Anuncios

Cataluña es mucho más que Torra y España mucho más que Sánchez.


Por: Ines Arrimadas
Ayer fue un día de imágenes lamentables y muy tristes pero también de infinidad de historias que nunca se podrán ver en televisión. Todos los trabajadores que se tuvieron que pedir el día de fiesta para no tener problemas al ir a trabajar. Todas las llamadas que durante los días previos hizo la propia Generalitat para cancelar citas médicas para este viernes 21 (la mayoría llevaban meses en lista de espera). Todas las familias que no llevaron a sus hijos al colegio por miedo.
Todos los restaurantes y bares que sufrieron múltiples cancelaciones de cenas y comidas de empresas. Todos los que se sacaron un billete de tren o avión para otro día por miedo a perder el que tenían para el viernes. Todos los que fueron a dormir al aeropuerto con sus familias para asegurarse de no quedarse sin vacaciones al perder sus vuelos. Todos los comerciantes que vieron como un viernes de antes de navidad tuvieron una bajada espectacular de las ventas.

Todos los extranjeros que vieron lo que pasaba ese día, lo que afecta a la imagen de Cataluña en el mundo. Todas las personas (especialmente mayores) que no salieron de casa en todo el día por miedo. Todos los catalanes que veían con rabia e indignación cómo el nacionalismo se sigue cargando su tierra. Todos los que nos sentimos abandonados por un Gobierno que debería luchar por defender los derechos vulnerados de todos estos catalanes en vez de blanquear a Torra y su Govern.

Seguiremos siendo la voz de todas estas personas y sus vivencias. Seguiremos defendiendo la convivencia y la democracia en el Parlament, en el resto de instituciones, en cualquier rincón de nuestra tierra o en los tribunales cuando sea necesario.
El día de ayer fue el día soñado por Torra, una Cataluña gobernada por los CDR, pero es la pesadilla de la mayoría social de los catalanes. El nacionalismo no se saldrá con la suya porque por suerte “Cataluña es mucho más que Torra y España mucho más que Sánchez…”

Cataluña: Vox pide 74 y 62 años de cárcel para lideres separatistas

74 años para exconsellers y 62 para los ‘Jordis’ por rebelión y “por motivos racistas contra los españoles”

VOX pide 74 años para Junqueras por dos delitos de rebelión y malversación
Una rebelión “por motivos racistas o de discriminación de todo lo referente a los ciudadanos españoles por razón de su nacimiento en España”. Así define VOX el proceso soberanista en el escrito de acusación del partido ultra derechista en la causa del ‘procés’ ante el Tribunal Supremo, al que ha tenido acceso este diario. Un escrito de 60 páginas en las que el partido, como ha venido haciendo en la causa del ‘procés’, se ensalza como principal azote de los independentistas catalanes.

El “racismo” independentista, junto a la condición de autoridad pública de los ex consellers, son los dos motivos para agravar las penas de los dos delitos de rebelión y uno de organización criminal y malversación de los que acusa Vox a los líderes soberanistas.

En consecuencia, el partido ultra derechista pide 74 años de cárcel para el ex vice president Oriol Junqueras y los otros cinco ex consellers en prisión preventiva y 62 años de cárcel para Jordi Sànchez, Jordi Cuixart y Carme Forcadell. De forma alternativa, en vez de los 50 años por dos delitos de rebelión, Vox pide condenar a los ex consellers y a los ‘Jordis’ y a Forcadell a 30 años de cárcel por dos delitos de sedición.

Las penas solicitadas por Vox suponen multiplicar por tres y por cuatro las reclamadas por la Fiscalía que ha pedido 25 años de prisión para Junqueras, 17 para Forcadell y los ‘Jordis’ y 16 para los ex consellers acusados de rebelión. Y son hasta ocho veces más altas respecto a las solicitadas por la Abogacía del Estado por sedición –12 años de prisión para Junqueras, once y medio para los cinco ex consellers que siguen en prisión, diez para Forcadell y ocho para los ‘Jordis’. Con estos abanicos de penas y delitos deberá decidir la sala del Tribunal Supremo que juzgará a los líderes del ‘procés’, aunque las calificaciones de las acusaciones se pueden modificar al final de la vista oral.

