Día de los peruanos en el exterior

Anuncios

Yanni y Ramón Stagnaro

Ramóm Stagnaro en los años 70, con su hermano Oscar, como bajista, forma su primera banda de jazz llamada “Lima Contemporánea” en la que participa Miguel Figueroa uno delos mejores pianistas de aquel entonces, que conjuntamente con Pocho Purizaga, considerado el mejor baterista peruano; lograron hacer de esta banda una de las mas populares del jazz en el Perú. Los 70 fueron pródigos en el nacimiento de valores en la música moderna peruana,y en especial en la guitarra, como lo fueron Carlos Reátegui Cabada y Coco Salazar, entre otros. Ramón es uno de los peruanos ilustres y destacados que se ha posicionado en la meca del cine: Hollywood, participando en numerosas producciones cinematográficas y en álbumes de artistas como Gino Vannelli, Seal, Celine Dion, Al Jarreau, Andrea Bocelli, Luis Miguel, Roberto Carlos, Alejandro Sanz, Enrique Iglesias, Plácido Domingo, Vikki Carr, Thalía, Cristian Castro, Armando Manzanero y José Luis Rodríguez…En el siguiente vídeo, integrando la prestigiosa y espectacular orquesta de Yanni, rinde tributo al Charango. (pmcho)

Catalunya: Preocupación en Londres por la situación de los bancos

Borrell: “La City está preocupada por la situación de los bancos catalanes”
Josep Borrell fue ministro en varios Gobiernos socialistas y presidente del Parlamento Europeo.

El ex ministro se reúne con inversores en Londres para explicarles el desafío separatista.
“Una escalada asustaría al mercado”.
Josep Borrell (La Pobla de Segur, 1947), ex-ministro socialista y ex-presidente del Parlamento Europeo, aseguró ayer en Londres que la City se muestra especialmente preocupada por las consecuencias que los últimos acontecimientos en Cataluña pueden tener en los bancos con sede en esta región, como Caixa Bank y Sabadell.

“Lo primero por lo que los inversores de la City me han preguntado es qué va a pasar con Sabadell y La Caixa, los bancos que ellos llaman catalanes”, explicó Borrell en una entrevista con EXPANSIÓN, celebrada después de que este político socialista se reuniera con varios gestores de fondos para explicarles la actual situación que vive su autonomía natal, después de que la Generalitat haya convocado un referéndum ilegal el 1 de octubre para decidir sobre la separación de España.

“En el peor escenario, que no creo llegue a producirse, las empresas podrían cambiar su sede en 24 horas

Anteayer, tras la detención de una docena de funcionarios catalanes por participar y el comienzo de protestas en las calles de Barcelona, los grandes bancos españoles con sede en esa región protagonizaron las mayores caídas en Bolsa de la jornada. Ayer, estos valores recuperaron parte del terreno perdido, pero Borrell teme que regresen los nervios al mercado.

“La inquietud entre los inversores financieros es notable”, dice Borrell. “Y todos están preocupados por los bancos”. Según un informe de Bank of America Merrill Lynch, “no es sorprendente que los bancos con mayor presencia en Cataluña puedan verse afectados en Bolsa, ya que en caso de una declaración de independencia unilateral, la pertenencia al euro y el acceso a la liquidez del Banco Central Europeo (BCE) estaría en peligro”.

“Un conflicto abierto puede golpear seriamente a la economía española; la confianza es clave para el mercado”

El exministro, que ahora es presidente de la Fundación Europea de Estudios Progresistas (FESP), intentó en el citado encuentro calmar a los inversores. En su opinión, “está claro que CaixaBank y Sabadell son solo bancos originariamente de Cataluña, pero ahora ya tienen negocios en muchos otros sitios. En el peor escenario, que no creo llegue a producirse, podrían cambiar su sede social en 24 horas. Por ejemplo, nadie diría ahora que Santander es un banco cántabro aunque tenga su sede oficial en esta región”.

