La avaricia de las transnacionales…

El siguiente video es un llamado a la reflexión, acerca de un hecho tan contundente, que diariamente se nos pasa por las narices y lo asumimos como parte de nuestra responsabilidad, pues sutilmente se nos ha sido incorporado…Excelente trabajo.

multi
http://www.facebook.com/photo.php?v=10202470678986475

Anuncios

Presidente Obama no cree que la marihuana sea más peligrosa que el alcohol

-En una entrevista concedida al New Yorker afirma que es “un mal hábito”
-El presidente advierte que su legalización no es una “panacea”
-México y Colombia piden coherencia a EE.UU. por el proyecto de legalizar la marihuana en California
-EE.UU. no perseguirá el consumo de marihuana para uso médico

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha criticado el consumo de marihuana por ser un “mal hábito”, pero no más peligroso que el consumo del alcohol, en lo que supone un espaldarazo para los estados que ya han legalizado su uso o están en proceso de hacerlo.
“Como ya se sabe fumé ‘maría’ cuando era niño y lo considero un mal hábito, un vicio, no muy distinto de los cigarrillos que fumaba cuando era joven y buena parte de mi vida adulta”, ha afirmado Obama en una entrevista para la revista New Yorker. “No creo que sea más peligroso que el alcohol”, ha añadido.
Obama asegura haber tratado esta cuestión con sus dos hijas, de 15 y 12 años, a las que les ha trasladado que fumar marihuana “es una mala idea, una pérdida de tiempo, y no muy saludable”.
Sin embargo, ha manifestado sus reservas porque la mayoría de las detenciones relacionadas con la marihuana las padecen los miembros de minorías. Por eso defiende el proceso de legalización de esta droga en los estados de Colorado y Washington porque “es importante para la sociedad que no haya una situación en la que una importante proporción de personas viole la ley en un momento u otro pero solo unos pocos sean castigados”.
obam
La marihuana es ilegal a nivel federal, pero 21 estados han autorizado o están en proceso de autorizar el uso terapéutico de esta droga y Colorado y Washington han legalizado completamente su empleo, incluso con fines recreativos. Alaska y el Distrito de Columbia están estudiando la cuestión.
La legalización no es una “panacea”
Para el presidente estadounidense, el principal problema con el consumo de cannabis en Estados Unidos son las desproporcionadas penas y la manera en que estas afectan con más dureza a minorías como la negra y la hispana y a personas de bajos recursos.
“No deberíamos encerrar en la cárcel a jóvenes o individuos por largos períodos de tiempo por consumir (marihuana) cuando los que están escribiendo esas leyes han hecho probablemente lo mismo”, ha afirmado Obama en una entrevista, que se realizó a finales de noviembre de 2013.
En este sentido ha considerado que las leyes estatales como la del estado de Colorado, que despenaliza el consumo privado de marihuana, deben avanzar, ya que permiten acabar con la injusta situación en la que grandes partes de la sociedad han violado la prohibición y “solo unos pocos son castigados”.
No obstante, Obama ha opinado que la legalización de la marihuana no es una “panacea”, ya que la problemática es mucho más compleja, algo que ha asegurado, se verá en casos como los de los estados de Colorado y Washington.
marihuana
Para el presidente de Estados Unidos el gran problema es la idea de dónde poner el límite a la permisividad con las drogas, ya que otros narcóticos más duros siguen provocando “un profundo daño y coste social”.
En este sentido ha alertado de los problemas sobre dónde “dibujar una línea” y sobre aquellos que puedan pensar en la posibilidad de negociar dosis aceptables de otras drogas más duras como la cocaína o las anfetaminas.
El legado de Obama
En un largo reportaje, Obama trata otras cuestiones como la raza, los conflictos de Oriente Próximo o sus enfrentamientos con el Congreso, controlado en parte por la oposición del Partido Republicano. Sobre el debate racial, Obama señala que hay gente que nunca aceptará que haya un presidente negro.
En cuanto contenciosos como el de Irán, el conflicto árabe-isrealí o Siria Obama considera que en cada uno de estos casos hay menos de un 50% de posibilidades de éxito, pero ha defendido adoptar todas las iniciativas posibles para lograr una mayor estabilidad en la región.
“Si pudiéramos conseguir que Irán actuara de manera responsable (…) habría un equilibrio en ciernes entre los estados suníes o predominantemente suníes del golfo e Irán, con competencia, incluso sospechas, pero no una guerra activa”, ha señalado Obama.
Sobre su presidencia, ha señalado que espera que su principal legado sea reducir las diferencias entre los ricos y los pobres. “Me mediré al final de mi presidencia en gran parte por si he puesto en marcha el proceso de reconstrucción de la clase media y de los peldaños hacia la clase media y que se haya invertido la tendencia hacia la bifurcación económica de esta sociedad”, ha argumentado.

