S. Juan de Lurigancho-Lima: Miles salen a la calle rechazando los crimenes

Según el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI), en SJL se cometieron 11.700 crímenes el 2013. Seis mil de ellos fueron asaltos y robos, y se perpetraron 1.500 asesinatos.
“No se metan con nuestros hijos”, gritaron miles de vecinos”

Alto al crimen. Ante la ola de asesinatos, extorsiones, sicariato y tráfico de tierras, las familias del distrito más poblado del Perú marcharon hasta el Congreso de la República para exigir seguridad. Reclaman el apoyo de las Fuerzas Armadas.
El mensaje no pudo ser más contundente: San Juan de Lurigancho (SJL) quiere la paz.
En una jornada en la que participaron maestros, alumnos, padres de familia, comerciantes, amas de casa y delegados de diversas instituciones públicas y privadas, miles de personas marcharon hasta el Congreso de la República, en señal de rechazo a la ola de crímenes que ha dejado en ese distrito el sicariato, la extorsión y el tráfico de tierras.

Multitudinaria marcha en rechazo de la criminalidad

Multitudinaria marcha en rechazo de la criminalidad


Juan Navarro Jiménez, alcalde del distrito, señaló que “el sacrificio de las víctimas es lo que nos impulsa a perseverar en la búsqueda de la paz”.
Irene Medina Cabello, coordinadora de la agrupación familiar La Planicie, señaló que los últimos delitos cometidos en San Juan de Lurigancho hacen necesario que la Policía intervenga con mayor decisión para combatir la criminalidad. “No se metan con nuestros hijos”, gritó, secundada por miles que iban detrás.

Ingreso de militares
El apoyo al pueblo de San Juan de Lurigancho también llegó desde diferentes sectores políticos: ahí estuvieron los congresistas Fernando Andrade Carmona, Luis Iberico, Sergio Tejada, Yonhy Lescano y Renzo Reggiardo, marcharon junto al alcalde Navarro y su pueblo hasta el Congreso.
Ahí sostuvieron una reunión con el vicepresidente del Parlamento, Modesto Julca, quien se comprometió a conversar con representantes del Ejecutivo –el premier Pedro Cateriano y el ministro Luis Pérez Guadalupe– para estudiar el posible ingreso de las fuerzas armadas a San Juan de Lurigancho como apoyo a la PNP.
Y es que en SJL 1.200 policías no pueden dar seguridad a un millón de habitantes.

Las cifras del terror

De acuerdo con el Observatorio de la Criminalidad del Ministerio Público, de los 19.911 delitos reportados en Lima, entre enero y setiembre del 2014, el 8,3% se cometió en San Juan de Lurigancho, superando al Callao, que tuvo el 8,1%.
El asesinato de Sabel Evangelista, director del colegio María Montessori, sumado al homicidio de dos hermanos vigilantes del CE Alpamayo School, las amenazas a más de 30 instituciones educativas, los asaltos que ocurren a diario (van más de 500 en lo que va del año), los ajustes de cuentas (van 12) y otros 337 delitos son razones suficientes para que los vecinos vivan con temor.
Según el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI), en esa zona de Lima se cometieron 11.700 crímenes en el 2013. Seis mil de ellos fueron asaltos y robos. También se cometieron 1.500 asesinatos.
La presidenta del AH Esmeralda de los Andes, Fermina Medina, pidió que el servicio militar sea obligatorio en SJL. Y Juvenal Sánchez contó: “A mi hijo lo mató un sicario de Los malditos de Bayóvar”.
Ellos fueron parte de las miles de personas que marcharon por las avenidas Próceres de la Independencia, 9 de Octubre y Abancay, luciendo camisetas con frases alusivas a la paz.
La jornada duró cinco horas. Se vieron delegaciones de instituciones educativas, comedores populares, comités del vaso de leche, asociaciones de mototaxis, miembros de la Iglesia y juntas vecinales.
Todos unidos en un solo grito: ¡No se metan con nuestros hijos!

Enfoque
Gustavo Dávila – Criminólogo
Los vecinos de S.J.L. no se deben callar
Los últimos sucesos ocurridos en San Juan de Lurigancho confirmaron que la falta de capacidad policial, sumada a la desidia y el temor de la ciudadanía colaboran con el desarrollo del crimen, en todos sus niveles.
Ahora, después de las muertes, nos vemos recién frente a una reacción: hay más policías y especialistas para cubrir esa vulnerabilidad que había con respecto al orden, la investigación y la inteligencia operativa en San Juan de Lurigancho, un distrito donde el peligro se respira en sus calles.
Pero no solo la Policía ha reaccionado, la ciudadanía también se ha puesto de pie y se está convirtiendo en los ojos y los oídos de esta.
Ahora, los vecinos colaboran y eso evita más crímenes. Es muy importante que la población sea un órgano de inteligencia de la Policía. Esto debe ser un modelo para otros sectores. Los delincuentes sienten la presión cuando un vecino denuncia y no se calla. (O.Ch)

“FACULTADES EXTRAORDINARIAS”

Hildebrandt en sus trece
La columna de César HildebrandtC.hilde

“Yo le daría facultades extraordinarias al gobierno. Pero no puedo. No soy un Dios. No soy mago. Soy un mortal criollo.
Le daría facultades extraordinarias para que piense en lo esencial. ¿Qué es lo esencial en este caso?
Lo esencial es recordar el origen de este régimen que surgió del descontento popular respecto de los partidos tradicionales y los hábitos de la política nativa. La gente quería un líder centrista que le devolviera a la democracia la legitimidad social que había perdido en manos de la plutocracia omnívora que padecemos. El pueblo quería un caudillo que, sin arrasar con derechos ajenos, le diera al Estado la naturaleza arbitral y promotora que tiene que tener para llamarse tal. Entonces –¿recuerdan?– vino Humala y dijo: “Ese hombre soy yo, confíen en mí”. El pueblo le creyó.
Todo viene de allí. Todas las carreteras tomadas, los muertos por bala, las pedradas salvajes, las iras vociferantes, todo procede de ese contrato social roto, de ese fraude, de esa manera infame de entender la política.
Humala es un gerente del continuismo. Y la derecha le ha hecho creer a la masiva ignorancia que el modelo neoliberal, impuesto a patadas tanto en Chile como en Perú, es verdad sacra y evangelio salido de una zarza ardiendo.
Humala permitió que ese modelo no sólo continuara sino que se agudizara. Y está convencido de que sus programas sociales –limosnas diversas, premios consuelo– lo convierten en un gobernante distinto.
No, señor Humala. Usted no es distinto. Usted es peor. Porque nadie esperaba algo original de Toledo o de García. Usted, en cambio, era la opción viviente de las novedades que traerían vientos frescos. Por ejemplo: revisión de algunos TLC, fomento de la agricultura, diversificación industrial, inversión en tecnología e investigación, aumento histórico del presupuesto para Educación (no el mísero 3,5% del que usted se jacta), impuestos a las sobreganancias mineras, negociaciones para romper el blindaje de algunos contratos firmados por el fujimorismo, fortalecimiento del ministerio del Ambiente… ¿Sigo, señor Humala? No creo que sea necesario. Usted recuerda todo eso porque todo eso está en la memoria de quienes escucharon, a comienzos del 2011, que usted daría la vida por cambiar, para bien, el país. Usted juró que jamás defraudaría al pueblo que llenaba las plazas y vitoreaba su nombre. Ese espíritu de transformación está presente inclusive en la Hoja de Ruta que los Vargas Llosa le obligaron a firmar.
Sabemos qué ocurrió después. Usted, como el mariscal Cáceres cuando gobernó, se olvidó de los suyos y le entregó el gobierno a quienes habían perdido la elección. Con ellos, con los derrotados camaleónicos de siempre, ha hecho usted este gobierno afantasmado, derechista y mediocre. Pero hago mal en compararlo con Cáceres. Él hizo un gobierno malo pero fue el héroe indiscutible de la resistencia ante el invasor. En cambio, su heroísmo, señor Humala, consistió en negar, cuando las papas quemaban, el evidente apoyo que le había dado a su hermano en el “Andahuaylazo”. Su heroísmo venía de Madre Mía y pasó por el histrionismo de Locumba. Su heroísmo lo ascendió a puestos diplomáticos en París y Seúl. Y su heroísmo actual es el de aceptar la burla de Chile en el tema del espionaje y callar respecto del triángulo terrestre mientras el ejército que usted comanda, señor Humala, quiere venderle a capitales chilenos dedicados a las tiendas por departamentos otros 30.000 metros cuadrados de una instalación oficial.
Lo que está pasando en Tía María es también obra suya, señor Humala. Es hora de que vaya allí y les diga a los agricultores de Cocachacra la verdad: que las promesas del 2011 se las ha llevado el viento, que hay que ser realistas, que somos un país minero, que se atengan a las consecuencias si no ceden. Pero dígalo usted. No siga mandando a sus ministros ni a la policía contratada por la Southern”.