Cambio de fronteras

Borrell, de 70 años, se ha convertido en las últimas semanas en una de las voces más contundentes contra los planes independentistas. En sus mensajes no hay ambigüedad posible. “El referéndum es un Golpe de Estado sin tanques, que derriba un orden legítimo para imponer otro sin las mínimas garantías”, aseguró esta semana durante una visita a Bruselas. En Londres, en una conferencia organizada por el foro de debate Canning House, dejó claro que la crisis catalana puede convertirse en una crisis europea. En su discurso hubo poco espacio para el optimismo. “Lo que está pasando en Cataluña puede tener repercusiones en toda Europa”, aseguró. “Por primera vez desde el final de la II Guerra Mundial se están intentado cambiar las fronteras. Esto puede tener un efecto dominó”.

“Los separatistas usan el referéndum como arma de agitación, no para saber lo que piensan los catalanes”

Los últimos acontecimientos han dejado a Borrell preocupado, aunque reconoce que cualquier persona sensata sabía que la situación podía desembocar en la crisis que se vive ahora en Cataluña. “Los independentistas están encantados de que la tensión crezca. Su lema es que hay que poner el Estado contra las cuerdas para que reaccione con dureza”. En su opinión, “el referéndum no se hace para conocer lo que piensan los catalanes, sino como un instrumento de agitación”. Según el exministro, los independentistas quieren empujar al Estado a usar la fuerza y provocar un efecto en cadena de acción-reacción. “Ellos saben que si no hay conflicto, no conseguirán nada”.

Pero lo que quita al sueño al ex ministro es que la violencia verbal que empieza a verse en Cataluña desemboque en violencia física, algo que tendría un fuerte efecto en la percepción de esta crisis y tendría un fuerte impacto a los mercados. “Si la situación empeora y la violencia aumenta, entraremos en una situación de conflicto abierto. En el peor escenario, incluso puede haber un choque entre las diferentes policías que existen en Cataluña”, asegura Borrell. “Si llegáramos a este punto, esto golpearía de forma fuerte a la economía española. La confianza es vital para los mercados de capitales y la incertidumbre es puro veneno”.

La opción del diálogo no parece poder dar frutos a corto plazo, dice Borrell. “El diálogo son paradas en el camino, pero ellos [los secesionistas] tienen la dirección muy clara”, explica. “Se ha demostrado que cada vez que el Gobierno central ha cedido en algo, solo ha servido para dar pie a una nueva exigencia”.

“No es fácil explicar en Londres la situación de Cataluña, les chirría que no se permita votar a la gente”

Borrell, en un inglés fluido y pausado, reconoce que no es fácil explicar fuera de España lo que ocurre en Cataluña. En Londres, mantuvo encuentros con medios como BBC y Bloomberg, y con miembros del Partido Laborista. “Aquí chirría que no se permita al referéndum, porque va contra su forma de entender la democracia”, admite.

Tampoco es fácil hacer una buena lectura de la situación política. “La política catalana es compleja. ‘¿Quién son estos de la CUP?’, me preguntan. Hay muchos fenómenos nuevos y no es fácil de entender”, asegura. “La burguesía de clase media que votaba a Pujol no tiene nada que ver con los jóvenes que han vivido la crisis, la precariedad y los desahucios y que hoy piden la independencia. Estos jóvenes no tienen memoria de otro tiempo mejor y quieren dinamitar el sistema actual”.
Expansión: Amparo Polo/Roberto Casado
____________________________________________
La City de Londres
En realidad es la City del mundo, un barrio global casi de ciencia ficción incrustado dentro de la capital inglesa como el Vaticano lo está dentro de Roma, con su propia administración y sus propias leyes, donde sólo viven siete mil personas, pero donde diariamente se compran y se venden productos financieros por valor de casi dos billones de dólares, la tercera parte del total de dinero que se mueve en el planeta.
Fundada por los romanos en el año 46 antes de Cristo, la City conserva todavía las mismas fronteras que en la edad media. Sus dos kilómetros cuadrados de extensión no dan para que vivan más que unos pocos miles de personas, más aún teniendo en cuenta que la gran mayoría de los edificios son rascacielos de oficinas, las sedes de grupos bancarios, aseguradoras, firmas de contabilidad, bufetes de abogados, compañías navieras, stock brokers, gestoras de fondos y agencias de rating, además del Stock Exchange y los mercados de metales preciosos, materias primas, derivados, futuros y lo que haga falta.

