Asesinan a defensor de la legalidad en Tampopata

Fue asesinado Alfredo Ernesto Vracko Neuenschwander (59), quien habia firmado un contrato de concesión forestal y de fauna silvestre con el Estado desde el 2004,en lo que ahora se ha convertido en zona de minería ilegal, conocida como La Pampa, en el distrito de Inambari, provincia de Tambopata, región de Madre de dios.

El irracional crimen,se presume, habría sido cometido por mineros que extraen oro ilegalmente, y fue perpetrado en su domicilio, ubicado en el Km 93 de la Carretera Interoceánica aproximadamente a las 7:00 p.m. Tres disparos de bala acabaron con la vida del reconocido concesionario.

En su casa, Vracko tenía un aserradero de madera y meses antes había denunciado la invasión de mineros ilegales en su concesión. Precisamente la mañana de su asesinato se había programado un operativo de desalojo por parte de la Fiscalía Ambiental de Tambopata contra este delito; sin embargo, la diligencia se habría suspendido.

“Nadie le comunico a don Alfredo que la diligencia de la fiscalía se había suspendido, por eso esperó todo el día en su casa”, manifestaron sus familiares.

Vracko y la mineria ilegal
Alfredo Vracko amaba su bosque y fue el único que no cedió ante los mineros ilegales de La Pampa. Nació el 12 de marzo de 1957. Llego a Puerto Maldonado a los trece años de edad junto a su padre y sus hermanos, cuando recién se abría la trocha carrozable que uniría Puerto Maldonado con la ciudad del Cusco. Ellos se ubicaron el Km 93 donde instalando un aserradero, comenzaron a trabajar la madera y la agricultura desde aquellos años.
AV

Don Alfredo, como era conocido, luchó por el trabajo formal de la madera, con manejo sostenible y planes de aprovechamiento técnico. Por ello, con su familia decidieron formalizar el área solicitando una concesión para reforestación. El año 2004 obtuvo una respuesta positiva a su pedido y le permitieron forestar y reforestar 2,543 hectáreas, además de cultivar una parcela agrícola al pie de la carretera.

Pero, dos años después, la paz que reinaba en la zona se interrumpiría con la construcción de la Carretera Interoceánica. La invasión de los mineros ilegales a La Pampa, era cuestión de tiempo. Ellos tomaron el Km. 98, en la zona conocida como Lamal e invadieron muchas concesiones asentadas en el lugar.

El 20 de junio de 2007, Vracko denunció ante las autoridades la invasión hecha por los mineros ilegales a su concesión de reforestación. Incluso acudió al OSINFOR sin que tuviera mayor eco a sus quejas, ni el respaldo legal, pese a tener un contrato con el Estado. El Reglamento de Organizacion y Funciones (ROF) del OSINFOR, y el Decreto Legislativo Nº 1085, que crea el Organismo de Supervisión de los Recursos Forestales y de Fauna Silvestre, reza::Ejercer potestad sancionadora en el ámbito de su competencia, por las infracciones a la legislación forestal y de fauna silvestre…Supervisar, fiscalizar y evaluar el cumplimiento de los contratos de concesión forestal y de fauna silvestre otorgados por el Estado, así como las obligaciones y condiciones contenidas en ellos y en los planes de manejo respectivos; así como los servicios ambientales provenientes del bosque:

Paradójicamente el OSINFOR en vez de apoyarlo y defender su concesión, le abrió un Proceso Único Administrativo (PUA) para caducar su concesión, ya que según el organismo, Vracko había permitido el ingreso de los mineros a su propiedad. Medida descabellada que indudablemente beneficiaba a los usurpadores; Alfredo Vracko peleaba contra la ilegalidad y el Estado.

Lejos de dejarse abatir, Vracko agrupó a otros concesionarios y constituyó la Federación de Concesionarios de Reforestación de Madre de Dios (FEFOREMAD) para defender organizadamente las áreas de concesión en La Pampa.

Su lucha fue vana. Muchos concesionarios fueron invadidos por los mineros ilegales y sus concesiones depredadas y otros aceptaron el dinero de la ilegalidad. Así la minería ilegal se adueñó de la zona.

Pese a las más de 15 interdicciones realizadas en La Pampa, la minería ilegal sigue reinando en la zona. La comunidad y las organizaciones ambientales exigimos que este crimen no quede impune y que tanto la Policía Nacional como el Ministerio Público ubiquen a los asesinos y cómplices para ponerlos ante la justicia.

A Alfredo Vracko nadie lo podía doblegar. Ni el oro ni el dinero de los mineros. Tampoco sus amenazas y las constantes invasiones. Menos el descuido y la desatención del Estado. Se convirtió en un muro contra la ilegalidad y por eso lo eliminaron…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s