Proyectos de mega-represas peruanas amenazan fuente del río Amazonas y el colapso de los ecosistemas

David Hill

Artículo producido de Mongabay.org bajo programa de Iniciativas de Información Especiales (SRI)

Perú está planeando una serie de enormes represas hidroeléctricas en el 1700 kilómetros (1056 millas) río Marañón, que comienza en los Andes peruanos y es la fuente principal del río Amazonas. Los críticos dicen que los proyectos de mega-represas podrían destruir el momento de flujo libre Marañón, dando lugar a lo que el ingeniero peruano José Serra Vega llama su “muerte biológica.” En 2011, el Perú aprobó una ley que declara la construcción de 20 presas en el tronco principal de la Marañón para estar en el “interés nacional”, y que los proyectos se iniciará en el país “a largo plazo Revolución Nacional de Energía.” Pero muchos peruanos siguientes el tema creen que las represas planificadas son menos acerca de encontrar a “la demanda nacional” para la electricidad como dice la ley, y más sobre el suministro de las empresas mineras, y la exportación a los países vecinos. Según el gobierno, el potencial de la demanda máxima de electricidad es prevé que sea un poco más de 12.000 megavatios (MW) en 2025, asumiendo tasas muy altas de crecimiento se mantienen. Pero se espera que las 20 presas Marañón solo figuran en la ley de 2011 para producir más de 12.400 megavatios, y que no incluye la capacidad de generación de todas las represas propuestas existentes y otros en la cuenca del Marañón en su conjunto, y en otros ríos peruanos . “? ¿Quién es toda esta energía para Para las personas o para los [mineros] empresas La respuesta es: las empresas”, dice Milton Sánchez, de la Plataforma Interinstitucional Celendina, una coalición de unas 40 organizaciones de base con sede en la provincia Celendín de la región de Cajamarca, que sería fuertemente afectada por las represas.

'El río Marañón en el Perú, donde el gobierno está proponiendo más de 20 presas en el tronco principal.'  David Hill

‘El río Marañón en el Perú, donde el gobierno está proponiendo más de 20 presas en el tronco principal.’ David Hill

Serra Vega dice que la construcción de sólo cuatro de las presas destruiría las migraciones de peces y detener la deposición de sedimentos ricos en nutrientes vitales río abajo. Estos suelos fertilizar los cultivos en los que miles de peruanos dependen. “Los estudios muestran que cuando las presas se construyen, el 90 por ciento de los peces desaparecen. El tronco principal [del río] va a morir”, dice Serra Vega. Un informe de 2014 por la ONG International Rivers sede en Estados Unidos (IR) está de acuerdo en que los planes poner el futuro del Marañón en riesgo. IR utiliza la escasa información disponible sobre las represas propuestas para mapear las áreas potencialmente inundables. Llegaron a la conclusión de que los embalses creados por las represas inundaría aproximadamente 7.000 kilómetros cuadrados (2.703 millas cuadradas) a lo largo de 80 por ciento del tronco principal del río. “El momento vibrante y río sería casi completamente ahogado de flujo libre”, dijo el informe. Un residente local cuya casa y la tierra sería inundada por una de las muchas represas propuestas – Chadin 2 – para el crédito del río Marañón Foto: Luis Herrera Trouble fluye río abajo por el Amazonas Coordinadora del Programa América Latina International Rivers ‘Monti Aguirre dijo Mongabay.com que las represas han sido “mal planificado” y causarán “graves problemas para toda la cuenca del Amazonas.” “No hay ninguna evaluación del impacto acumulativo, sin evaluación de impacto ambiental transfronterizo, hay contabilidad del impacto que estos proyectos tendrían sobre los medios de vida de las personas y la producción de alimentos, y ningún estudio sobre cómo el cambio climático afectará el rendimiento de estos proyectos “, dijo Aguirre. “Estudios serios probablemente podrían muestran que no hay necesidad de ninguna de ellas.” Paul Little, un antropólogo ambiental, dice que las presas Marañón podrían contribuir a “colapso del ecosistema” de la Amazonia, especialmente teniendo en cuenta que los países vecinos tienen planes similares para otros ríos que el nacimiento en los Andes y se alimentan en el Amazonas. “El lagarto nodam Ameiva llamado para crear conciencia de las represas propuestas. Es una de las muchas especies descubiertas por herpetólogo alemana Claudia Koch en el valle del Marañón ‘. Crédito de la foto: Claudia Koch “La construcción de muchas represas a gran escala en la gran región de las cabeceras de la cuenca del Amazonas – que abarca partes de Bolivia, Perú, Ecuador y Colombia – producirá cambios críticos en los flujos de agua continentales”, afirma un 2014 informes, proyectos mega-desarrollo en la Amazonía: Una cartilla ambiental geopolítica y socio , escritos por poco. “Esta nueva ola de construcción de presas en la cabecera del [Amazon] Cuenca es un experimento hidrológico de proporciones continentales, sin embargo, poco se conoce científicamente de la dinámica hidrológica pan-amazónicos, creando el riesgo de provocar cambios irreversibles en los ríos.” Poco dijo Mongabay .com que los planes de Perú para el Marañón podría “provocar grandes trastornos en los ciclos de inundaciones, migraciones de peces y depósitos de sedimentos a lo largo de la cuenca del Amazonas con potencialmente desastroso, pero, consecuencias ecológicas hasta ahora desconocidos.” “Estos cambios dramáticos en el agua continental y flujos de sedimentos lo harían también impide el uso humano de los ricos llanuras aluviales del Amazonas por las comunidades ribereñas tradicionales “, dijo Little. Las grandes represas causan múltiples impactos Los impactos sociales y ambientales negativos de las grandes represas han sido reconocidos desde hace muchos años. La Comisión Mundial de Represas informa que las grandes represas son la “principal amenaza física” a la “degradación de los ecosistemas de cuencas” y destruyen o limitan las capacidades ríos ‘para llevar a cabo servicios de los ecosistemas cruciales como hábitat para la reproducción de peces, el reciclaje de nutrientes, la purificación del agua, la reposición del suelo, control de inundaciones y los manglares y húmedo tierras de protección. Represas también alteran y destruyen comunidades, desplazando a entre 40 y 80 millones de personas a nivel mundial. “Las sociedades enteras han perdido el acceso a los recursos naturales y el patrimonio cultural que fueron sumergidos por embalses o ríos transformados por las represas”, señala la Comisión. Un equipo de la construcción de represas en el trabajo. Crédito de la foto: Rocky Contos Los potenciales impactos sociales de las mega-represas Marañón sería enorme, obligando a miles de personas de sus hogares, tierras y medios de subsistencia. Muchas de estas personas son las Awajuns indígenas y wampis. La destrucción de las migraciones de peces y de los nutrientes del suelo dañarían las cosechas de pesca y el cultivo de plantas. La pérdida de la biodiversidad sin estudiar y un destino turístico de clase mundial Las presas y vastas reservas se sumerja bosque nuboso, bosque seco y las tierras bajas de la selva amazónica y las áreas extremadamente rica en biodiversidad y alta en especies endémicas. Muchas de las especies endémicas – incluyendo mamíferos, aves, plantas, insectos, reptiles y anfibios -. No han sido estudiados por los científicos herpetólogo alemana Claudia Koch, del Museo de Investigación Zoológica Alexander Koenig, descubierto 14 especies de reptiles y anfibios nuevos a la ciencia en el valle del Marañón en sólo 13 meses de investigación. Ella le dijo a Mongabay.com que no está claro cuántas especies endémicas se verían afectados o “perdido para siempre”, debido a las presas, ya que no se sabe lo suficiente acerca de las especies que se han descrito, no menos las numerosas especies que permanecen “sin ser detectado . ” ‘Las represas propuestas para el Marañón destruirían una industria turística de embriones en base a remo y kayak. Crédito de la foto: Rocky Contos “Presas causará la fragmentación y pérdida de hábitat de muchas especies endémicas con rangos localizadas, creando barreras para [el intercambio de] su reserva genética”, dijo Koch, quien nombró a dos de sus descubrimientos Ameiva nodam y aggerecusans Ameiva (” rechazar la presa “en latín) después de que ella se enteró de los planes de Perú. “Es más probable que las poblaciones de muchas de las especies endémicas se reducirá en el futuro cercano”, dijo. “No sabemos lo que se pierde si se construyen estas presas.” Una industria turística embrionaria también sería destruido. Rocky Contos, un organizador de la excursión de remo y director de SierraRios, una organización conservacionista con sede en EEUU, llama al Marañón “río más preciado” en América Latina y “uno de los mejores del mundo” para el rafting y el kayak. “El Marañón es a la par con el río Colorado y el Gran Cañón pero nadie reconoció que antes de que me bajé y empecé a conocer hace unos años “, dice Contos, que ha bautizado como un 550 kilometros (342 millas) tramo del Marañón” The Grand Cañón de la Amazonía “. Él dice que la construcción de tantas represas en el tronco principal sería “una de las mayores tragedias ambientales en la historia humana.” Esta especie de lagarto recién descubiertas (aggerecusans Ameiva) es entre 14 especies de reptiles y anfibios nuevas para la ciencia recientemente encontrados a lo largo del río Marañón . Los investigadores temen que los proyectos de mega-represas se ahogarán un tesoro de biodiversidad. . Crédito de la foto: Claudia Koch ? ¿Cuántas presas Por extraño que pueda parecer, el número exacto de las presas actualmente propuestos para el tronco principal del Marañón no está claro – la realización de evaluaciones de impacto ambiental y económico difícil. La confusión se debe en parte a la política confusa y falta de transparencia por el gobierno peruano, en parte debido al hecho de que algunos de los estudios en los que los planes se basan fecha de hace más de 40 años, y en parte debido a la ley de 2011. Algunas de las represas parece probable que se superponen unos a otros, y varios parecen haber tenido sus nombres cambiados. La ley 2011 – Decreto Supremo N ° 020-2011-EM – llama “Arteria Energía” del río Marañón Perú y proporciona nombres de cada uno de los 20 represas propuestas, junto con la cantidad de electricidad cada uno podría generar. Estos son exactamente los mismos 20 presas identificadas en una evaluación de 1970 del potencial hidroeléctrico del río:
Vizcarra (140 MW)
Llata ​​1 (210 MW)
Llata ​​2 (200 MW)
Puchca (140 MW)
Yanamayo (160 MW)
Pulpería (220 MW)
Rupac (300 MW)
San Pablo (390 MW)
Patas 1 (320 MW)
Patas 2 (240 MW)
Chusgón (240 MW)
Bolivar (290 MW)
Balsas (350 MW)
Santa Rosa (340 MW)
Yangas (330 MW)
Pion (350 MW)
Cumba (410 MW)
Rentema (1.500 MW)
Escurrebraga (1800 MW)
Manseriche (4.500 MW)
La ley 2011 no incluye una presa, simplemente llamado Marañón, que ya está en construcción. Tampoco incluye al menos otras cuatro – Veracruz, Chadin 2, Rio Grande 1 y 2 – que se encuentran en diferentes etapas de planificación avanzada. Todo esto sería en el tronco principal del Marañón. Según Serra Vega y otros peruanos siguientes el problema, Veracruz ha sustituido a la propuesta Cumba 4 presa, y Río Grande 1 y 2 han sustituido a la presa Balsas. Por otra parte, la ley 2011 no incluye cuatro represas propuestas conocidas como Marañón 1, 2 , 3 y 4, que, dice Serra Vega, que también se encuentra en todos los principales tallo del Marañón aproximadamente entre las propuestas Patas 1 y Pulperia presas. 2014 El informe de IR establece que la “localización exacta” de estos cuatro presas no se conoce, pero señala que los ingenieros de la empresa Generalima se observaron en la región Patas 2 en 2013, río abajo de Patas 1. Según Serra Vega, Marañón 1 haría reemplazar con eficacia Patas 1, Marañón 2 reemplazaría San Pablo, y Marañón 4 reemplazaría Rupac. En febrero de 2015, el Ministerio de Energía y Minas (MEM) de Perú confirmó que al menos tres de estas presas tienen lo que la ley peruana llama “concesiones definitivas” otorgado por el gobierno y necesaria para el desarrollo de proyectos de hidroeléctricas que generan más de 500 MW. Como ha reconocido anteriormente, uno de ellos, Marañón, ya está en construcción. Según OSINERGMIN, un organismo gubernamental de supervisión de inversiones en la minería y la energía, Marañón fue del 28 por ciento construida a partir de marzo de 2015, y programado para comenzar a operar en diciembre de 2016. Las otras presas que tienen “concesiones definitivas” son Veracruz y Chadin 2. De acuerdo con MEM, Veracruz está programado para ser construido a partir de junio 2017 y comenzará a funcionar en 2022, mientras que Chadin 2 está programada para comenzar construcción en marzo de 2016 y la operación en 2023. La Evaluación de Impacto Ambiental (EIA) para Veracruz fue aprobado por el MEM en 2013, después de que inicialmente se rechazó, y la evaluación del impacto ambiental para Chadin 2 se aprobó en 2014, a raíz de la controversia y las quejas de la población local diciendo que habían sufrido intimidación, la represión y la criminalización de la protesta extrema. Al menos otros dos de las represas propuestas o previstas, Rio Grande 1 y 2, se han concedido “concesiones temporales”, que se requieren para hacer los estudios de factibilidad. El EIA de ambas represas actualmente se está escribiendo y dos rondas de “talleres informativos” con la población local se han celebrado, con quejas similares emergentes de intimidación, la represión y la criminalización de la protesta. Además, Marañón 1, 2, 3 y 4 tenían “concesiones temporales” que ahora han caducado, según Serra Vega. Los más controvertidos represas propuestas fácilmente el proyecto más polémico hasta la fecha se Chadin 2, que se ha reunido con la oposición local feroz y implicaría inundar numerosos pueblos y desplazando a más de un millar de personas. ‘Segundo Vargas Machuka, una de las miles de personas que viven en las orillas del Marañón cuyas casas y tierras serían inundadas por las represas propuestas. Crédito de la foto: David Hill Eduar Rodas Rojas, presidente de la Federación de Rondas Campesinas Unidas en Celendín, dijo Mongabay.com que las personas se oponen a Chadin 2 porque el valle agrícola productiva Marañón se inundó y destruyó las poblaciones de peces, ya que la intención es generar energía para abastecer el proyecto minero Conga muy controvertida, ya que iba a cambiar “nuestras culturas y formas de vida”, y porque “no nos traerá el desarrollo”. “Para nosotros el único desarrollo es el cuidado de la tierra y el agua, “, dijo Rodas Rojas. Con mucho, la mayor de las represas propuestas es Manseriche, lo que podría generar hasta 7.550 MW, de acuerdo con el presidente peruano, Ollanta Humala quien ofreció la información durante una presentación en una conferencia minera en Arequipa, Perú en 2013. Manseriche haría afecta a muchos miles de personas, principalmente Awajuns indígenas y wampis, y podría reunirse con mucha más oposición que incluso Chadin 2. En su informe de 2014, IR estima que el área inundada por una presa Manseriche generar apenas 4.500 MW podría ser 5.470 kilómetros cuadrados (2.112 millas cuadradas), y su embalse podrían ahogar toda una ciudad y extenderse a través de la frontera con Ecuador. A 7.550 MW mega-represa tendría que ser aún más grande. Algunos de los espectaculares paisajes encuentran a lo largo del río Marañón. Crédito de la imagen:. David Hill Casi cada hombre o mujer Awajun y Wampis entrevistado por Mongabay.com dijeron que se oponían a, o seriamente preocupado por la represa propuesta en Manseriche. Algunos Awajuns dijo que podría conducir a un conflicto o una segunda “Baguazo”, el nombre dado a la protesta inicialmente pacífica por miles de Awajuns y wampis cerca de un pueblo llamado Bagua en 2009. Las cosas se volvieron violentos allí después de la policía antidisturbios abrió fuego contra los manifestantes. Más de 30 personas murieron, entre ellas más de 20 policías, y más de 200 heridos. “Si tratan de presa Manseriche y enviar en el ejército, estaríamos dispuestos a dar la vida en defensa de nuestro bosque”, dijo Edgardo Aushuqui Taqui , ex vicepresidente de la Federación Domingush aguaruna, una organización que representa a las comunidades Awajun inmediatamente aguas arriba de Manseriche. “No vamos a permitir que esto suceda. Esta será una segunda Bagua para nosotros.” Energía para las personas o para las empresas mineras? Como se mencionó anteriormente, la intención de las presas Marañón como se dice en la ley 2011 es cumplir ” la demanda nacional “, pero muchos peruanos familiarizadas con los proyectos de presas creen que tienen mucho más que ver con el suministro de electricidad a las empresas mineras que operan en Perú, y, posiblemente, la creación de un mercado de exportación. El puente en Balsas, cerca de un sitio de la presa propuesta. Crédito de la imagen:. David Hill Romina Rivera Bravo, de la organización de la sociedad civil con sede en Lima Foro Solidaridad Perú, dijo que Mongabay.com MEM inicialmente considerados exportar energía generada por las represas Marañón a los países vecinos, en particular Brasil, pero eso ha cambiado ahora. “Después de que el desguace [en 2014] del acuerdo energético Perú-Brasil [firmado en 2010], se sabe que la mayoría de los proyectos se incorporará al Sistema Eléctrico Nacional Interconectado (SEIN) para satisfacer la demanda interna, que beneficiará, entre otros , las industrias extractivas, especialmente la minería “, dice Rivera Bravo. “Pero la posibilidad de exportar a países como Chile no se ha abandonado.” El presidente Humala hizo explícita la conexión entre las presas Marañón propuestos y la minería en la conferencia de Arequipa en 2013. Presentó un mapa que muestra numerosos proyectos de cobre y de extracción de oro en el norte Perú junto con varios de los embalses propuestos:. Manseriche, Rentema, Chadin 2, Cumba 4 (que ahora es Veracruz) y Balsas (ahora Rio Grande 1 y 2) “Con este mapa podemos ver cómo podemos generar alrededor de la minería una centro de desarrollo territorial en la macrorregión norte “, Humala dijo a los asistentes de la conferencia. “Como podemos ver, los proyectos de oro y cobre dominan esta zona, que incluye Piura, Lambayeque, Cajamarca y Trujillo. Con el fin de operar, necesitan energía, y para que la construcción de al menos cinco centrales hidroeléctricas que genera más de 10.000 MW Se prevé. ” Algunos peruanos tras la emisión conectar al menos una de las presas a los proyectos mineros específicos. Rodas Rojas, de las Rondas Campesinas, dijo Mongabay.com esa energía de Chadin 2 está destinado a alimentar los “grandes molinos que se instalarán en el Conga”, la muy controvertida propuesta de ampliación de la mina Yanacocha muy condenada a cargo de la US- basa Newmont Mining Corporation. Socios de Newmont son Minas Buenaventura de Perú y la Corporación Financiera Internacional del Banco Mundial, que proporcionó los fondos para la construcción inicial y de expansión y tiene una participación del 5 por ciento. Según Lynda Sullivan, un periodista irlandés con sede en Cajamarca, algunos del personal involucrado en la promoción de Chadin 2 y ahora Río Grande 1 y 2, son ex empleados de Yanacocha. Estos campos de arroz río arriba de la represa propuesta Pongo de Rentema serían inundados por su depósito. Crédito de la imagen:. David Hill Casi todas las represas propuestas en “concesiones temporales” “definitivos” y son controlados por empresas extranjeras. Rio Grande 1 y 2 están bajo la dirección de Odebrecht Energía Perú, filial del grupo brasileño Odebrecht gigante, mientras Chadin 2 se encuentra bajo los auspicios de la CA Energía, otra subsidiaria de Odebrecht. Veracruz es operado por la Compañía Energética de Veracruz, filial de Enersis de Chile, que es controlada por Endesa de España, que es a su vez controlada por la italiana Enel, según BN Américas. Marañón 1, 2, 3 y 4 son todos bajo la dirección de Generalima, otra en-ersis / Endesa / Enel subsidiaria. Matar al Marañón con presas? Las 20 represas propuestas por la ley 2011, y los otros en construcción o en planificación avanzada etapas descritas en este artículo, están todos en el tronco principal del Marañón. Para la cuenca del Marañón en su conjunto, incluyendo los tributarios, el número total de represas propuestas es mucho mayor. De acuerdo con un documento de 2012 la investigación por científicos estadounidenses Clinton Jenkins, con la ONG brasileña Instituto de Pesquisas Ecológicas, y Matt Finer, ahora con la Asociación para la Conservación del Amazonas sede en Estados Unidos, el total es de 39 presas, pero eso no incluye a Rio Grande 1 y 2, ni Marañón 1, 2, 3 y 4, ni Vizcarra. 2014 El informe de IR destacó incumplimiento grave del gobierno para informar a la gente acerca de las represas propuestas en el Marañón. “[L] Información técnica … y el potencial medida inundación reservorio de la mayoría de los proyectos no se han puesto a disposición del público”, concluyó IR. “Esta falta de transparencia es inaceptable, dados los impactos dramáticos estos proyectos tendrán a la población local, así como los ecosistemas aguas abajo y los medios de vida que actualmente dependen de un ambiente sano y el río Marañón. De flujo libre”