OMT: Aprueban la Convención Marco sobre Ética del Turismo

Una decisión histórica
Los Estados Miembros de la Organización Mundial del Turismo (OMT) han aprobado un documento histórico: la Convención Marco de la OMT sobre Ética del Turismo. El documento, aprobado en la vigésima segunda reunión de la Asamblea General de la OMT, es el resultado de la transformación del Código Ético Mundial para el Turismo en una convención internacional, la primera creada en el seno de la OMT desde su creación.

La Convención contempla las responsabilidades de todos los agentes del desarrollo turístico sostenible, y facilita un marco que recomienda un modus operandi ético y sostenible mediante, entre otras medidas, el respeto por el derecho al turismo, la libertad de movimiento para los turistas, y los derechos de los empleados y los profesionales.

«En un mundo interconectado donde el volumen de negocios del turismo es igual o incluso superior al de las exportaciones de petróleo, los productos alimenticios o la industria automovilística, es esencial establecer un marco jurídico que garantice un crecimiento gestionado de manera responsable, con la capacidad de mantenerse a largo plazo. El turismo alberga un potencial que se debe aprovechar en beneficio de todos», dijo el presidente del Comité Mundial de Ética del Turismo (WCTE), Pascal Lamy.

Nombrado presidente del CMET en 2013, Pascal Lamy, junto con el resto de miembros del Comité, han desempeñado un papel fundamental en el proceso de presentación de la Convención Marco sobre Ética del Turismo en la vigésima segunda reunión de la Asamblea General de la OMT.

La conversión del Código, adoptado en 1999, en una auténtica convención, representa un paso de suma importancia para garantizar que el desarrollo turístico tenga en cuenta y respete cabalmente el desarrollo sostenible, los aspectos sociales y el desarrollo de las comunidades locales, mejore el diálogo intercultural y contemple su vinculación con empleo digno..

«Este es un momento histórico para la OMT», dijo el secretario general, Taleb Rifai. «La aprobación de la Convención supone un extraordinario legado del “Año Internacional del Turismo Sostenible” para el Desarrollo, que celebramos este año. Asimismo, refleja claramente el compromiso de los países a transformar el turismo en un motor de cambio que propicie un futuro mejor para todos. Consolida asimismo la presencia institucional de la OMT en el seno del sistema de las Naciones Unidas», añadió.
Los diez principios del Código cubren ampliamente los componentes económico, social, cultural y ambiental de los viajes y el turismo.

_____________________________________________________________________________________

Código ético mundial para el Turismo

Artículo 1: Contribución del turismo al entendimiento y al respeto mutuos entre hombres y sociedades
Artículo 2: El turismo, instrumento de desarrollo personal y colectivo
Artículo 3: El turismo, factor de desarrollo sostenible
Artículo 4: El turismo, factor de aprovechamiento y enriquecimiento del patrimonio cultural de la humanidad
Artículo 5: El turismo, actividad beneficiosa para los países y las comunidades de destino
Artículo 6: Obligaciones de los agentes del desarrollo turístico
Artículo 7: Derecho al turismo
Artículo 8: Libertad de desplazamiento turístico
Artículo 9: Derechos de los trabajadores y de los empresarios del sector turístico
Artículo 10: Aplicación de los principios del Código Ético Mundial para el Turismo

Cataluña: El día que se separó de España

Paralelamente a la revolución obrera en Asturias, Octubre de 1934, el presidente de la Generalitat proclamó el “Estado Catalán de la República Federal Española”

