Telefónica y el nacionalismo de Ollanta Humala

 A finales de los años noventa se publicaron muchos informes, artículos e investigaciones con respecto a las privatizaciones y adquisiciones de empresas en Sudamérica por gigantes españolas que llevaron a la afirmación en la misma Madre Patria de que España estaba “reconquistando” sus antiguas colonias y asimismo que “España se había portado como una ´madrasta´ en América Latina”, esto debido sobre todo a la poca transparencia en las negociaciones privatizadoras y a la sospecha de que mucho dinero había corrido por debajo de ellas sin importar la naturaleza democrática de algunos gobiernos sudamericanos. Si los peruanos no fuésemos tan “desmemoriados” no sería necesario recordar aquí de lo mucho que se habló por entonces de que los Fujimori habrían recibido su “parte” cuando Telefónica adquirió el monopolio de nuestra telefonía. Por esa razón también es bueno resaltar que hace poco la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico OCDE, acaba de señalar “la actitud tolerante de España hacia sus empresas nacionales cuando tratan de conseguir contratos en el exterior sobornando a funcionarios de otros países”. En este sentido, la OCDE reprocha a España la falta de resultados en la lucha contra la corrupción y se muestra “seriamente preocupada” y “especialmente alarmada” porque en los últimos años solo se hayan abierto pesquisas por siete casos y todos ellos “hayan sido archivados sin consecuencias”.

 

En abril del 2011, en plena crisis económica española, Telefónica decidió premiar a sus altos directivos otorgándoles 450 millones de euros en acciones al tiempo que anunciaba el recorte de su plantilla en un 20% en todo el territorio español. Para muchos críticos en la Madre Patria, la crisis se había convertido para los funcionarios de Telefónica en el mayor negocio de la historia. También en España se ha criticado mucho el hecho que los políticos terminen casi siempre trabajando -un poco después de su paso por el Estado español- como consejeros o asesores de Telefónica con salarios absurdamente desproporcionados, cosa que ha vuelto a suceder hace pocos días cuando se ha anunciado el nombramiento de Rodrigo Rato como asesor para América Latina y Europa de la empresa que él mismo privatizó en tiempos del presidente Aznar. Contrato a todas luces legal, pero absolutamente inmoral. Como se sabe Rato salió por la puerta trasera del Fondo Monetario Internacional FMI y tuvo una pésima gestión en Bankia provocando el empobrecimiento de miles de españoles, tanto es así, que está imputado en un proceso penal por cinco presuntos delitos. No está de más añadir a su currículo el hecho que Business Week lo ha considerado entre los cinco peores gestores empresariales del mundo. De todo lo anterior se desprende que las actividades de Telefónica han merecido muchas críticas en la misma Madre Patria y no precisamente por haber sido “transparentes”.

 

El presidente Ollanta Humala hizo del “nacionalismo” su bandera de lucha en las dos campañas electorales en las que ha participado. Y en muchas Embajadas de los países europeos se veía con preocupación y hasta con temor la probabilidad de que resultara electo. Circularon rumores de que las empresas españolas y otras transnacionales apoyaron la candidatura de Keiko en la segunda vuelta del 2011. En general, el temor de las multinacionales afincadas en Perú fue desapareciendo conforme se iba produciendo “la gran transformación” de Ollanta Humala. Para ellas el presidente electo ha resultado ser “un gatito” fácilmente domesticable en estos años, lo que no sería malo si es que el interés nacional estuviera protegido en todas las negociaciones que haya realizado y realice este gobierno “nacionalista”. Pero precisamente la poca transparencia en la información de las negociaciones que se ha llevado a cabo con Telefónica hace sospechar lo peor. En este sentido el Presidente de la Asociación de Consumidores y Usuarios de Perú (Aspec), Crisólogo Cáceres, ha criticado “el hermetismo absolutamente incomprensible” en que se han llevado a cabo esas negociaciones y ha pedido que el Gobierno haga público el contrato con Telefónica que ha sido renovado por 18 años y 10 meses más!! Cuando leemos nuestra Historia Republicana nos sorprendemos de esos contratos por 100 años que se hicieron a finales del siglo XIX y comienzos del siglo XX cuando teníamos un Estado débil. ¿No es una realidad que hoy en día el Perú tiene una mejor capacidad de negociación internacional por nuestras fortalezas macroeconómicas? ¿O eso es puro cuento cuando se trata de negociar con empresas que vienen de un país que casi está en bancarrota?

 

El congresista Lescano ha sido un solitario defensor de los usuarios frente a los abusos de Telefónica en Perú y sostiene que tiene documentación que demuestra la doble contabilidad que lleva esa empresa, lo cual “es un delito tributario”, además de adeudar tributos por más de cuatro mil millones de dólares. Se dice que Telefónica debe a los Municipios, que maltrata a sus usuarios, que no cumple con sus promesas de inversión, y a pesar de eso se le renueva el contrato. ¿Qué se esconde detrás de la negociación más secreta de los últimos veinte años? Juan Sheput, de Perú Posible, ha sido el más crítico contra el contrato que esta ad portas de firmarse y ha señalado que dicha negociación “no sólo ha estado hundida en una ciénaga que impedía cualquier signo de transparencia sino que de seguro se convertirá en un modelo para todo gobierno que decida negociar dejando de lado la dignidad.” Acusa al Ministro Carlos Paredes de haber negociado “con miedo” y de mentir cuando dice que “no ha sido posible hacer una licitación con la participación de otros operadores”. Destacados Juristas han señalado que esto sí se ha podido hacer sobre la base de los incumplimientos de Telefónica. Sheput propone que en un futuro gobierno se cree una Megacomisión que investigue los hechos irregulares que vienen sucediendo en sectores como Transportes y Energía y Minas y sentencia:un nacionalismo de caricatura como el que vivimos, que no sabe defender los derechos del Perú, está superando con creces el entreguismo que sufrió el país durante la década del  fujimorismo.”

 

Sin embargo, es precisamente por el apoyo que dieron “los garantes” (Mario Vargas Llosa y Alejando Toledo) que el Perú tiene actualmente como presidente a Ollanta Humala. Precisamente los garantes apoyaron su “gran transformación” (la del candidato Humala). De otro lado, es bueno recordar que durante el escándalo de los Petroaudios se escuchó en una de las conversaciones que el tema principal por el cual se necesitaba de ingentes recursos económicos provenientes de un probable contrato era la futura campaña del 2011. Es decir, lo que faltaba aparentemente al APRA eran recursos económicos para enfrentar una campaña con éxito. Todo eso se fue al diablo cuando se descubrieron los Petroaudios. Pero siempre queda la duda si detrás de cualquier negociación a gran escala no habrá corrupción de por medio. De acuerdo a esa “experiencia” y tomando como cierta la afirmación entre los círculos nacionalistas de que Nadine sería la candidata presidencial en el 2016, sería posible que el problema económico para la candidatura nacionalista se haya solucionado con las “negociaciones” con Telefónica. ¿Ya hay dinero para la campaña nacionalista del 2016? Porque los “sobornos” en las negociaciones de Telefónica son una costumbre criticada por la OCDE y en la misma Madre Patria como se señaló más atrás. De todo esto se tendrá mejor conocimiento en un futuro cercano o en el siguiente gobierno ya que no hay nada que pueda ocultarse por mucho tiempo, siempre hay una Pinchi Pinchi!

 

De otro lado, un hecho que no reparan los críticos del presidente Humala es que exista un manejo “montesinista” de la información desde Palacio. Me explico, alguien se cree que es casualidad que la Jefa de la ONPE haya enviado al Congreso un proyecto de Ley que no impida la postulación de la primera Dama en el 2016, justo en el momento en que el tema principal de debate nacional debería ser la investigación hasta las últimas consecuencias de la negociación con Telefónica que podría derivar en la firma del Contrato más entreguista en los últimos años. Mientras tanto ¿los garantes dónde están? Y por último, nadie dice nada de la cantidad de militares que están entrando al aparato estatal en diversos Ministerios, primero como Directores de Defensa en cada Sector y luego en distintos niveles y hasta de asesores en la PCM. ¿Se está militarizando el aparato estatal? ¿Con que fines? Esperemos que el proyecto chavista no aparezca por aquí. La reelección y su variable (postulación de la cónyuge del Presidente) no pueden prosperar. En todo caso, el más perjudicado por una posible postulación de la primera Dama sería el presidente Alejandro Toledo. El más beneficiado, el “monstruo” de nuestra política nacional: Alan García. Mientras más candidatos en la derecha o centro derecha mejor para Alan que correría sólo en la centro izquierda para el 2016, teniendo asegurado su pase a la segunda vuelta gracias a Nadine Heredia, salvo mejor parecer…

J. Montalvo

 Veáse:

 Grupo de Trabajo de la OCDE sobre Cohecho: “Informe sobre la Aplicación en España de la Convención de Lucha contra la Corrupción de Agentes Públicos Extranjeros en las Transacciones Comerciales Internacionales y otros instrumentos relacionados”. Enero, 2013.

Transparency International: Informe Money, politics, power: corruption risks in Europe (Dinero, política y poder: riesgo de corrupción en Europa), Junio 2012.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s