Vox basa la agravante de racismo en tres artículos, uno de Oriol Junqueras, otro del ex president de la Generalitat Jordi Pujol y otro del dramaturgo Albert Boadella, referente de colectivos contrarios a la secesión como Tabarnia. El ex vicepresident, según Vox, escribió en 2008 que “los españoles tienen más proximidad genética con los portugueses que con los catalanes y muy poca con los franceses”.

Respecto a Pujol, Vox recupera unas supuestas declaraciones del ex-presidente en las que aseguró que “el hombre andaluz no es un hombre coherente, es un hombre anárquico y destruido”, mientras que de Boadella destaca la “descripción” que hizo del nacionalismo catalán: “Un goteo de odio a España durante 35 años, dos generaciones que se han educado en el odio”.

Sobre la violencia necesaria para acusar por rebelión, Vox asegura que durante el proceso soberanista “han sido permanentes los actos y manifestaciones” convocados por Òmnium y la ANC “orientados a fomentar, provocar y ejecutar actos de violencia y a impulsar y movilizar el mayor sector de población que fuera posible”. Y pone como ejemplo las manifestaciones de la Diada de 2015, 2016 y 2017. Por otro lado, Vox coincide con la Fiscalía en calificar de “incendiaria convocatoria” la protesta frente a la conselleria de Economía del pasado 20 de septiembre, un “levantamiento violento” que repetirían, junto a los ex consellers, el 1-O.

Entre los testigos solicitados por Vox destacan, entre otros, el ex presidente del Gobierno Mariano Rajoy; la ex vicepresidenta Soraya Sáenz de Santa maría; el ex ministro de Hacienda Cristóbal Montoro; el ex ministro del Interior Alfredo Pérez Rubalcaba; la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau; el presidente del Parlament, Roger Torrent; el ex president de la Generalitat, Artur Mas; y la periodista Pilar Rahola.

Oriol Solé Altimira

Keiko Fujimori: Le imponen 36 meses de prisión preventiva

La líder del partido opositor Fuerza Popular e hija mayor del expresidente Fujimori fue detenida inmediatamente
El juez peruano Concepción Carhuancho , ha impuesto este miércoles 36 meses de prisión preventiva para la líder de la oposición, Keiko Fujimori, investigada por un presunto lavado de activos en la financiación de su campaña presidencial en las elecciones de 2011. “Este despacho considera que sí existe sospecha grave sobre la participación de la investigada Keiko Sofía Fujimori en el delito de lavado de activos en condición de líder en organización creada de facto al interior en Fuerza 2011”, ha señalado el juez al sustentar su decisión. Ante el “alto riesgo de fuga” y la acusación de obstaculizar la investigación, el magistrado ha dictado orden de detención inmediata contra la líder del partido Fuerza Popular.


El plazo de 36 meses de prisión preventiva coincide con el que tiene el fiscal provincial José Domingo Pérez para continuar la investigación preparatoria contra Fujimori. Se le acusa de ser la presunta líder de una organización criminal “que se enquistó en el partido Fuerza 2011” (hoy Fuerza Popular) para el blanqueo de capitales. De acuerdo a testimonios y abundante documentación conseguida por el fiscal de lavado de activos, Fujimori recibió 1,2 millones de dólares en fondos ilícitos procedentes de la constructora brasileña Odebrecht para su campaña electoral en 2011.