El liberal optimista

Entrevista exclusiva a Mario Vargas Llosa- 2ª parte-
Por Gustavo Gorriti.-

“Felícito Yanaqué, dueño de la Empresa de Transportes Narihualá, salió de su casa aquella mañana, como todos los días de lunes a sábado, a las siete y media en punto, luego de hacer media hora de Qi Gong…”. (Mario Vargas Llosa: ‘El héroe discreto’, Alfaguara 2013. Pág. 11)

Luego de leer el comienzo de “El héroe discreto”, no se necesitaba mucha perspicacia ¿verdad? para detectar el hipervínculo entre la novela y la vida. Felícito Yanaqué y su creador, Mario Vargas Llosa, tienen por lo menos una cosa en común: la práctica del Chi Kung (o Qi Gong).

¿Cuánto de ello explica la enérgica lucidez con la que, en los meses finales de sus 77 años, Vargas Llosa mantiene una intensa productividad literaria mientras debate sobre los principios que lo han convertido en uno de los más destacados defensores de la democracia y las libertades en el mundo? En la segunda y última parte de la entrevista que dio a IDL-R, Vargas Llosa habla sobre cómo afrontar la vejez, leer escritores jóvenes, releer escritores muertos, enfrentar con inteligencia el narcotráfico, defender la Democracia y el futuro del país.

La literatura y el Chi Kung

Eres … uno de los exponentes más destacados de esta categoría que se suponía en franca extinción, que es la del intelectual público.
[creo que] una de las razones por las que se los ve cada vez menos es porque ser un intelectual público requiere un gasto increíble de energías, un trabajo desmesurado…

Es cierto, eso es cierto, sí.

… tienes que ser escritor, hacer todo tu trabajo de escritor, y además estar informado e intervenir en toda una serie de otras cosas.
MVLL_portada
Tú sigues haciéndolo, [a los 77 años] y aunque es conocido que los arequipeños son longevos, [parece] que hay unos que son más arequipeños que otros…
¿Cómo lo logras? ¿También a ti el pulpero Lao te enseñó Chi kung [Qui Gong] ?

¡Hago Chi Kung, hago Chi Kung! No tan perfectamente como mi personaje [Felícito Yanaqué], pero lo hago todas las mañanas. Veinte minutos de Chi kung antes de salir a caminar. Y yo creo que es Chi kung y la hora de caminata es lo que me mantiene y me da energías suficientes para hacer todo lo que hago.

¿Cuántas horas de trabajo tienes al día?
Yo trabajo todo el tiempo pues, en realidad, fíjate que la hora de caminata ya es para mí una hora de trabajo, pues ahí es cuando preparo el trabajo del día, o sea que es una hora que yo aprovecho muchísimo pues organizo enteramente lo que es mi día.
Luego, pues vengo y leo los periódicos. Yo soy un lector maniático de periódicos. Entonces les dedico una hora o a veces una hora y media […].
Pero luego me meto a trabajar y yo puedo cortar con ese tipo de preocupaciones y concentrarme enteramente cuatro horas hasta las dos de la tarde que es lo que hago todos los días en el libro que estoy escribiendo. Si es una novela, un ensayo o si estoy escribiendo una obra de teatro…

¿Escribir solamente o eso comprende también la investigación…?

No. Digo que son cuatro horas de concentración. Escribiendo, a veces corrigiendo, tomando notas, leyendo…
Y luego, pues en la tarde son las horas en que leo más; y después, veo amigos… no me gusta concentrarme solamente en la literatura. Voy al cine, me gusta el cine; voy al teatro, me gusta la música, me gustan muchas cosas y procuro hacer un poco de todo eso aunque sea muy poco, ¿no?
Pero lo que siempre [hago] es trabajar. Trabajar permanentemente. Yo no puedo dejar de trabajar un día y cuando por alguna circunstancia tengo que [dejar de] hacerlo, en viajes por ejemplo, yo siento una especie de desasosiego, comienzo de depresión, yo nunca las he tenido, pero si algo me puede producir depresión es no trabajar, salir de mi rutina de trabajo… con la que viajo, por otra parte. […] Yo creo que eso es lo más importante. Si dejara de trabajar en algún momento, por cualquier razón, yo sé que me desmoronaría completamente y mis 77 años saldrían a la luz.

Pero además de escribir libros y publicar con notable frecuencia, hacer un artículo cada dos semanas, [das] clases, que requieren una preparación prolija…

Me gusta dar clases. Generalmente las clases las doy si me permiten elegir el curso, los autores, los libros. … Dar clases te obliga a hacer un tipo de lectura distinta, ¿no? y si enseño autores que me gustan o libros que me gustan, leerlos para poder explicarlos es un esfuerzo intelectual muy interesante… me saca también un poco de la rutina. […] O dar una conferencia de pronto, que me obliga a investigar sobre un tema específico. Pero mantener siempre el cuerpo y la mente activos, trabajando. Eso es fundamental. Y yo espero morirme así. Ojalá. En mi escritorio, teniendo la sensación de que sí, que estoy avanzando en lo que estoy haciendo.

Nunca has pensado en lo de [la premio Nobel 2013] Alice Munro, por ejemplo [dejar de escribir, jubilarse de la literatura]…

No. No. A retirarme, a dejar de escribir, jamás.… espero no tener una de esas enfermedades terribles que te inutilizan completamente y te dejan muerto en vida. Esa es la peor tragedia que uno puede vivir.

Entre los escritores que has descubierto en los últimos años, ¿hay alguno que te haya impresionado profundamente?

Pues mira: Me ha impresionado mucho Jeremías Gamboa, ese muchacho peruano que acaba de publicar esa novela, [ ‘Contarlo todo’][…] que me parece muy acuciosa, muy lograda; y aparte de que tiene muchos méritos literarios, creo que [describe] un cuadro muy interesante de ese país distinto que ahora viven muchos jóvenes de su generación. Es un país muy distinto, creo que también del tuyo, pero sobre todo del mío; y creo que él, contando esta historia ha descrito esa sociedad que está en plena efervescencia … me parece una novela muy interesante.
Y creo que hay, en ese campo también algo muy interesante. Hoy tienes una serie de escritores que viven en el Perú, que trabajan en el Perú, que se han organizado para poder asumir su vocación sin tener que huir.
En mi generación había que huir del Perú si tú querías ser escritor. Era prácticamente imposible ser un escritor quedándote aquí. Eso hoy día no sucede. Yo veo por ejemplo hoy a Alonso Cueto, que es uno de los escritores jóvenes que me parece a mí más interesante. Fíjate, su vida está enteramente organizada en función de la literatura, consigue vivir de eso… eso es un cambio muy notable también respecto al pasado.
El mundo de la lengua es ahora una realidad que cuando yo era joven no existía. Nadie pensaba en el mundo de la lengua española como el ámbito de un escritor latinoamericano, y hoy día eso es una realidad que creo lo va a seguir siendo cada vez más. Entonces es muy interesante lo que está pasando también en el campo de la cultura.

Entonces, ¿son escritores peruanos los que más te han impresionado?
Bueno, no solo ellos. Claro que me parecen escritores muy interesantes… pero te confieso que ahora leo más a los muertos que a los vivos. Por placer leo más, o releo ahora los muertos…

Y de alguno de aquellos que en tu juventud te fascino o con quien te peleaste, ¿cómo los lees, los has revalorizado ahora?

Mira. Yo, sin haberlo releído, estoy seguro que no podría leer a Sartre ni remotamente con el entusiasmo con que lo leí de joven. Ni remotamente. Y en cambio, sí me ha pasado, he releído a Camus y he dicho qué idiota fui de no entenderlo como había que entenderlo cuando lo leí de joven.
Es que yo estaba, digamos, tan seducido por Sartre, que leí a Camus con mucha negligencia, desdén. Y después me he dado cuenta cuánta razón tenía. Qué coraje tuvieron gente como él, como [Jean-Francois] Revel, de enfrentarse a lo que era un río que todo lo arrollaba. La fascinación con el marxismo, la fascinación con la revolución. […] estos defendieron el pluralismo, la democracia, las elecciones libres. Había que tener un coraje extraordinario en esa época, cuando había esa especie de maquinaria… el caso de Camus es para mí muy interesante. Yo creo que fue un hombre de una lucidez extraordinaria, que vio con una claridad increíble que el fin no justifica los medios… que aceptar que el fin justifica los medios es aceptar las matanzas, las torturas, el gulag…

