Oslo: Podrían acusar de “crimen contra la humanidad” a Breivik

Noruega podría acusar de “crímenes contra la humanidad” y condenar a 30 años de cárcel a Anders Behring Breivik, el presunto autor de los atentados que el viernes pasado dejaron 76 muertos, considerados los peores ataques en este país desde la Segunda Guerra Mundial.

Breivik, de 32 años de edad, quien dijo querer, entre otras cosas, “salvar a Noruega y Europa Occidental de (…) una invasión musulmana”, confesó ser el autor de la explosión en el centro de Oslo y de la matanza en la isla de Utoya que causaron 76 muertos, según la última evaluación provisoria.

El sospechoso entró el lunes en prisión preventiva. Su abogado defensor aseguró que su cliente estaba completamente desconectado del país en el que vivía.

La policía baraja la posibilidad de acusarlo de “crímenes contra la humanidad”, según el fiscal a cargo del caso, afirma este martes el periódico noruego Aftenposten. Esta acusación, que forma parte del Código Penal noruego desde 2008, prevé una pena máxima de 30 años de cárcel.

Según el Aftenposten, el fiscal Christian Hatlo recalcó que, por el momento, se trata sólo de una posibilidad.

“Por ahora, la policía se ha referido al artículo (…) relativo al terrorismo, pero no descarta usar otras disposiciones” de dicho código, dijo a AFP uno de sus portavoces. No obstante, “aún no se ha tomado ninguna decisión definitiva” al respecto, agregó.

El ministro de Justicia noruego, Knut Storberget, agradeció este martes el “fantástico” trabajo que la policía efectuó tras los atentados del viernes.

“Son personas que han trabajado mucho más de lo que se puede esperar de cualquiera, son personas que han interrumpido sus vacaciones y que participaron voluntariamente en toda Noruega”, estimó el ministro.

Más allá de la movilización de un gran número de policías, el ministro elogió el “aspecto cualitativo” de su trabajo, subrayando los esfuerzos de “hombres y mujeres de la policía” por restablecer la “seguridad” y la “normalidad” tras los ataques.

La actuación de la policía ha sido criticada por el tiempo que tardó en intervenir el viernes para detener al autor de los ataques.

El lunes, la jueza Kim Heger anunció a la prensa que la prisión preventiva de Breivik durará ocho semanas, pero puede ser renovada. Según el tribunal, pasará cuatro semanas en régimen de aislamiento total.

Durante la audiencia, el sospechoso afirmó que con estos atentados quería defender a su país y a Europa contra el islam y el marxismo y que el objetivo no era causar el mayor número posible de víctimas, declaró Heger.

Según el fiscal, el joven se declaró dispuesto a pasar toda su vida en la cárcel. Su padre, Jens Breivik, opina que “lo que debería haber hecho es darse la muerte en lugar de matar a tantas personas”.

La policía revisó el lunes el balance de víctimas mortales, reduciéndolo de 93 a 76. El número de muertos en el tiroteo contra una concentración de jóvenes laboristas en la isla de Utoya bajó a 68, frente a los 86 barajados hasta ahora, y el del atentado con bomba contra la sede el gobierno en Oslo subió a ocho, en vez de siete.

El sospechoso, al que no se autorizó a comparecer en uniforme en la sala, aludió a la existencia de “otras dos células” en su organización, precisó un actuario del tribunal, Geir Engebretsen, en rueda de prensa.

La audiencia, que duró unos 40 minutos, tuvo lugar a puertas cerradas por expreso deseo de la policía.

Anuncios

Perú: Salomón Lerner primer ministro

El presidente electo Ollanta Humala anunció los nombramientos del primer ministro de su gabinete y del ministro de Economía a ocho días de asumir el poder.
El líder de Gana Perú designó como primer ministro a Salomón Lerner Ghitis, un ingeniero industrial de 65 años miembro de la comunidad judía en Perú, jefe de la campaña presidencial de Humala y considerado el nexo con los empresarios. Asimismo designó como ministro de Economía a Luis Miguel Castilla, un economista de 42 años, con estudios en Johns Hopkins University y quien hasta el sábado fue viceministro de Hacienda del saliente gobierno de Alan García.