La decisión del magistrado es un nuevo golpe a la formación política con mayoría en el Congreso, y que desde julio de 2016 obstruyó, primero, la gestión del ex presidente Pedro Pablo Kuczynski -que acabó dimitiendo en marzo-, y luego la de Martín Vizcarra, su sucesor y actual mandatario peruano.
La hija mayor de Alberto Fujimori ya pasó siete días en prisión preliminar a mediados de octubre. Aquella medida fue ordenada por este mismo juez, Richard Concepción Carhuancho, a solicitud del fiscal Pérez, por su presunta participación en el llamado ‘caso Cocteles’. Desde 2017 se investiga esta trama acerca de los fondos de campaña que el fujimorismo dijo haber recaudado mediante eventos como cocteles y rifas, pero que no pudo sustentar posteriormente ante la fiscalía.
En esa ocasión, el juez Concepción ordenó también la detención preliminar de otras 19 personas que en 2011 fueron donantes falso; es decir, depositaron a su nombre en la cuenta bancaria de Fuerza 2011 el dinero entregado por Odebrecht. No todos fueron detenidos: el ex secretario general de Fuerza 2011 Jaime Yoshiyama, ex ministro del Gobierno de Alberto Fujimori en la década de los 90, permanece en Estados Unidos, y otros se convirtieron en testigos protegidos que han aportado más evidencias a la Fiscalía.
El esposo de una de las personas con orden de detención, el congresista fujimorista Rolando Reátegui se presentó entonces como testigo protegido, al sentir que su grupo político los había dejado solos. Dijo que, a petición de Keiko Fujimori, reclutó a falsos donantes y personas que hicieron las transacciones bancarias en la región San Martín.

La resolución que ordena la detención preventiva, sostiene que los falsos donantes gestionados por Reátegui afectaron “el correcto funcionamiento del sistema financiero y la eficacia del sistema de justicia penal: se ha buscado impedir averiguar el origen del dinero”. Un pariente del ex ministro Yoshiyama hizo operaciones similares a las de Reátegui, en Lima, con unos 100.000 dólares procedentes de la contabilidad paralela de la constructora brasileña.
Obstrucción a la justicia
Reategui además entregó a la Fiscalía conversaciones del comité político de Fuerza Popular, realizados a través del sistema de mensajería Telegram, con las órdenes de la líder a su bancada para blindar a altos funcionarios gravemente involucrados en la trama de corrupción del sistema de justicia.
“Tenemos una estructura que a través del congresista (fujimorista Héctor) Becerril gestiona una reunión entre la investigada Keiko Fujimori y el exjuez César Hinostroza para ayudarla en procesos judiciales”, ha explicado el magistrado Concepción este miércoles.
Hinostroza está detenido en Madrid con fines de extradición, pero en julio, cuando aún era juez de la Corte Suprema, debía revisar un recurso de Fujimori para que la investigación del ‘caso Cocteles’ no continuara bajo la ley de crimen organizado.

En julio, el informe de una fiscal provincial que investigaba a los Cuellos Blancos del Puerto apuntó a Hinostroza como jefe de dicha organización criminal y al fiscal de la Nación, Pedro Chávarry, como integrante de la misma. Por ello, el Congreso debía debatir las acusaciones constitucionales y retirarles el fuero para que sean investigados penalmente por varios delitos, entre ellos, el de organización criminal.
Para el juez Concepción la conversación en Telegram muestra “una cúpula que da directivas a congresistas: blindar a Hinostroza sobre el delito de organización criminal y tramitar denuncias de manera individual contra Chávarry para interferir con el normal funcionamiento de administración de justicia”.
El magistrado destacó las relaciones entre la presidenta de Fuerza Popular, sus asesores políticos y legales en la sombra, los congresistas de su partido, Chávarry e Hinostroza, como un engranaje de protección mutua de intereses.
La abogada de Fujimori, Giulliana Loza, ha informado a la prensa de que la próxima semana apelará la decisión. ( J.F.)

Respecto al término “camarada”

Se denominaba camaradería, a la estrecha amistad entre soldados y oficiales del ejército Español que habitaban en la misma cámara en el siglo XVI. La función del camarada era entre otras, hacerse cargo del testamento en caso de fallecimiento en combate de uno de los integrantes, y otras responsabilidades personales de las que la organización del Ejército no se hacía cargo. Las cámaras solían estar integradas por un capitán y cinco o seis oficiales. Y las de la tropa en igual número de soldados. Los camaradas, compartían beneficios, pertenencias, peligros e infortunios.
La organización de la camaradería se extendió en Europa por la influencia de la Infantería Española en las guerras de Flandes.

