“Catalunya se encuentra al borde de un enfrentamiento civil”

Josep Borrell, ministro de asuntos exteriores del nuevo gobierno de Pedro Sánchez, ha aclarado su afirmación respecto a la “desinfección” de las heridas provocadas por el ‘procés’. “Nunca he dicho que haya que desinfectar a los catalanes o a Catalunya como dicen. Tan descerebrado no estoy”, ha afirmado el socialista, al respecto, considera que se han tergiversado sus declaraciones.

El flamante titular de la cartera de Exteriores de España, ha añadido que Catalunya se encuentra “al borde de un enfrentamiento civil”. ; No una guerra, ha matizado.

“Mantener la integridad territorial del Estado es la primera prioridad del Gobierno”, ha zanjado Borrell, quien entiende que ahora toca seducir, para reducir la “des-afección de una parte importante de la población en un territorio determinado”. Siempre, ha subrayado, “dentro del marco de la Constitución”.


Ni ultra ni radical

“No sé porqué me llama ‘ultra’ o ‘ultra radical’. Catalunya es plural, diversa; y no todo el mundo tiene porqué pensar como Puigdemont”, ha respondido Borrell, en referencia a los durísimos calificativos recibidos por parte del ‘expresident’.

Respecto a las palabras de la ‘exconsellera’ de Ensenyament (Consejera de Enseñanza) actualmente huida en Escocia, Clara Ponsantí, que reconoció haber ido “de farol” (estrategia de mentir en el póquer) en el referéndum del 1-O y la declaración de independencia, de Cataluña. Borrell ha sido muy claro: “El próximo día que jueguen al póquer, que lo hagan con garbanzos. Han estado jugando con el futuro del país”.

Cooperación internacional, la prioridad
Ya en clave internacional, Borrell se ha desmarcado de los anteriores ejecutivos socialistas y ha asegurado que “el gobierno tendrá su posición con Venezuela, no será la de González ni Zapatero”.

La cooperación internacional, asegura el ministro, será uno de los temas prioritarios para su equipo: “La cooperación debe ser uno de los objetivos fundamentales de nuestro país para incidir en la globalización”. Aparte del dinero, que “siempre será escaso o insuficiente”, ha continuado, España puede aportar toda su ‘expertise’ o experiencia.

Anuncios

Italia: Cierra puertos a barco con 629 inmigrantes a bordo

Las ONGS favorecen la inmigración ilegal y a los traficantes de personas.

Salvini pidió a autoridades de Malta autorizar el desembarco en la isla de la nave

Cierre de los puertos italianos a una nave con inmigrantes. Es la medida sin precedentes que adoptó este domingo el vicepresidente del Gobierno italiano y ministro del Interior, Matteo Salvini, líder de la Liga Norte, de extrema derecha. Salvini escribió una carta urgente pidiendo a las autoridades de Malta que autorizaran al Aquarius, con 629 inmigrantes a bordo, a desembarcar en la isla por ser el «puerto más seguro». Salvini mostraba así que Italia no ofrecía alternativas.

La Aquarius, con bandera de Gibraltar, había realizado el salvamento en aguas de Libia. Se trata de una nave de la ONG italo-franco-alemana SOS Meditérranée, gestionado con Médicos sin fronteras (MSF). Entre los 629 náufragos norteafricanos lleva a bordo a 123 menores no acompañados, once niños y siete mujeres embarazadas. Habían partido de Trípoli en tres lanchas neumáticas, viéndose poco después en graves dificultades para navegar. Una de ellas volcó. Las tareas de salvamento se desarrollaron en la noche del sábado al domingo, con problemas por las malas condiciones del mar.

Tráfico de inmigrantes por mafias organizadas

A la caída de la tarde de este domingo, Salvini hacía en Twitter la primera declaración pública sobre su grave decisión: «Desde hoy también Italia comienza a decir no al tráfico de seres humanos, no al negocio de la inmigración clandestina. Mi objetivo es garantizar una vida serena a estos chicos en África y a nuestros hijos en Italia. En el Mediterráneo –continuó Salvini–, hay naves con bandera de Holanda, España, Gibraltar y Gran Bretaña que no acogen a ninguno; está Francia, que los rechaza en la frontera, España que defiende sus confines con las armas, en definitiva toda Europa defiende sus propios intereses».

La respuesta de Malta a Salvini se hizo esperar solo unas horas: «La operación de la nave Aquarius se ha realizado en el área de búsqueda y salvamento de Libia y ha sido coordinada por el centro de Roma. Malta no es la autoridad de coordinación y no tiene competencias en este caso», ha replicado el portavoz del gobierno maltés. Horas antes, en la jornada del sábado, el ministro del Interior italiano había acusado al gobierno de La Valeta de «decir siempre no a cualquier petición de intervención». Inmediata fue la reacción del Gobierno maltés, subrayando que eran falsas las acusaciones del nuevo ministro del Interior.