¿Logras divorciar el aspecto literario del aspecto público? Por ejemplo, al leer a algunos escritores con los que te has peleado, como Günter Grass…

Mira. Yo creo que sí. Yo creo que puedo leer a escritores que racionalmente me resultan repugnantes y descubrir con admiración que eran verdaderos genios. Me ha pasado, por ejemplo, con [Louis-Ferdinand] Celine. Celine es un personaje absolutamente repugnante desde el punto de vista público. Fue nazi. Parece incluso que llegó al extremo de denunciar [a otros franceses] a la Gestapo. No se ha comprobado, pero hay muchos indicios que pudiera haberlo hecho… un personaje absolutamente repelente… Y sin embargo, fíjate, yo creo que “El viaje al final de la noche” y “Muerte a crédito” son dos obras maestras absolutas. Yo creo que la novela en Francia, después de Proust probablemente no ha producido dos novelas de esa complejidad, de esa ambición tan descomunal.
Quizá con mis contemporáneos es más difícil, pero con escritores que ya pertenecen al pasado, creo que puedo diferenciar. Admirar su talento aunque me produzca repugnancia su conducta pública, su conducta privada. Creo que sí.… puede ser un síntoma de vejez también.

¿Más oportunidad que peligro?

Volviendo al tema de gobierno y democracia. [Pese a tu aprobación de la gestión de Ollanta Humala] ¿No te percatas de la existencia en este gobierno de una cierta parte oscura, poco clara, que juntamente con la inexperiencia y la falta de cuadros…?

Mira, en este gobierno se puede haber infiltrado gente que no es demócrata o gente que no es honrada. Sobre eso no tengo ninguna duda, eso es imposible que no ocurra cuando nuestras instituciones son todavía tan frágiles y tan deficientes. ¿Cómo no va a ocurrir eso? Entonces, hay que mantener la vigilancia, hay que mantener justamente una prensa de investigación muy alerta, que pueda funcionar con total libertad, porque es la mejor manera de defenderse contra ese tipo de tumores que, por supuesto, están insertados en todas las formas de poder que existen, no solo en el poder político, ¿no? Están en el poder empresarial…

… y ahora, catorce años después de haber conquistado la democracia […]las fuerzas antidemocráticas, básicamente el fujimorismo [tienen] un grado importante de poder. En el sector empresarial, la gente que estuvo junto con Fujimori y Montesinos es la que tiene ahora el control empresarial en el Perú. Y … es ahí donde está el poder real– … eso, ¿no te indica que en medio de todo hay una debilidad estructural, … una osteoporosis del sistema?

Hay una debilidad muy grande. Lo que tenemos nosotros es una falta de tradición democrática. Esa diferencia, por ejemplo, con países como Uruguay o países como Chile, que han tenido dictaduras brutales, pero había una tradición democrática que ha resucitado una vez que las dictaduras se cayeron. Esa tradición no la tenemos en el Perú. Yo creo que está naciendo y por eso, también en ese sentido yo soy bastante optimista. […] Hay unas nuevas clases medias en el Perú, que crecen a una enorme velocidad y que no están manchadas políticamente. Son unos peruanos que han accedido a unos sistemas de bienestar, que exigen una seguridad, que no quieren aventuras, que claramente no quieren dictaduras. […] Eso, yo creo que representa ahora la mayoría del Perú.
Y ese sector no puede ser tan ciego, tan ciego de votar por un retorno a la dictadura que nos trajo –lo estamos viendo cada día– una corrupción absolutamente espantosa.
[…] ¿Por qué retrocedería el Perú si ahora los peruanos, por primera vez en mucho tiempo, sienten que hay oportunidades en este país? Ahora, en España, las encuestas indican que hay una mayoría que cree que va a estar peor. En el Perú, la mayoría cree que vamos a estar mejor… sienten que el país está avanzando en la buena dirección. Entonces, yo no soy pesimista; yo creo que aunque hay razones para inquietarse ahora con lo que puede pasar el año [20]16, creo que hay razones también para pensar que los cambios que el Perú está viviendo pueden hacer que el año 16 el Perú por fin actúe sensatamente y no dé un paso atrás sino más bien un paso adelante, que busque una verdadera renovación de liderazgo político, que surja de este país nuevo que está apareciendo en medio de la confusión.

[Pero] dentro del crecimiento macroeconómico que ha tenido el Perú, … seguimos manteniendo unos coeficientes de desigualdad muy grandes, tenemos una economía cartelizada, donde hay tres o cuatro grupos que tienen un control sustantivo [sobre ella], posiblemente mayor, en forma comparativa al que había cuando Carlos Malpica escribió sobre los dueños del Perú…

Permíteme que yo te cualifique un poquito esa afirmación. El fenómeno más interesante en el Perú ahora no es la formación de esos grandes grupos; es la aparición de grupos empresariales de origen muy humilde que entran a competir con una enorme, sorprendente eficacia, en el mercado nacional. Por ahí es donde tú tienes un nuevo tipo de capitalismo en el Perú, un capitalismo que está hecho por gente que no tiene su dinero fuera del país, que no quiere irse del país, que no siente que esta es una tabla que se está hundiendo en el mar, que ¡al contrario!, quieren vivir aquí, tener sus hijos aquí, desarrollarse aquí … esa es ahora una clase empresarial muy numerosa, muy pujante y, para mí, la gran esperanza de la modernización de la sociedad peruana.

Mario Vargas Llosa, en entrevista: "Es clarísimo que la política de represión sistemática en la lucha contra las drogas no tiene éxito". (Foto: Galia Gorriti)

Mario Vargas Llosa, en entrevista: “Es clarísimo que la política de represión sistemática en la lucha contra las drogas no tiene éxito”. (Foto: Galia Gorriti)


Ese es un fenómeno que se está dando, Mario, sin duda, […], pero en el cuadro general de las cosas representa todavía una parte pequeña… por ejemplo, el 90 por ciento de la banca está en manos de cuatro grupos, de los cuales tres son importantes y uno secundario, que son a la vez los dueños de las AFP, de las compañías de seguros, que ahora poseen las principales clínicas, farmacias, establecimientos de salud; que controlan, además, la pesca… es decir…

… pero mira lo que ocurre abajo, los jóvenes de ahora que surgen y empiezan a tener niveles de vida que no han tenido nunca. Los jóvenes de afuera, que se vienen a trabajar en el Perú porque lo ven como un país de oportunidades…

“El fenómeno más interesante en el Perú ahora no es la formación de esos grandes grupos; es la aparición de grupos empresariales de origen muy humilde que entran a competir con una enorme”.

Finalmente, con lo que hay que celebrar de tu optimismo…

Es un optimismo que es un poco para contrarrestar el pesimismo que veo, que circunda… al mismo tiempo creo que hay que mantener la vigilancia y saber que nada está ganado definitivamente. No. Nada está ganado definitivamente… no es imposible que retrocedamos… hay que impedirlo, hay que tratar de impedir que ocurra; pero sí puede ocurrir, desde luego que puede ocurrir.
Y puede ocurrir en primer lugar porque tenemos una clase dirigente que es extraordinariamente inepta, inculta, codiciosa, cegada por intereses inmediatos e incapaz de tener una visión de largo alcance, de lo que es el futuro del país. Pero, mi esperanza es que con esos cambios, esa clase dirigente deje de serlo y surja una clase dirigente nueva, moderna y que sea constitutivamente democrática, algo que nuestra clase dirigente nunca lo ha sido, nunca, en nuestra historia.

Narcotráfico y legalización

En un artículo reciente elogias al presidente Mujica, de Uruguay, por las mismas razones que lo hace The Economist, …
…pues claro, es que son reformas liberales. El matrimonio gay es una reforma liberal, es una manera de salir al frente de un prejuicio monstruoso que ha causado sufrimientos indescriptibles en la historia.

En la lucha contra las drogas, es clarísimo que la política de represión sistemática en la lucha contra las drogas no tiene éxito, no solo no tiene éxito sino solo sirve para aumentar la criminalidad, porque alienta el negocio de la droga. Entonces [aunque] desde luego hay un riesgo grande, me parece sensato tentar una fórmula distinta, que en el caso del tabaco o del alcohol, por ejemplo, ha tenido bastante éxito [por lo menos en el sentido] de que la gente esté enterada de aquello que arriesga fumando, bebiendo o drogándose.

Entonces creo que por ese lado podemos intentar combatir algo que está causando un enorme daño, sobre todo a la juventud, pero al mismo tiempo, con la política puramente represiva, está logrando que aumente la criminalidad de una manera que ya pone en peligro las instituciones y el sistema democrático.