Si bien es cierto que camarada en su significado amplio, es la persona que anda en compañía con otras a quienes trata con amistad y confianza, en algunos partidos políticos y sindicatos, se ha establecido como una denominación común, al igual que la de correligionario o compañero.
El patrimonio del término “camarada” como lo habrán podido apreciar, no pertenece a ninguna organización política o civil, y me parece que a nadie denominándolo así, se le puede considerar como parte de alguna ideología.
Particularmente, en mi caso, lo empleo frecuentemente con quienes comparto tales momentos, tenemos ideas e intereses, como actividades y experiencias comunes, y por supuesto, existe amistad y no precisamente porque profese o milite en una ideología. (pmcho)

Bibliografía: De Vigenère, L´art militaire, p. 149-150. Y F. de la Noue, Discourses politiques et militaires, discurso 16.

Lima y su “Callejón de un solo caño”

El año 1958, el poeta y decimista Nicomedes Santa Cruz, mayormente, actuaba por la radio con Oscar Avilés y el conjunto Fiesta criolla, se disponían a grabar su primer disco LP con el conjunto criollo “kumanana” al que se integró el virtuoso guitarrista “el criollito, fue Cuando Victoria Santa Cruz compuso la música de un vals, y Nicomedes le puso letra. Nació así el vals criollo peruano “Callejón de un solo caño” transcurría Enero de 1959.

El tema describe a todo un símbolo popular de aquella Lima antigua, en donde florecieron, tradiciones, costumbres y todo aquello que identificó a la sociedad criolla. Cuna de artistas, compositores, escritores, cantores, pintores, escultores, gastrónomos y todo aquello vinculado al arte y cultura criolla, caracterizada por su solidaridad y camaradería multicultural.
Los callejones, fueron lugares habitados por gente pobre, en la época de la colonia española. Eran grandes extensiones de terreno cercados, donde había un sinnúmero de habitaciones, de diferentes dimensiones, según el tamaño de la familia que los ocupara, con suelos de tierra compactada, tanto en el interior de las habitaciones como en el exterior y solían tener como un emblema, en el centro de la calle, un pilón, nombre con el que antiguamente se le denominaba a esa pila hecha de piedra y con un agujero, por donde emanaba el agua, que a su vez discurría por una acequia, que servía de desagüe.
Con el pasar del tiempo, el agujero fue reemplazado por un tubo de hierro, llamado caño y este a su vez por un grifo o llave de paso, pero siempre conservó el nombre de “caño”, como muchas otras palabras que pasaron a formar parte del lenguaje popular.
El caño, era el centro de reunión, ahí se lavaba la ropa, los utensilios de cocina, los platos, etc. También servía para la higiene personal, la afeitada, la lavada de medio cuerpo y demás.
Punto de reunión obligado, de los moradores del callejón, aquí discutían, se agarraban a los golpes, arreglando cualquier “entripado”, también servía para la chismografía (chafarderia), el cuchicheo, la maledicencia, el amiste. Pero también era el lugar perfecto para realizar un cónclave al aire libre y determinar el motivo, el lugar y los pormenores de la próxima jarana. Aquí se arreglaba todo, el caño era el comienzo o el fin de algo. Sin caño, no había callejón y sin callejón no había cultura criolla.
En el callejón, nace la “chapa”, el mote, el apodo, la criollada, la jerga, el dicho, la picardía, la enjundia popular en su máxima expresión. Ahí cobraba vida, la esencia misma del “limeñismo”, con su sello propio y características inconfundibles, sello de identidad, o título oficial que otorgaba la ciudadanía de “limeño de pura cepa”, a quienes no “les faltaba callejón”
En el callejón,la guitarra se vuelve criolla, y el cajón le da un giro al vals Vienés, quitándole el aire burgués; nace también la marinera, con su primera y su segunda, como dijo doña facunda. Los bailes negroides originarios de Chincha, Cañete y el Carmen, se fusionan, el mestizaje los torna citadinos y jaraneros mas que en sus tierras de origen.
Los callejones, se transforman en escuelas de arte, santuarios de la sabiduría popular y fuentes de inspiración de talentosos artistas.

Vals “Callejón de un solo caño” variación con Ángel Lobaton “El Ibrahim Ferrer peruano”.

Las jaranas eran fiestas de tres días como mínimo y con todos los ingredientes necesarios. Su majestad el PISCO, era el rey indiscutible y el personaje central del evento, a la cerveza aun no se le invitaba, ni había sito para el ron o el whisky. El pisco se bebía puro y era de calidad depurada, traído directamente de las haciendas aledañas, no había lugar a la adulteración. Destilado de la cepa uva Italia, delicioso néctar. Los motivos de una jarana, podían ser de cualquier índole: desde un nacimiento, un casamiento, una muerte, un bautizo, un noviazgo, un cumpleaños y todo aquello que podía ser motivo de celebración.
Inicialmente los callejones fueron el alojamiento de negros esclavos traídos del África, luego esto fue cambiando, y comenzaron a integrarse otros grupos étnicos, como: los mestizos, cholos, sacalaguas y toda la amplia gama de razas que enriquecen nuestra querida patria, exceptuando claro está a chinos y japoneses, quienes no entraron en el “cuento”.
El vals “Callejón de un solo caño” se grabó por primera vez el verano de 1959 en la voz de Juanita Núñez, y la guitarra de Víctor Reyes, Victoria Santa Cruz en la segunda voz y Alberto Urquizo en la guitarra segunda. (pmcho)

Perú: 79% considera que país esta en rumbo equivocado

El 79% de los peruanos considera que el país va por rumbo equivocado
El 45% señala que las reformas planteadas por Vizcarra son populistas.
El 71% no le cree a Keiko Fujimori, quien dijo que se reunió con el mandatario para contribuir con el Gobierno.


La breve polémica entre el presidente Martín Vizcarra y Keiko Fujimori , con reuniones secretas hechas públicas, dejó un balance final complejo para ambos: la popularidad del jefe de Estado dejó de crecer, sin embargo, su rechazo se elevó cinco puntos. La historia de la excandidata es parecida, pues su desaprobación llegó a 84%, dos puntos más que el mes pasado.

Peor aún es que tras el encontronazo, un 79% sostiene que el país está yendo por un rumbo equivocado. Esta sensación negativa es mayor en el norte y en el sur, con 83% y 86%, respectivamente. A nivel de segmentos socio económicos, el más cuestionador es el D, con 79%.
Esta percepción sobre el futuro también se ve reflejada en la baja la calificación de las instituciones. La nota promedio del Congreso cayó de 6.2 a 5.7, entre julio del año pasado y setiembre del presente. Se trata de la institución con la peor nota. No obstante, la Fiscalía es la que mayor retroceso muestra. La calificación para el Ministerio Público descendió de 8.5 a 6.7.

¿Populares o populistas?
El último sondeo de Pulso Perú diseña una radiografía acerca de lo que los ciudadanos creen o no creen tras el cruce entre Vizcarra y Fujimori.
Sobre el mandatario, el 59% considera que al lanzarse con la reformas políticas y judiciales “ha dejado de lado los principales problemas del país”, tal como se lo señaló Keiko Fujimori.
Es más, en el segmento D esta afirmación llega al 62.7% y en el sur al 63.2%.

Vizcarra señaló el viernes último que “sintió el respaldo de la población” a las reformas. No obstante, su sensación no parece muy correcta. El 44% señala que los cambios planteados por el presidente surgen de un real interés, pero el 45% los considera “medidas populistas”. Incluso, en el segmento D llega a 50.7%, en el centro a 55.6% y en Lima a 47.3%.

A puerta cerrada
Para el 75%, fue un error que el presidente negara las reuniones que luego revelara la propia Keiko Fujimori. Así lo cree, sobre todo, el 82% del sector E y el 81% en el sur.
En esa misma línea, el 77% señala que fue otra equivocación que las citas fueran reservadas.
Hay dos puntos en los que se evidencia el impacto que ha dejado este tema en el jefe de Estado. El primero es que el 70% sostiene que en las citas que sostuvo con dirigentes de Fuerza Popular antes de que asumiera la presidencia, lo único que se buscó fue negociar la salida de PPK. Esta idea llega al 76.1% del sector D y al 78.1% del sur. El segundo es que el 50% no le cree cuando dice que luchará contra la corrupción “caiga quien caiga”. Las mayores dudas llegan desde el sector A/B, con 49.6%, y de Lima, con 47.6%.

Leyendo entre líneas
La población es severa al evaluar el papel de Keiko Fujimori en la cita con Vizcarra. Hay un punto en común: no le cree las afirmaciones que ha dado tras las reuniones.

