España cede soberanía bancaria al reconducir la crisis

En un intento por reconducir la crisis de deuda, España sucumbió el sábado a las presiones y solicitó formalmente hasta 100.000 millones de euros de fondos europeos para sanear sus bancos a cambio de ceder soberanía nacional sobre el sistema financiero.
“Las condiciones se van a imponer a los bancos, no a la sociedad”, quiso dejar claro en una abarrotada rueda de prensa el ministro de Economía, Luis de Guindos, que asumió en solitario la misión de comunicar la solicitud de ayuda para los bancos.
“Es prematuro todavía sacar todas las conclusiones del discurso pronunciado por De Guindos pero hay que tener mucho cuidado con la letra pequeña de las condiciones que va a imponer la eurozona a España. Es evidente que va a haber una cierta cesión de soberanía”, dijo José Carlos Díez, economista jefe de Intermoney.
Tras una conferencia telefónica de carácter técnico con responsables de los distintos tesoros europeos y otra de los ministros de finanzas a primera hora de la tarde, España tuvo que desdecirse de las declaraciones de los últimos días y reconocer que ha acordado una línea de crédito de hasta 100.000 millones de euros para ayudar a las entidades en apuros.
UNA HORQUILLA MUY AMPLIA
“Es una cantidad máxima en la cual clarísimamente hay un margen de seguridad, se ha establecido una cifra que no puede ser cuestionada por nadie”, dijo Guindos.
El Fondo Monetario Internacional, que asesorará en el proceso de préstamos y ha sido “invitado” por el Eurogrupo a “monitorizar la asistencia y realizar informes regulares”, desveló la víspera que el déficit de capital de la banca española es de al menos 40.000 millones de euros aunque en el sector se da por descontada una cifra sensiblemente superior una vez que finalicen en “los próximos días” el primer informe de las auditorías independientes que encargó el país.
“La horquilla es muy amplia (…) No me extrañaría que la cifra final estuviera entre 60.000 y 80.000 millones de euros”, dijo Emilio Ontiveros, presidente de Analistas Financieros Internacionales.
Con el diferencial de la deuda española a diez años frente a su par alemán en máximos históricos cerca de los 500 puntos básicos, Guindos se mostró convencido de las bondades de la petición – aplaudida por la Comisión, Alemania, Estados Unidos y el propio FMI – y llegó a asegurar que “el riesgo soberano quedará al margen del saneamiento del sistema financiero”.
La agencia de calificación de crédito Fitch anunció el jueves una rebaja del rating soberano en tres escalones mencionando entre otras cuestiones las fuertes necesidades de capital de los bancos, que cifró entre 50.000 y 60.000 millones de euros en un escenario base y en 100.000 millones en otro adverso. [ID:nL5E8H79QJ]
“Significa ya el respaldo definitivo del sistema financiero español (…) 100.000 millones de euros es un importe máximo y hay que cubrirse, pero creo que las necesidades estarán entre los 40.000 o 50.000 millones de euros”, dijo Juan Iranzo, vicepresidente del Instituto de Estudios Económicos.
HASTA DIEZ PUNTOS DE DEUDA/PIB
El estatal Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) será el receptor de las ayudas y decidirá el importe y condiciones de inyección para las distintas entidades.
Por esto, el importe de los préstamos engrosará directamente la deuda pública del país. La relación deuda/PIB, única fortaleza relativa de la economía española, aumentaría en casi 10 puntos si se utilizase íntegra la línea de crédito. Para este ejercicio, el Ejecutivo había previsto – sin tener en cuenta las nuevas ayudas – elevar esta ratio al 79,8 por ciento del PIB.
Los intereses de los créditos – que Guindos aseguró que serían “en condiciones mucho más favorables a las de mercado”-, sí sumarán déficit público, para el que el Ejecutivo proyecta todavía una cifra del 5,3 por ciento del PIB para 2012 desde el 8,91 por ciento de 2011.
Con el mecanismo, la fecha y las condiciones aún por determinar, la decisión de España supone un hito en la historia del euro al ser el primer país que esquiva un rescate a cambio de una “ayuda suave” exclusivamente destinada a los bancos.
SOMETIMIENTO
En la práctica, la petición formal de ayuda a Europa someterá a los bancos españoles, fuertemente afectados por el pinchazo de la burbuja inmobiliaria, a una disciplina en la que lucirán sus galones la Comisión Europea y el Banco Central Europeo.
El Ejecutivo español, que en los primeros cinco meses de Gobierno ha atendido a las reclamaciones de sanear su sector financiero con dos reales decretos con los que ha impuesto 84.000 millones de euros de provisiones, se ha visto desbordado por el descrédito en un contexto de crisis de confianza casi irracional.
El ministro no aclaró si los acuerdos para las ayudas incluirán nuevas regulaciones para el conjunto de la banca o solamente para aquellas entidades que requieran ayuda.
Pero, con la nacionalización de Bankia – que desveló un agujero estimado en 23.500 millones de euros- y la fuerte presión ejercida sobre su cartera por parte de los nuevos gestores, se dispararon los temores entre algunos bancos sobre la posibilidad de nuevas exigencias que no distingan entre entidades diversificadas o internacionalizadas y con perfiles de clientes distintos.
De hecho, en la metodología de la auditoría, que el Eurogrupo dijo el sábado que utilizará como referencia, se explica que las necesidades se calcularán teniendo en cuenta además de la cartera inmobiliaria, créditos a PyMES y particulares.
Mientras el ministro de Economía asumía toda la responsabilidad del anuncio señalando que “soy yo el que participa en el Eurogrupo”, el presidente del Gobierno, a quien se ha acusado en repetidas ocasiones de sus escasas apariciones públicas en momentos de máxima tensión, mantenía el sábado a última hora su agenda de asistir el domingo al estreno de la selección española de fútbol en la Eurocopa.