Anualmente mueren cientos de inmigrantes ilegales

Contencioso con La Valeta
Se ha abierto así oficialmente un delicado contencioso con Malta. De todas formas, el primer ministro maltés, Joseph Muscat, líder del Partido Laborista, ha intentado desactivar la tensión con Italia: «Malta desea construir buenas relaciones con Italia, en la convicción de que los intereses de Roma y La Valeta son similares», ha dicho Muscat. «Mi país –ha añadido el primer ministro maltés en una entrevista radiofónica– ha actuado siempre de acuerdo con las reglas internacionales sobre inmigración y lo ha demostrado con hechos documentados. Para La Valeta, la prioridad sigue siendo la de salvar las vidas de inmigrantes, pero es importante que las reglas y convenciones internacionales sobre el salvamento sean cumplidas por todos».

La decisión marca una línea que ya había anticipado el ministro Salvini. Se ha decidido a ponerla en práctica después de que en las últimas 48 horas se haya producido el salvamento de unos 1.100 inmigrantes en el Mediterráneo. En los puertos de Reggio Calabria y de Pozzallo desembarcaron el sábado unos 500 prófugos en tres naves. Salvini, que con anterioridad había advertido a las ONG por su actuación humanitaria en el Mediterráneo –las acusó de actuar como taxis, favoreciendo así la inmigración–, reiteró el sábado que les habría impedido «continuar a desarrollar el papel de taxi en el mar».

La decisión de cerrar los puertos italianos a las naves de las ONG no tiene precedentes y se produce también ante lo que el ministro del Interior considera una falta de colaboración de las autoridades de Malta. «Si alguien piensa que se repetirá un verano con desembarcos continuamente sin mover un dedo, no es eso lo que haré como ministro. No me quedaré a mirar», dijo el sábado el vicepresidente del Gobierno. Y el viernes había criticado muy duramente a Malta, responsable, según Salvini, de no haber ayudado a Italia.

España: El PP truncaria los presupuestos en el Senado

Forzaría al PSOE a pactarlos con Podemos y los separatistas

El PP estária dispuesto a truncar los Presupuestos en su paso por el Senado para forzar al PSOE a pactarlos con Podemos y los separatistas. Los avisos de maniobras defensivas han empezado ya. Y una de ellas pasa por las cuentas del Estado. Porque si el PP, con mayoría absoluta en el Senado decide transformarlos, serán devueltos al Congreso para ratificar los cambios, algo que forzaría al PSOE y a los separatistas a tener que votar a favor si quieren contar con unas cuentas ya aceptadas por Europa.

La batalla se avecina. El PP impulso unos Presupuestos que fueron supervisados por Bruselas y que, aunque con claros matices y exigencias, han recibido el visto bueno de Europa. Pero ese texto de Presupuestos no está aún aprobado. Aún tiene que pasar su trámite en el Senado, en el que cuenta con mayoría, Y eso significa que puede ser alterado.

El PP podria utilizar esta vía para retirar determinadas partidas pensadas para favorecer el pacto. Y, entre ellas, por ejemplo, se encuentran las inversiones territorializadas en Cataluña y País Vasco.

Al entrar esas enmiendas, el texto automáticamente estaría obligado a ser devuelto al Congreso para ser ratificado. Y allí la opción sería simple: o ratificarlo en bloque -asumiendo los cambios del PP-, o devolverlo a la forma original con la que entró en el Senado, lo que, traducido significa que el PSOE y sus socios deberían optar entre comerse el Presupuesto del PP con los cambios del PP, o votar las cuentas del PP que fueron criticadas por todas partes por la oposición con todo tipo de argumentos a su muy reciente paso por el Congreso.

La escena, obviamente, generaría la primera crisis -nada más empezar- a los nuevos socios de Pedro Sánchez. Y es que Podemos y los separatistas deberían votar a favor de unas cuentas que han calificado de “antisociales”. Y, si no lo hacen, se rompería el compromiso de Pedro Sánchez con el PNV de ratificarles todos los compromisos económicos alcanzados entre los nacionalistas vascos y el PP en los Presupuestos. Lo que, en este segundo caso, forzaría al PSOE a tener que tramitar en solitario y como norma individual, los pactos con los vascos para evitar el enfrentamiento con PNV nada más empezar.

Si, por lo que fuera, el resto de fuerzas se niegan a respaldar los Presupuestos en su devolución al Congreso, el jaleo sería aún mayor. Y es que, para conseguir evitar tensiones con Europa, el PSOE debería presentar de urgencia unas cuentas. Y las tendría que pactar íntegramente con los separatistas y podemitas. Algo que se antoja cuando menos complicado, porque todos querrían añadir gasto sin plantear vías de ingreso, algo que Europa no aceptaría. Y hay que recordar que España está bajo supervisión europea. C.Cuesta