País imprevisible

Por: Mario Vargas Llosa
Domingo, 03 de mayo de 2015

Hace algunas semanas estuve en Estados Unidos en una conferencia económica que organizó el Citibank dedicada a América Latina. Había unos trescientos empresarios, banqueros y analistas que pasaron revista a lo largo de un par de días al estado de la región. No creo exagerar si digo que la impresión general de los asistentes sobre la situación del Perú no podía ser más positiva. Sin excepciones, reconocían que, desde la caída de la dictadura de Fujimori, el año 2000, la democracia había funcionado y que, durante los gobiernos de Valentín Paniagua, Alan García, Alejandro Toledo y el actual de Ollanta Humala, las instituciones operaban sin mayores trabas, la economía había crecido por encima del promedio latinoamericano, la reducción de la extrema pobreza era notable, así como el crecimiento de las clases medias. Y que, dada su estabilidad institucional y su apertura económica, el Perú era uno de los países más atractivos para la inversión extranjera. No es ésta la única ocasión en que oigo cosas parecidas. La verdad es que nunca, desde que tengo memoria, la imagen de mi país ha sido tan positiva en el resto del mundo.

Y, sin embargo, quien vive en el Perú, donde acabo de pasar una temporada, puede tener una impresión muy diferente: la de un país exasperado, al borde de la catástrofe por la ferocidad fratricida de las luchas políticas, y al que las huelgas antimineras, en Cajamarca y Arequipa sobre todo, la corrupción que se encarniza en las regiones por culpa de las mafias locales y el narcotráfico y la agitación social están haciendo retroceder y acercarse de nuevo al abismo, es decir, a la barbarie del subdesarrollo e, incluso, del quiebre constitucional.

¿Cómo explicar semejante incongruencia entre la imagen externa y la interna del país? Por la falta de perspectiva, la concentración fanática en la rama que nubla la visión del bosque. Es,probablemente, el defecto mayor de la prensa en el Perú –escrita, radial y televisiva–, controlada en un 80% por un solo grupo económico, que, como está en su inmensa mayoría en la oposición al Gobierno, propaga una visión apocalíptica de una problemática social y política que, hechas las sumas y las restas, es bastante menos grave que la de la mayoría de los países del resto del continente. Y, por otra parte, olvida y trata incluso de quebrantar la más alta conquista que ha alcanzado el Perú actual en toda su historia: un amplio consenso nacional a favor de la democracia política y la economía de mercado. Sin este acuerdo nacional, del que, con la excepción de grupúsculos insignificantes, participan tanto la derecha como la izquierda, jamás hubiera progresado el Perú tanto como lo ha hecho en los últimos quince años.

mvll
A fines del mes de marzo la situación se agravó de tal manera que cualquier catástrofe hubiera podido ocurrir. El Parlamento censuró a la primera ministra Ana Jara en una sesión que seguí en parte en la televisión, abrumado por los niveles de ignorancia y demagogia a que podían llegar algunos de nuestros legisladores. El presidente Humala nombró el 2 de abril un nuevo gabinete presidido por Pedro Cateriano, que había sido, por dos años y ocho meses, su antiguo ministro de Defensa. Casi todo el mundo vio en este nombramiento una provocación del mandatario, a fin de producir una nueva censura, lo que le permitiría constitucionalmente cerrar el Congreso y convocar nuevas elecciones parlamentarias. Cateriano ha sido, a lo largo de toda su gestión ministerial, un crítico implacable del fujimorismo y del aprismo, las dos fuerzas más hostiles al Gobierno y cuyos dirigentes –Keiko Fujimori y Alan García– son seguros candidatos presidenciales en las elecciones del próximo año.

Pero nada ocurrió como estaba previsto. En vez de ser el pugnaz provocador que se esperaba, Pedro Cateriano mostró desde el primer momento una sorprendente voluntad de coexistencia y de diálogo. Y explicó: “Voy a tener que cambiar. Como presidente del Consejo de Ministros, mis opiniones políticas personales tendrán que ser, en muchos casos, reemplazadas por el criterio del Gobierno”. Visitó a todos los líderes políticos, sobre todo a los de la oposición, les explicó sus planes, escuchó sus críticas y hasta se fotografió dando la mano a sus archirrivales Keiko Fujimori y Alan García. El resultado es que, después de casi diez horas de debate, el nuevo gabinete presidido por Cateriano fue aprobado por 73 congresistas, con la abstención de 39 y el rechazo de 10. Y, lo más notable, una insólita paz y clima de convivencia parece haberse instalado de pronto en un país que hace muy poco parecía al borde de un golpe de Estado o una guerra civil.

En buena hora, desde luego, y ojalá que esta civilizada tregua dure, pueda el Gobierno gobernar en paz en su último año y haya una campaña electoral y unas elecciones libres y genuinas que no destruyan sino consoliden este proceso que desde hace quince años ha traído un progreso sin precedentes en nuestra historia.

Hay que felicitar al presidente Humala por su audaz apuesta de haber elegido a Pedro Cateriano como su nuevo primer ministro, pese a su fama de peleón y arrebatado. Supo ver en él, por debajo de las apariencias pendencieras, a un político fuera de serie en la escena peruana. Yo lo conozco bien, desde hace muchos años. Pero es completamente falso, como se ha dicho, que yo hubiera intervenido para nada en sus nombramientos. Jamás le he pedido –ni le pediré– favor alguno al presidente Humala, a quien, pese al apoyo que le he brindado, también he criticado cuando lo he creído justo. (Por ejemplo, por no haber recibido ni apoyado públicamente a la oposición democrática venezolana que resiste heroicamente los zarpazos dictatoriales del inefable y despreciable Maduro). Y tampoco se los pediré, claro está, al nuevo primer ministro, precisamente porque es un viejo amigo.

La primera vez que lo vi, durante la campaña electoral en la que fui candidato, Cateriano arengaba al vacío en la Plaza de Tacna, donde habíamos convocado un mitin al que asistieron apenas cuatro gatos. Lo hacía con una convicción insólita y sin importarle para nada el ridículo. Expresaba ideas en vez de lugares comunes o improperios y era un hombre culto y decente, y honrado hasta el tuétano de sus huesos. No sólo incapaz de perpetrar uno de esos tráficos o acomodos de sinvergüenzas que son tan frecuentes entre las gentes de poder, sino, también, de tolerarlos a su alrededor. No tengo la más mínima duda de que, con él al frente del consejo de ministros, la lucha contra la corrupción –una de las plagas que asola toda Latinoamérica– tomará nuevos bríos.

A lo largo de casi toda mi vida he sido bastante pesimista sobre el futuro del Perú. Quizás contribuyó a ello el haber pasado mi niñez y mi juventud en un país envilecido por una dictadura militar, la de Odría, que prostituyó todas las instituciones –entre ellas la universidad donde estudié– y, luego, haber visto cómo se frustraban entre nosotros todos los intentos democráticos, destruidos por unos partidos políticos ineptos que preferían destrozarse entre sí a hacer funcionar la democracia, aunque ello acarreara una y otra vez el siniestro retorno de la dictadura. Desde el año 2000, con la caída de Fujimori y Montesinos –ladronzuelos y asesinos que batieron todos los récords de criminalidad establecidos por los dictadores peruanos–, de pronto, empezaron a pasar cosas en mi país que me inyectaron la esperanza. Desde hace tres lustros, con algunos tropezones e interrupciones, ella se ha mantenido. En estos días, aletea de nuevo, viva todavía, pero como un candil en el viento, y siempre con el sobresalto de que surja un golpe de viento que lo apague.

Madrid, abril de 2015