El verano de 1933 fue uno de los más largos que se recuerdan.Y no fue que el Gobierno de la República resolviera prolongarlo por decreto, retrasando la estación más allá del equinoccio de otoño; no, la cosa no llegó a tanto. Pero, para buena parte de quienes vivían pendientes de los asuntos públicos -y no eran pocos entonces en España-, la sensación dominante era de que aquello se alargaba en demasia. Por más que la Constitución llevara ya año y medio en vigor, las Cortes seguían siendo constituyentes. Y ello era así porque el Gobierno, presidido por Manuel Azaña y formado por una coalición republicano-socialista de la que se había desgajado a finales de 1931 el Partido Republicano Radical de Alejandro Lerroux, consideraba que no procedía convocar de nuevo a las urnas hasta que toda la batería de leyes y reformas que derivaban del flamante texto constitucional estuviera aprobada. Como es natural, ni la oposición de derechas ni los viejos aliados radicales opinaban lo mismo, y más teniendo en cuenta que a estas alturas de 1933 ya no quedaba casi nada importante que legislar. Pero tanto daba. La mayoría es la mayoría, y Azaña, sobra añadirlo, la tenía.

Entre quienes seguían de cerca la actividad política y participaban de ese cansancio por la situación que se vivia, estaba el catalán Josep Pla, corresponsal en Madrid de La Veu de Catalunya, órgano de la Lliga Catalana de Francesc Cambó. El 6 de julio Pla escribía: “Si el calor continúa, dentro de pocos días en el ambiente político no se hablará de otra cosa que de las vacaciones parlamentarias. El Parlamento da la impresión de un agotamiento general, de un agotamiento total. Cada día asisten menos diputados y nada de lo que pasa adentro llega a interesar a la gente”. Y el 14 del mismo mes era su paisano Gaziel quien se refería en las páginas de La Vanguardia a “la progresiva sensación de malestar y de interinidad que se experimenta en nuestra vida pública” y a la imperiosa necesidad de aliviarla.
En el fondo, tanto uno como otro expresaban, bajo un prisma catalanista y conservador, lo que ya empezaba a ser por entonces una impresión bastante común: la de que el Gobierno presidido por Azaña había dejado de ser representativo del sentir mayoritario de los españoles.

Nuevo escenario electoral
Pero, como quiera que una impresión solo tiene valor si se convierte en hecho, hubo que esperar a comienzos de Septiembre para encontrar una salida al enquistamiento político. El resultado de las elecciones destinadas a completar el Tribunal de Garantías Constitucionales, donde 15 de sus 25 miembros debían ser elegidos por los ayuntamientos, demostró bien a las claras que la opinión del país distaba mucho de ser la que aún reflejaba la composición de las Cortes. Y, así las cosas, al presidente de la República, Niceto Alcalá-Zamora, le faltó tiempo para retirarle la confianza a Azaña -algo que llevaba meses deseando- y abrir un período de consultas con los líderes políticos que acabaría derivando en la convocatoria de elecciones generales para el 19 de noviembre.
______________________________________________________________________________________
“En Cataluña el resultado fue más ajustado que en el resto de España”
_______________________________________________________________________________________
Esos comicios no fueron como los precedentes. Por un lado, eran los primeros que se celebraban tras la aprobación de la Constitución Republicana y de las leyes que de ella emanaban. Por otro lado, el censo electoral se había más que duplicado, debido a la incorporación del sufragio femenino y a la rebaja de la edad de voto de los 25 a los 23 años. Y, en fin, si en junio de 1931 la izquierda había concurrido unida y la derecha notoriamente desperdigada, ahora era al revés, hasta el punto de que en determinadas regiones españolas la CEDA -la coalición construida en torno al partido de José María Gil-Robles, Acción Popular- se había aliado con los republicanos de Alejandro Lerroux.
De resultas de todo lo anterior y de un sistema electoral que primaba a las mayorías, los partidos de derecha y de centro vencieron con relativa claridad en las urnas y, sobre todo, apabullaron en el Parlamento.En Cataluña el resultado fue más ajustado que en el resto de España. Aun así, la victoria recayó igualmente en la centroderecha, o sea, en la “Lliga” y demás fuerzas coaligadas. Lo cual supuso que, por primera vez desde el advenimiento del nuevo régimen, Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), de Francesc Macià, tuviera que compartir el poder. No en la propia región, donde gobernaba en solitario desde el 14 de abril de 1931 y donde el 20 de noviembre de 1932 -una vez aprobado, tras una larguísima tramitación parlamentaria, el Estatuto de Autonomía- se había impuesto holgadamente en las elecciones al Parlamento regional, sino en el conjunto de España. Porque, en adelante, los intereses de Cataluña en relación con el Gobierno de la República no iba a defenderlos ya únicamente Esquerra, también la Lliga. Y con mayor razón dada la afinidad ideológica entre las huestes de Cambó y las del nuevo Ejecutivo de Madrid, integrado por los radicales de Lerroux y apoyado en las Cortes por el bloque de derechas liderado por la CEDA -además de por la propia Lliga, claro.