La Eurozona ofrece un rescate a España de hasta 100.000 millones de euros


La zona euro ofreció a España una ayuda de hasta 100.000 millones de euros para recapitalizar y sanear su sector financiero, y espera que España la acepte, lo que le convertiría a ese país en la cuarta economía de la unión monetaria en ser rescatada.
Hemos considerado ofrecer un rescate “de hasta 100.000 millones de euros” para el sector financiero español, una fuente europea al finalizar una teleconferencia entre los 17 ministros de Finanzas de la unión monetaria, en la que también participó la directora gerente del FMI, Christine Lagarde.
Pero de momento España “no ha pedido” ni aceptado nada públicamente. El ministro español de Economía, Luis de Guindos, iba a dar una rueda de prensa este sábado a las 19H30 (17H30 GMT) para explicar “los resultados de la reunión del Eurogrupo”, anunció su ministerio.
El ministro “explicará a los medios de comunicación las actuaciones sobre recapitalización del sistema financiero español”, precisó.
Si España finalmente acepta o pide formalmente la ayuda europea, se convertirá en el cuarto país de la zona euro en recibir un rescate de sus socios, tras Grecia, Portugal e Irlanda.
A cambio, el Eurogrupo exigirá a España un “saneamiento” de su sector financiero, pero descarta pedirle un plan de austeridad como lo hizo con esos tres países de la unión monetaria, dijo una fuente.
El Fondo Monetario Internacional participará en el plan de ayuda al sector bancario español, pero sólo tendrá un papel de supervisor, informaron fuentes cercanas a las negociaciones.
La reunión de la zona euro ocurrió un día después de que el FMI cifrara en más de 40.000 millones de euros el capital que necesitan los bancos del país. Pero fuentes gubernamentales dijeron que ofrecieron 100.000 millones de euros ya que la banca española probablemente necesite bastante más capital.
España está además a la espera de una auditoría independiente de sus bancos por parte de los auditores alemán Roland Berger y estadounidense Oliver Wyman, prevista para el 21 de junio.
En las últimas horas, la presión arreció para que España pida cuanto antes un préstamo al fondo de rescate de la zona euro.
“Si España se siente superada por sus necesidades de financiación, debe utilizar los instrumentos que han sido creados para ello”, dijo el presidente del banco central alemán (Bundesbank), Jens Weidmann, al diario dominical alemán Welt am Sonntag.
Según fuentes cercanas a los debates, la idea que se maneja es utilizar los fondos de rescate europeos, el FEEF o el MEDE que entrará en vigor en julio, para inyectar directamente capital al español Fondo público de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB).
Esto sería una posible solución intermedia del agrado de todos: el gobierno español no vería su soberanía amenazada ya que no sería una intervención tan dura como la de Grecia, y Alemania también se saldría con la suya, al utilizar el fondo de rescate para inyectar capital en un organismo público, con la garantía de que la ayuda está destinada al saneamiento del sector financiero.
Tras el rescate histórico de 23.500 millones de euros solicitado en mayo por Bankia, tercer banco del país en cuanto a activos, los inversores temen que España no pueda hacer frente por sí sola a las exigencias financieras de su sistema bancario.
Debilitados por su alta exposición a la burbuja inmobiliaria que estalló en 2008, los bancos españoles acumulan en sus balances unos 184.000 millones de euros en activos problemáticos hasta finales del 2011, es decir un 60% de su cartera.
En las últimas semanas, los mercados financieros han mostrado su desconfianza con España, pidiéndole intereses cada vez más elevados para prestarle dinero. Los inversores internacionales retiran fondos y los españoles colocan su dinero en el exterior.
El país, privado de uno de sus motores de crecimiento, la construcción, oscila desde 2008 entre la recesión y un crecimiento débil, mientras crece el desempleo.
A eso se le suma el creciente temor entre los inversores de que una eventual salida de Grecia del euro provoque un efecto contagio y precipite la huida de depósitos de los bancos.
Esta solicitud de rescate demostraría que la manera de manejar la crisis de deuda en Europa ha sido “ineficaz y socialmente desastrosa”, afirmó Alexis Tsipras, el líder del partido griego de izquierda Syriza, que podría ganar las eleciones legislativas en Grecia del 17 de junio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s