo valor para rectificar una vez más, abolir este innoble decreto y buscar aliados entre los peruanos dignos y democráticos que lo llevaron al poder con sus votos en vez de buscarlos entre los herederos de un régimen autoritario que sumió al Perú en el oprobio de la corrupción y el crimen y siguen conspirando para resucitar semejante abyección.
Lo saluda atentamente,

Mario Vargas Llosa

Perú: Ministro de defensa no retendría su cargo

Cae Rafael Rey Rey: una carta lo tumbó

Una carta de MVLL a AGP dio fin a la intención de Rey de beneficiar a miembros de las FFAA acusados de violar derechos humanos. IDL-Reporteros ha podido averiguar de fuentes dignas de crédito lo siguiente:

– En cuanto se hizo pública la carta de renuncia del escritor Mario Vargas Llosa (adelantada en primicia por esta publicación) a la presidencia de la Comisión Encargada del Lugar de la Memoria, el presidente de la República, Alan García lo llamó de inmediato por teléfono y logró establecer comunicación, pese a la diferencia horaria.

– En la conversación, el presidente García le dijo a Vargas Llosa que Rafael Rey no iba a seguir como ministro de Defensa y que no iba a esperar que el Congreso derogara la ley, sino que él mismo iba a hacerlo.

– Vargas Llosa agradeció la rápida enmienda de García. Dado, sin embargo, que su renuncia es irrevocable, no se habló de retirarla. La conversación terminó en tono cordial.

– Poco después, Palacio de Gobierno anunció en su twitter que ha enviado una iniciativa legislativa al Congreso para derogar el DL 1097. La bancada aprista debate ahora el tema.

– La salida de Rafael Rey del gabinete parece entonces ser un hecho. A su turno, el ministro de Justicia, Víctor García, era atendido en su casa por un médico al momento de escribir estas líneas.

Denisse Dreser

La llamada globalizacion tiene un efecto de doble via; se multiplica el acceso a la informacion y de otro lado se repiten los guiones y escenarios en los bloques emergentes o paises en “desarrollo”, Denisse en este discurso parece estar pintando un cuadro futuro de algun pais de America del Sur, que ahora vive intensamente la actuacion nefasta de la corruptela…