Cohabitación imposible
Pero la campaña electoral había dejado ya algunos indicios de que esa cohabitación no iba a resultar nada fácil si finalmente ganaban las derechas. El 22 de octubre de 1933, durante un festival atlético celebrado en el Estadio de Montjuïc y en el que desfilaron 8.000 jóvenes uniformados de Estat Català -los famosos escamots-, partido integrado en Esquerra; Macià, que presidía el acto acompañado de Lluís Companys -primer presidente del Parlamento Regional y reciente ex-ministro de Marina-, proclamó lo siguiente: “Si a través de España triunfase una fuerza reaccionaria, Cataluña sería un baluarte inexpugnable. (…) Cataluña no permitirá que le sean retiradas las libertades obtenidas”. Una afirmación que, aunque proferida en plena campaña y en olor de multitudes, daba sin duda que pensar. Por un lado, el presidente de la Generalitat no podía concebir ni, por tanto, aceptar -él era Cataluña, no hace falta añadirlo- que el Gobierno de la República se hallara en otras manos que en las de la izquierda republicana; por otro, no estaba dispuesto a renunciar a nada de lo logrado en el campo del auto gobierno. De lo que se seguía, claro, que una victoria de la reacción, es decir, de la derecha, iba a traer por fuerza aparejado un recorte de esas libertades catalanas.
_______________________________________________________________
“Las elecciones las ganó ERC, con lo que se afianzó la idea, formulada antes por Macià, de que Cataluña se había convertido en el ‘baluarte inexpugnable’ de la República”
_______________________________________________________________
En el fondo, esa idea de que la República española solo podía ser gobernada por la izquierda era compartida por todos los grupos que habían ejercido hasta entonces el poder, con la excepción del Partido Republicano Radical de Lerroux y de la Derecha Liberal Republicana de Alcalá-Zamora y Miguel Maura. En la campaña misma, muchos líderes izquierdistas, al margen de las siglas que tuvieran detrás, habían insistido en ello. Y, ya desde antes incluso, dirigentes del Partido Socialista -Largo Caballero o el propio Prieto- habían ido más allá en sus discursos al renegar de la democracia liberal y de la propia República y abogar lisa y llanamente por la instauración de la dictadura del proletariado. Con semejante panorama, no es de extrañar que la legitimidad de los gabinetes que iban a sucederse entre aquel mes de noviembre de 1933 y principios de octubre de 1934 -todos de centro y compuestos casi en exclusiva por miembros del Partido Radical- fuera puesta en duda de forma sistemática. Y tampoco lo es que sus integrantes recibieran por parte de sus adversarios políticos que ahora ocupaban los bancos de la oposición toda clase de invectivas (sátira mordaz)

Lluís Companys

Polémica ley de cultivos
En ese nuevo contexto, y volviendo a las relaciones entre los gobiernos de la Generalitat y del Estado, el primer envite fueron las elecciones municipales celebradas en Cataluña el 14 de enero de 1934. Se trataba de dirimir si los resultados de las legislativas de noviembre acarreaban también un cambio de tendencia en la política catalana o si, por el contrario, la relación de fuerzas en el ámbito local seguía siendo la que se había dado hasta la fecha en los principales ayuntamientos y en el Parlamento regional. Una semana antes de los comicios, en un banquete organizado en Barcelona en honor de Azaña y del dirigente socialista Indalecio Prieto, Companys -que por entonces ya había sustituido a Macià, fallecido el día Navidad de 1933, al frente de la Generalitat- declaraba, en respuesta a un comentario de Azaña asegurando que en ocho días tendrían un golpe de Estado de extrema derecha y a otro de Prieto afirmando que, con anterioridad, él haría otro de signo contrario: “Si todo esto no se clarea, proclamaremos en Cataluña la República catalana independiente”. Al final, transcurridos ocho días, no hubo golpes de Estado ni la Lliga ganó las municipales. Las ganó ERC, con lo que se afianzó la idea, formulada meses antes por Macià, de que Cataluña se había convertido en el “baluarte inexpugnable” de la República.
____________________________________________________________
“Lo que Companys proclamó el 6 de octubre de 1934 a las ocho de la tarde fue el Estado Catalán de la República Federal Española”
____________________________________________________________