Mario Vargas Llosa, en entrevista: “Es clarísimo que la política de represión sistemática en la lucha contra las drogas no tiene éxito”. (Foto: Galia Gorriti)

La decisión que tomó Mujica ha sido la de despenalizar la marihuana…

Lo que yo lamento es que sea estatista, que sea una medida estatista. Yo creo que, más bien, como se ha hecho en Colorado […] yo creo [que la legalización] se viene. Que eso [la legalización], que parecía imposible está ganando cada vez más cabezas de playa…

Pero centrado hasta ahora en una droga ‘suave’, la marihuana. ¿Estarías a favor de hacer lo mismo con drogas como la cocaína, la heroína…?

Mira, yo creo que […] por una cuestión puramente ideológica no se debe decidir sobre las llamadas ‘drogas duras’, cuyas consecuencias son absolutamente catastróficas. [en eso lo importante es tener una información científica lo suficientemente sólida como para poder tomar esa decisión].Pero sí estoy de acuerdo que la orientación de la política contra las drogas debe ser mucho más el de las políticas de rehabilitación, de educación, de promoción de una información que permita al público saber de aquello que arriesga drogándose, que a través de la pura represión.

Creo que la represión ha fracasado, que las sumas que se invierten en la represión son vertiginosas y no han reducido ni el consumo ni la producción.
Al contrario, aumenta el precio mientras más represión hay y entonces lo que tú tienes es un negocio de lo más poderoso en ese campo con la consecuencia de crímenes horribles, de la importancia de las mafias, que ya empiezan a competir con los conglomerados económicos.
Entonces creo que eso clarísimamente requiere un cambio de política; y me parece que esta política [la de Uruguay] es un paso adelante, que entraña riesgos… hubiera sido mucho mejor si en lugar de un país, hubiera sido un grupo de países el que tomara esta medida, porque a un solo país lo convierte por una parte en un ejemplo, pero va a atraer por otra parte como un imán a individuos, drogadictos y quizá a mafias. Entonces ese es un riesgo muy grande el que está incurriendo Uruguay al ser el pionero de esta medida. Pero yo creo que solo va a ser el pionero por un tiempo, porque esta política está ganando cada vez más adeptos y lo que está ocurriendo en Estados Unidos es muy interesante. También en Europa, en Holanda, en Portugal, ya hay por lo menos una apertura en esa dirección.

Por la via judicial

Entrevista exclusiva a Mario Vargas Llosa

Cómo romper la concentración de medios, porqué aprobar a Humala y ver al Perú con optimismo.

Por Gustavo Gorriti.-

Mario Vargas Llosa no es solo un gran escritor sino uno de los intelectuales públicos más prestigiosos y respetados en el mundo. IDL-Reporteros lo entrevistó para su primera publicación de 2014, sobre varios temas, pero especialmente sobre uno de los hechos y debates que provoca más silenciamientos y distorsiones: el oligopolio en los medios de prensa.
Sea que se esté de acuerdo o se tenga alguna discrepancia con la opinión de Vargas Llosa, es evidente la importancia de conocer con claridad su pensamiento. Por eso, IDL-R buscó acentuar el factor expositivo en la entrevista, cuya primera de dos partes se publica hoy.
En el enconado debate actual sobre la concentración de medios, tu voz ha surgido con fuerza marcando claras divergencias con gente muy cercana a ti.
-Así es. Creo que la batalla de este momento es la batalla contra la concentración de la prensa, creo que ese es un tema de una enorme urgencia, porque puede tener un efecto a mediano y largo plazo catastrófico para la Democracia si no conseguimos un consenso amplio en el Perú en favor de una verdadera libertad de prensa, que es incompatible con una concentración de medios como la que se está dando en el Perú.

"Ningún país democrático digno de ese nombre acepta una concentración de la prensa". (Foto: Galia Gorriti).

“Ningún país democrático digno de ese nombre acepta una concentración de la prensa”. (Foto: Galia Gorriti).


¿Cuál es, en concreto, tu punto de vista [sobre cómo enfrentar el problema]?
El Comercio ha intentado presentarlo como uno de libertad de prensa.
-Yo voy a publicar este domingo [12 de enero] un artículo en Piedra de Toque [su columna quincenal] en el que abordo el tema. Mi posición es [la] que yo creo normal y natural dentro de una concepción democrática de la vida pública: Que es absolutamente importante que exista libertad de prensa, libertad de crítica y que por lo tanto es muy importante que los medios de comunicación reflejen la diversidad de puntos de vista, de opiniones. […]
Eso, para mí, es incompatible con la concentración de los medios de prensa. Y afortunadamente tenemos una Constitución que en ese aspecto es absolutamente clara, pues prohíbe la exclusión, el monopolio y el acaparamiento de la prensa.
Ahora, ha surgido el hecho de la compra de Epensa por El Comercio, que yo creo que entra clarísimamente en contradicción con ese principio constitucional; y frente a eso ha surgido una muy buena iniciativa, la de esos ocho periodistas, que arriesgándose a la muerte civil han hecho una acción de amparo pidiendo que el Poder Judicial declare nulo ese acuerdo comercial.

Yo creo que las razones son obvias. Ningún país democrático digno de ese nombre acepta una concentración de la prensa que le dé a una organización casi el 80 por ciento del mercado informativo.
Todas las sociedades democráticas desarrolladas tienen leyes o principios que impiden el monopolio y el acaparamiento. He estado justamente viendo en estos días qué ocurría en Estados Unidos, Europa. Ninguna democracia, ninguna, permite una concentración semejante; incluso muchas de ellas impiden que haya un cruce…
… la propiedad cruzada de medios de información…
…exactamente, que tengas periódicos y tengas televisiones está prohibido en muchas partes… y en todas hay unos organismos que controlan o que vigilan que no se produzca esa concentración. Nosotros tenemos un principio constitucional al respecto.
La pregunta clave, creo yo, es cuál es la mejor manera de garantizar ese pluralismo informativo y evitar esa concentración.
– Yo estoy en contra de leyes especiales en democracias subdesarrolladas. No en democracias desarrolladas. Nadie discute en España, por ejemplo, la función que tiene la Comisión Nacional de la Competencia, que es la que autoriza o no autoriza compras o funciones de órganos de prensa, que puedan ir más allá del 30 por ciento. […]
Pero en los países subdesarrollados, ya sabemos a lo que conducen las leyes de prensa: Venezuela, Ecuador, Bolivia, Argentina. […]
Yo creo que con lo que sabemos y con los precedentes que tenemos …, hay que oponerse a que haya una ley de prensa y yo creo que hay que aceptar que la vía judicial es la mejor.
-“Mira, yo respaldé a Humala con muchos temores, y sin embargo esos temores eran injustificados. Ha cumplido lo que prometió públicamente en San Marcos”.
¿Debería ser entonces [enfrentado y resuelto el problema solo] a través de la vía judicial?
-A través de la vía judicial. Puede ser lento, puede llegar a muchas instancias. Llegar a la Corte Suprema, llegar al Tribunal Constitucional y llegar a incluso a la Corte Interamericana de Derechos Humanos en San José. En buena hora.
Porque yo creo que un debate en el Parlamento, con el enorme desprestigio que este tiene –en todas las encuestas es la institución peor valorada por la opinión pública peruana– es la peor tribuna para que haya un debate alturado, sensato, racional sobre la mejor manera de impedir la concentración de la prensa.
Entonces la ley que se diera sería de todas maneras una ley que no tendría ningún consenso y que se convertiría en un objetivo político para derribarlo o defenderlo o imponerlo. Creo que [eso] solo traería un enorme perjuicio al Gobierno, porque lo acercaría a los gobiernos que han utilizado la ley para abolir la libertad de prensa o, por lo menos, para restringirla.

Entonces, yo creo que el Poder Judicial es la buena vía, y creo que por esa vía hay más posibilidades de obtener consenso. Y en todo caso lo que me parece muy bien es que haya debate, que el debate esté abierto hoy en día y que sea un debate en el que participa cada vez más gente.
Yo creo que desde el punto de vista internacional no hay ninguna duda sobre quién tiene la razón en este debate. No la pueden tener quienes sostienen, con sofismas muy baratos, que tener el 80 por ciento del mercado de ninguna manera limita la diversidad informativa, la diversidad crítica, la diversidad de opiniones…
Entonces, lo que propones es que el Poder Judicial actúe aquí como lo hacen en otros lugares las instituciones reguladoras y que sea quien ordene: ‘Deshagan esta operación. Retrotráigase al estado anterior”.
Exactamente. Y eso sería lo ideal en este caso, es decir, sobre todo no presentar esto como una lucha entre dos empresas. Creo que el Poder Judicial debería anular la operación y La República renunciar a absorber Epensa, justamente en defensa de ese principio, de la dispersión de la propiedad de medios de comunicación
¿Y qué pasaría con los Agois, una vez deshecha la operación, si quieren vender?
-En buena hora, que lo vendan. Y ojalá entre un tercer grupo a competir. Ojalá.