De esta forma, el 71% considera que es falso que se reuniera con el jefe de Estado con el ánimo de “contribuir y colaborar con el Gobierno”. Los más incrédulos están en Lima y en el sur, con 74.5% y 73.6%, respectivamente, así como en el segmento A/B, con 78%, y en el C, con 77.5%.
Un neutral 36% dice no creer la versión de ninguno y un crítico 71% está en desacuerdo con un tercer encuentro, tal como lo propuso el ex mandatario Alan García. Quienes más rechazan esta posibilidad se ubican en el segmento E, con 76%, y en el sur, con 85.1%.
Fuente: Gestión

Denegri: La aristocracia de la cultura

Por: César Hildebrandt

Marco Aurelio Denegri pertenecía a la única aristocracia que ha sobrevivido: la de la cultura.

En nuestro Versalles libresco Denegri era un Luis XVI tan sabio y proteico como el monarca que sería decapitado para abrirle la puerta a la modernidad.
He escrito varias veces sobre Denegri, pero esta vez sé que no me leerá. ¿Se habría molestado el maestro gruñón si yo hubiera recordado nuestra relación editorial en la vieja ‘Caretas’ de Zileri y Gibson? Resulta que Denegri me enviaba sus colaboraciones de sexólogo amateur –lo que incluía grabados cuidadosamente seleccionados– y yo oficiaba de mediador y editor. A Zileri no le terminaba de agradar el reincidente tema y alguna vez postergó la publicación de esos textos. Y tengo que decir que a mí me eran indiferentes porque pensaba, como un salvaje, que el sexo teórico era una erudición inútil. No había llegado a Bataille ni a Reich ni había superado mi etapa de cazador y recolector.
Tampoco me gustaba que Denegri fuera gallero de navaja y grito –imaginarlo en el coliseo Sandia me deprimía enormemente– y que se permitiera el populismo de acreditar el cajón como si de un instrumento genial se tratara. Y jamás leí su revista ‘Fáscinum’ porque, entre otras cosas, no creía que aquello de los lotos dorados tuviese un origen erótico y una finalidad fetichista. Me parecían, sencillamente, crueldades machas de chinos mandarines.

Pero siempre admiré a Denegri. Y, por supuesto, envidié sus privilegios de misterioso rentista. Soñaba con tumbarme, como él, a leer sin preocuparme del trabajo nutricio y la quincena salvadora –algo que había podido hacer durante los años de adolescente y aprendiz de periodista–.
César Lévano, entrevistado por Paco Moreno, ha recordado generosamente en un libro al lector sonámbulo que fui (y sigo siendo). Pero en materia de disciplina lectora y tiempo para ejercerla yo era un calichín respecto de ese lectófago monstruoso que era Marco Aurelio.
Fue después que Denegri se apartó, felizmente, de la sexología. Mujeres idiotas de acento tropical llenarían ese vacío en la TV y las radios exitosas.
Y fue ahí cuando pudimos disfrutar del Denegri poliédrico que gozaba provocándonos. Era lingüista arrebatado sin ser lingüista, y diccionarista sin ser lexicógrafo, y neologista temerario sin ser académico. Y hacía de corrector universal de sandeces escritas y consagradas y sólo por esa tarea hubiera debido de tener un programa diario. O dos.
Era, además, encantadoramente antipático. No se hubiera congraciado ni con su abuela y tenía una relación helada con el éxito. Algo en sus gestos huidizos, sin embargo, me decía que detrás de ese templario del humanismo se escondía un hombre frágil necesitado de calidez. Su letrado cinismo sobre los sentimientos y el amor era parte de un personaje que él había fabricado para ahuyentar las tentaciones. Llegó a ser, en mi modesta opinión, un romántico fallido con rasgos de misoginia.
Pero vaya que sí fue un gran tipo. Un gran tipo sin reemplazo. Uno menos en el elenco de gente que vale la pena. Me habría gustado creer en el más allá para imaginarlo en alguna parte, bajo la sombra de un árbol, leyendo el tomo enésimo de una colección titulada ‘Enciclopedia universal de la estupidez humana’. Lo vería sonreírse”.