El segundo envite tuvo ya consecuencias más graves, acaso porque esta vez no se trataba de dirimir quién mandaba en Cataluña, sino de comprobar hasta qué punto la Autonomía podía tensar la cuerda en su relación con el Gobierno central. La ocasión la puso la promulgación por parte del Gobierno de la Generalitat, en abril de 1934, de la Ley de Contratos de Cultivo, cuyo propósito era garantizar la estabilidad de los contratos entre propietarios agrícolas y jornaleros -agrupados en el Institut Agrícola Català de Sant Isidre, afín a la Lliga y la CEDA, los primeros, y en la Unió de Rabassaires, afín a ERC, los segundos-, sin descartar la posibilidad de convertir a estos últimos en propietarios de la tierra que cultivaban. Como es de suponer, la aprobación de la ley fue interpretada por la patronal agrícola catalana como un ataque a sus intereses y como una injerencia de la Generalitat en un terreno, el social, en el que, a su juicio, no tenía competencias, aun cuando el Gobierno catalán y la mayoría que lo sostenía en el Parlamento autonómico opinaran justo lo contrario. De ahí que la Lliga instara al Gobierno de la República, presidido ya por el radical Ricardo Samper, que había sucedido en el cargo a Lerroux, a presentar un recurso de inconstitucionalidad al Tribunal de Garantías. Así lo hizo el Gobierno a comienzos de mayo, y un mes más tarde, el 8 de junio en concreto, el Alto Tribunal -donde centro y derecha tenían mayoría- dictaba sentencia y anulaba la ley.

Un estado catalán federado
La respuesta de la Generalitat y de Esquerra tardó apenas cuatro días en materializarse. El 12 de junio, pese a los intentos del presidente Samper por llegar a un acuerdo, el Parlamento regional aprobó una nueva Ley de Contratos de Cultivo que reproducía íntegramente la que el Tribunal acababa de anular. El desacato estaba servido. Pero hubo más. Y es que la sesión se desarrolló en medio de una tensión considerable, propiciada por la concentración en los alrededores de la Cámara catalana de una turba compuesta por separatistas de Estat Català y rabassaires, que, aparte de vitorear a los suyos, intentaron agredir al portavoz de la minoría de la Lliga y hasta treparon por los muros del edificio con el propósito de asaltar el Parlamento. Mientras eso ocurría en Barcelona, en Madrid los diputados de ERC abandonaban las Cortes republicanas.Esa tensión, que los dirigentes más radicales del conglomerado de Esquerra, el consejero de Gobernación Josep Dencàs y el comisario general de Orden Público Miquel Badia, habían ido alimentando en meses anteriores, lo mismo con manifestaciones multitudinarias que con declaraciones extemporáneas -lo cual, sobra decirlo, no era privativo, en aquella España, ni de ERC ni de la izquierda-; esa tensión no amainaría en verano. Como si el choque entre el Gobierno de la República y quienes se oponían a él tuviera que producirse tarde o temprano, tanto los separatistas catalanes como los socialistas españoles y los partidos y sindicatos de extrema izquierda fueron preparando, de forma más o menos coordinada, su revolución particular. Y la señal para llamar a la huelga general revolucionaria o a la rebelión pura y simple la hallaron en la crisis de Gobierno de comienzos de octubre, que se saldó con la vuelta de Lerroux a la presidencia y la entrada en el Ejecutivo de tres ministros de la CEDA.El movimiento insurreccional no cuajó más que en Asturias -y algo en el País Vasco- y en Cataluña. Y así como en la región atlántica tuvo como protagonistas a los obreros socialistas, comunistas y anarquistas y se prolongó durante un par de semanas, en la mediterránea la iniciativa correspondió casi por completo al Gobierno de la Generalitat -el sindicato anarquista, ampliamente mayoritario, no se sumó al movimiento- y duró apenas diez horas.