Murió golpeada por su marido, donó sus organos a siete personas

Fue víctima de la cruel golpiza de su esposo

“La familia se dispuso a confiar en nosotros cuando supieron que ella ya no regresaría.”

La enfermera besó la frente de la paciente. A más de 9,650 kilómetros (6,000 millas) de distancia, en Irán, la familia de Sanaz Nezami observaba desde una computadora y lloraba.

La joven iraní de 27 años hablaba tres idiomas y quería estudiar ingeniería en la Universidad Tecnológica de Michigan. Sin embargo, tuvo muerte cerebral unas semanas después de desempacar sus maletas, víctima de una golpiza fatal que le dio su nuevo esposo, de acuerdo con la policía.
irani

La tecnología permitió a la familia en Irán ver las últimas horas de la joven. La fe de la familia en el personal del hospital ayudó a que dieran su consentimiento para hacer una extraordinaria donación: el corazón, los pulmones, riñones, hígado, páncreas e intestino delgado de Nezami fueron trasplantados a siete personas en Estados Unidos, un histórico regalo que ocurre en menos de 1 por ciento de todos los casos.

“Queríamos que Dios hiciera un milagro y regresara a la vida a Sanaz”, dijo su hermana Sara Nezami, en entrevista telefónica desde Teherán. “Pero este es un milagro. Sanaz dio su vida para dar vida”.

Una enfermera que cuidó de Sanaz Nezami dijo que la experiencia fue “reveladora” para el personal del hospital.

“La familia estaba dispuesta a confiar en nosotros cuando supieron que ella ya no regresaría”, dijo Kim Grutt.

Nassiri nació en Estados Unidos

En agosto, Nezami se casó con Nima Nassiri en Turquía y vivieron un tiempo en Los Ángeles, donde él nació y creció. La hermana de Sanaz Nezami dijo que la pareja se conoció en internet.

Sanaz Nezami, oriunda de Teherán, tenía licenciatura en ingeniería y maestría en traducción al francés. Quería estudiar un doctorado en ingeniería ambiental.

Los recién casados se mudaron de California y en noviembre rentaron una casa en Michigan. Nezami se comunicaba con su familia por correo electrónico, mensajes de texto y videos.

El 7 de diciembre le pidió a su hermana que le revisara una traducción del inglés al persa que estaba haciendo.

“Estaba impactada”, relató Sara. “Sanaz era muy precisa, pero omitió algunas líneas. Le pregunté si estaba bien y me respondió que no había problema”.

Al día siguiente llegó al hospital con lesiones graves en la cabeza y fue transferida al Hospital General Marquette. La policía cree que su esposo la atacó; él ya fue acusado de homicidio no premeditado. David Gemignani, abogado de Nassiri, no quiso hacer comentarios.

“Su cerebro estaba tan hinchado y dañado que ya no había flujo sanguíneo”, explicó Gail Brandly, supervisora de enfermeras en el hospital.

Nadie sabía nada de ella y Brandly buscó su nombre en Google. De pronto, la extraña que no podía hablar cobró vida gracias a un currículo en internet.

Sanaz Nezami hablaba francés, inglés y persa; hacía voluntariado cocinando; de adolescente escribía para periódicos juveniles y en el 2001 ganó el primer lugar en una competencia de literatura con un ensayo sobre la amistad.

Después de 24 horas, el hospital localizó a sus familiares en Irán. Era imposible que viajaran de inmediato a Estados Unidos por los requisitos de la visa, por eso a través de una laptop su familia pudo ver a Nezami conectada a un respirador artificial, y hablar con médicos y enfermeras a través de Yahoo Messenger.

En un momento dado, la familia le pidió a Grutt que acariciara la cabeza de Sanaz y besara su frente.

“Querían que hiciéramos cosas por Sanaz que ellos habrían hecho”, dijo Grutt. “Dijeron: ‘Háganle saber que la amamos. Que estamos aquí’. Me sentí absolutamente cómoda”.
Sanaz Nezami murió el 9 de diciembre y sepultada el 18 en un cementerio local. A su funeral asistieron unas 20 personas, la mayoría enfermeras y otras personas que la cuidaron.