“He decidido nombrar a Salomón Lerner como presidente del Consejo de Ministros y él (Lerner) aceptó”, dijo Humala; luego de un tensa espera que genero diversos comentarios.

Lerner —un empresario conocedor de la banca, pesquería y el transporte en helicópteros— conoció a Humala el 2005 y lo acompañó el 2006 en su primera campaña presidencial donde el ex militar perdió ante el saliente presidente Alan García.

El economista Castilla trabajó por una década en la Corporación Andina de Fomento (CAF) —brazo financiero de 18 países de América Latina, el Caribe y Europa— y también fue analista para el Banco Mundial.

David Rivera, un analista económico, dijo a la AP que con el nombramiento de Castilla, el presidente electo busca dar “una potente señal” de confianza a inversores, luego que la economía local “se desaceleró” desde inicios de 2011.

Desde otro punto de vista, el influyente congresista Mauricio Mulder, del saliente partido oficialista APRA del presidente Alan García, calificó a Castilla en Radioprogramas como un economista con una visión “ortodoxa” del manejo económico.

El domingo Humala pidió la continuidad del actual presidente del autónomo Banco Central, Julio Velarde, cuyo cargo debe ser ratificado por el nuevo congreso desde el 28 de julio. El pedido generó el lunes un alza del índice general de la bolsa de valores de Lima que subió 4,6% hasta alcanzar 21,28 puntos.

La popularidad de Humala cayó de 70% a 41% en menos de un mes, descenso atribuido a una polémica visita a Rusia de su hermano Alexis Humala, según una encuesta nacional de la firma Ipsos-Apoyo publicada el domingo.

Alexis Humala —un empresario que estudió geología en Rusia— se reunió a nombre del presidente electo con el canciller ruso Sergey Lavrov y funcionarios pesqueros, de la gigante gasífera Gazprom y de la fabricante de armas Rosoboronexport.

El saliente presidente Alan García entregará el poder el 28 de julio a Humala quien gobernará durante 5 años.

Congresista Diez Canseco en desacuerdo con ratificación de Velarde en el Banco Central de Reserva del Perú

El congresista electo por Gana Perú opinó que “lo coherente es que la gente que ha manejado la propuesta del plan de gobierno asuma responsabilidades”

Las primeras diferencias entre el Partido Nacionalista y los grupos que conforman la alianza Gana Perú empiezan a asomar. Esta mañana, el legislador electo por esta coalición Javier Diez Canseco se mostró en contra de la ratificación de Julio Velarde como presidente del Banco Central de Reserva, porque “lo coherente es que la gente que ha manejado la propuesta del plan de gobierno y plan de los primeros 100 días asuma responsabilidades”.

Javier Diez Canseco

“En mi opinión la autoridad monetaria que en el país manejó con más responsabilidades el problema financiero fue Óscar Dancourt, que vinculó la tarea del BCR con la labor de controlar la inflación y lo hizo de forma extraordinariamente exitosa”, indicó en diálogo con “Primera noticia”.

Diez Canseco sostuvo que la ratificación de Velarde, anunciada por el propio presidente electo Ollanta Humala, “gira alrededor de la denominada intención de darle seguridad a los inversionistas”.

DIFERENCIAS CON VELARDE
El congresista electo sostuvo que Velarde tiene discrepancias con las ideas de Gana Perú. Puso como ejemplo que mientras ellos consideran que las AFP deberían invertir más en el país, el titular del BCR acepta que hasta el 50% de los fondos privados sean dirigidos a mercados del extranjero.

“Otro elemento de diferencia es que él se ha mostrado en contra de que el sueldo mínimo sea de 750 soles”, añadió.

Sobre los rumores que indican que el ex viceministro de Hacienda del gobierno aprista, Luis Miguel Castilla, sería nombrado por Humala Tasso como ministro de Economía, