España: 60 mil muertes al año por tabaco

Cómo te afecta el tabaco

Aunque el tabaco provoca la muerte de 60.000 personas al año en España, el tabaquismo no está considerado una enfermedad en contra de la opinión médica.Convertido en un hábito social, las mujeres ya igualan a los hombres en tasas de tabaquismo.Tanto en el hombre como en la mujer el tabaco ocasiona daños muy importantes sobre la salud cardiovascular, enfermedad pulmonar y diversos cánceres. Aunque a la mujer le afecta más  en ámbitos como la salud reproductiva, los efectos negativos sobre la piel o las enfermedades cardiovasculares.

Necropsia de un asesino

En el plano sexual, el tabaquismo disminuye la excitabilidad y retarda   el orgasmo. En ellas dificulta la lubricación vaginal y en ellos la   erección.Pero, además, el tabaquismo produce una serie de patologías que son específicas de la mujer: trastornos menstruales, menopausia adelantada y consecuentemente mayores complicaciones por osteoporosis, doble riesgo de padecer cáncer de cuello uterino, aumento de la infertilidad, mayor riesgo de abortos, trastornos de la placenta y recién nacidos de bajo peso

De hecho, entre otras cosas, el tabaco aumenta el riesgo de aborto espontáneo  un 28 por ciento, el riesgo de embarazo ectópico al doble y disminuye el peso de  los neonatos.

La exposición prenatal al tabaquismo materno causa otras  alteraciones en el aparato reproductor masculino, como mayor incidencia  en cáncer testicular, reducción de la calidad del semen así como del  tamaño testicular.

 

Otras enfermedades, como el asma, el síndrome de apnea durante el sueño, la tos crónica o las infecciones respiratorias son agravadas por la inhalación del humo del tabaco.

Por todos es conocido que fumar ocasiona importantes daños a los órganos internos, como los pulmones o el corazón, pero además…

Fumar es causa y agravante de afecciones oculares, de hecho, el porcentaje de personas con cataratas es un 40 por ciento mayor entre los fumadores.

Cualquier cigarrillo contiene cerca de 40.000 compuestos activos, de los  que al menos 40 son carcinógenos. También incluyen radicales libres que  pueden llevar a la inflamación vascular o al desarrollo de enfermedades  sistémicas, dos de los desencadenantes de la uveítis, una inflamación de la capa media del ojo que puede estar en relación con  enfermedades reumáticas y que en ocasiones puede llegar a provocar  ceguera.

De igual forma,  el tabaco aumenta la posibilidad de padecer degeneración macular asociada a la  edad o cataratas.

Fumar también se siente, y mucho, en los dientes. El tabaco contribuye a un exceso de sarro, tiñe los dientes de amarillo, acelera el deterioro de la dentadura y contribuye a la aparición de caries. El riesgo de perder los dientes se multiplica por 1,5 en los fumadores.

El órgano más visible que tenemos, la piel, se ve fuertemente afectada por el tabaco. La lista de problemas dermatológicos es extensa: sequedad en la piel, aparición de vello, multiplicación de las arrugas, apariencia grisácea, aspecto facial demacrado y aparición de manchas en la piel.

El humo del tabaco seca la piel y reduce la cantidad de flujo sanguíneo que llega a ésta; lo que la priva de oxígeno y otros nutrientes esenciales provocando deshidratación.

El consumo de tabaco es también responsable directo de distintas dermatosis como la estomatitis nicotínica, la lengua negra vellosa, la enfermedad periodontal, así como de algunos tipos de urticaria y de dermatitis de contacto.
No hay que olvidar las consecuencias del tabaco en las manos. A causa de la nicotina, la piel de los dedos se vuelve amarilla, efecto llamado discromía y que es fácilmente observable en los fumadores habituales.sentidos del gusto y del olfato también se ven afectados, perdidos o anulados por la penetración continua del humo en el organismo a través de las vías aéreas.Si necesitas más motivos para dejar de fumar, existen muchos donde elegir: fumar acorta la esperanza de vida entre 5 y 8 años, provoca impotencia, causa tos, catarros y dolores de garganta, entre otras muchas enfermedades. Y el dato definitivo: un año sin fumar reduce en un 50 por ciento el riesgo de muerte repentina por ataque al corazón. M de H.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s