Puede afirmarse, por tanto, que en esta parte de España consistió en un golpe de Estado, aunque fallido -y nunca mejor dicho lo de Estado, pues lo que Companys proclamó aquel 6 de octubre de 1934 a las ocho de la tarde desde el balcón de la entonces plaza de la República y hoy de San Jaime (Sant Jaume)fue el “Estado Catalán de la República Federal Española”, o sea, el Estado dentro del Estado-. El pronunciamiento había seguido a una movilización de los escamots de Estat Català, a los que se había provisto de armamento y de un plan de acción que debía desembocar en la toma y control de los puntos estratégicos de la capital catalana. Al final, las tropas del general Domingo Batet -no más de 400 hombres- se bastaron para reducir a los miles de patriotas que supuestamente habían salido a la calle.Eran las seis de la mañana del 7 de octubre cuando el presidente Companys, tras anunciarse por radio su capitulación, se rendía al comandante del Ejército que se había personado en el Palacio de la Generalitat para proceder a su arresto y al de todo su Gobierno. Atrás quedaban una cuarentena de muertos -entre ellos, ocho soldados-, un gobierno encarcelado, una autonomía en entredicho y un ridículo tan espantoso como evitable…
(XP)

El expresidente de la Generalitat de Cataluña Lluís Companys, preso, tras los sucesos del 6 de octubre de 1934.


_____________________________________________________

“A tiros si hace falta”
Una determinada corriente historiográfica ha tendido a exculpar a Companys -o a exculparlo hasta cierto punto- en la crisis del 6 de octubre de 1934. Para esos historiadores, Companys, más que agente provocador, habría sido víctima de la situación y, en particular, de los manejos de su joven consejero de Gobernación y antes de Sanidad, Josep Dencàs. De los manejos y de los errores de apreciación, pues este le habría garantizado el concurso de miles de voluntarios armados y al final no dieron la cara sino cuatro gatos, muchos de los cuales lo pagaron encima con sus vidas. Pero, además, Companys habría encabezado la rebelión y comprometido en ella a todo su gobierno para demostrar al sector separatista de su partido que nadie le ganaba en patriotismo. De ahí su reacción del sábado 6, después de la proclamación del Estado Catalán, cuando el doctor Soler i Pla, diputado en el Parlamento catalán, le besó emocionado: “Bueno, ya tenéis el Estado Catalán; ahora ya no me tacharéis de ser poco catalanista”. Pero junto a esa visión existe otra, no necesariamente contradictoria. La aporta en una entrada de su diario el abogado y político Amadeu Hurtado, que ejerció en estos tiempos de consejero áulico de Macià y de Companys. Hurtado era el encargado de defender ante el Tribunal de Garantías, en nombre de la Generalitat, la Ley de Contratos de Cultivo y de mediar ante los presidentes de la República y del Gobierno. Pues bien, el 8 de junio Hurtado se entrevistó en Barcelona con Companys para trasladarle que, aun cuando la sentencia anulara la ley, el presidente Samper estaba dispuesto a aprobar una nueva versión del texto si se introducían en él unos pocos cambios. A lo que Companys contestó: “Nada. Estoy dispuesto a todo. Los recibiré a tiros, si hace falta”. Y al preguntarle Hurtado a quién iba a recibir de este modo, añadió: “A todos los que vengan para apoderarse de la Generalitat”. Para él, había llegado la hora de dar la batalla y hacer la revolución. Y si resultaba lo peor, o sea, “que Cataluña pierda y que algunos de nosotros dejemos en ello la vida (…), Cataluña gana, porque necesita sus mártires que mañana le asegurarán la victoria definitiva”.