España:Rajoy anuncia recortes de 16.500 millones de euros

PSOE: No ha explicado con claridad cuáles son sus políticas para el estímulo

El futuro presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, desveló este lunes las grandes líneas de su programa de austeridad, entre los cuales recortes por 16.500 millones de euros en 2012 y un primer paquete de medidas de urgencia el 30 de diciembre.
“El año próximo tendremos que reducir en 16.500 millones de euros el desfase entre ingresos y gastos para el conjunto de las administraciones públicas”, declaró Rajoy en su discurso de investidura ante el Parlamento, que lo confirmará como presidente del Gobierno tras la aplastante victoria de su formación, el Partido Popular (PP), en las legislativas del 20 de noviembre.
A las medidas de rigor, el futuro jefe del Ejecutivo agregó una flexibilización del mercado laboral, el aumento de las pensiones de jubilación -su “único y exclusivo compromiso de aumento de gasto”, afirmó- y la modificación de los festivos para que la economía española gane en productividad.
Considerando que “las reformas son tan necesarias como urgentes”, Rajoy aseguró que las grandes prioridades de su Gobierno serán “estimular el crecimiento y la creación de empleo” en un país con casi cinco millones de desempleados (21,52%) y bajo la amenaza de una nueva recesión.
“El Gobierno que forme no descansará hasta alcanzar este objetivo fundamental”, enfatizó, asegurando encontrar a su llegada al poder “las circunstancias más difíciles” a las que se haya enfrentado un Ejecutivo desde la restauración de la democracia en España.
Los detalles de su programa eran muy esperados, en un momento en que España está azotada por turbulencias en los mercados, en plena crisis de la Eurozona. “Se equivocan aquellos que piensan que España no será capaz de hacer las reformas que necesita”, lanzó Rajoy.
La principal formación de oposición, el PSOE, criticó lo que consideró falta de concreción. “No ha explicado con claridad cuáles son sus políticas para el estímulo” de la economía, consideró el portavoz del PSOE en el Congreso, José Antonio Alonso.
Fuertemente golpeada por la crisis desde 2008, España se fijó como objetivo principal la reducción del déficit público, después de que éste llegase al 11,1% en 2009 y al 9,3% en 2010.
Recordando la previsión para 2011, el 6% del PIB, Rajoy, quien con toda certeza será investido Presidente gracias a su mayoría absoluta en la cámara, advirtió de que esta cifra “puede verse superada”, es decir, ser superior a lo previsto.
Una vez que jure el cargo el miércoles ante el rey Juan Carlos I, Rajoy desvelará su secreto mejor guardado: la composición de su Gobierno.
El primer consejo de ministros, el 30 de diciembre, entrará en acción aprobando “un real decreto de medidas urgentes en materia presupuestaria”, anunció Rajoy, detallando las primeras reformas que llevará a cabo. “La primera ley que aprobaremos, la primera piedra de nuestro proyecto reformista, será la ley de estabilidad presupuestaria”, que será votada en enero, adelantó.
Esta ley orgánica completará la reforma de la ‘regla de oro’ presupuestaria aprobada en septiembre por España que introduce en la Constitución el principio de equilibrio presupuestario. La ley impone un límite al déficit estructural a partir del 2020, del 0,40% del PIB para el déficit estructural y del 60% del PIB para la deuda pública.
“En segundo lugar, es necesario culminar el proceso de saneamiento del sector financiero”, añadió Rajoy.
El próximo presidente del Gobierno también anunció que llevará a cabo “una modificación de la legislación laboral” para hacer frente a la mayor debilidad de la economía española: el porcentaje de desempleo del 21,52%, un récord entre los países industrializados.
Finalmente, el nuevo equipo dirigente prevé “abrir un proceso de simplificación del sector público”, sobre todo a través de una “profunda reforma administrativa que permita eliminar duplicidades”, entre los diferentes niveles de este país muy descentralizado.
Javier Soriano

Rajoy vaticina tiempos difíciles en España; reducirá presupuesto

El presidente electo del gobierno español Mariano Rajoy advirtió que se avecinan duros tiempos económicos para España y prometió reducir el déficit presupuestario en 16.500 millones de euros (21.600 millones de dólares) el próximo año.
Rajoy habló ante el Parlamento pero sin precisar cómo conseguirá esos ahorros, si será solamente reduciendo el gasto público o si elevará también los impuestos. España se comprometió con la burocracia de Bruselas a reducir el déficit al 4,4% en 2012.
Rajoy dijo además que el desempleo, que según dijo es ahora del 23% a nivel general y del 46% entre los menores de 25 años, contribuye a que el “panorama no pueda ser más sombrío”.
El Partido Popular de Rajoy ganó por mayoría abrumadora los comicios del 20 de noviembre y cuenta de una cómoda mayoría en el Parlamento. Rajoy jurará su cargo el martes, para trasladarse al día siguiente al Palacio de la Moncloa, la residencia oficial de los presidentes de gobierno españoles.
El año pasado el déficit presupuestario alcanzó el 9,2% del PIB y el gobierno socialista saliente calcula que el de 2011 rondará en torno al 6%: una cifra que según Rajoy podría ser excesivamente optimista porque la economía no experimentó crecimiento alguno en el tercer trimestre.
Esa atonía económica hizo que España, el Fondo Monetario Internacional, la Unión Europea y muchos economistas privados redujeran las perspectivas de crecimiento económico del país para este año, del 1,3% al 0,8%.
España sufrió una recesión de casi dos años y en 2011 apenas experimentó crecimiento económico. Incluso algunos economistas creen que ese crecimiento podría ser negativo.
A finales de septiembre, la deuda general española ascendía a 706.340 millones de euros (919.600 millones de dólares), un 15% más que el año pasado. La nueva cifra representa el 66% del PIB y una parte sustancial corresponde a las 17 comunidades autónomas del país.
Al anunciar por primera vez el marco que abarcará sus planes económicos, Rajoy dijo que pondrá fin a la congelación del índice del coste de vida que tienen las pensiones, mantendrá la jubilación a los 67 años, suprimirá las prejubilaciones y trasladará a los lunes todos los puentes entre feriados, además de imponer un bachillerato de tres años, como en Francia, Alemania, Italia y Holanda.
Daniel Woolls

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s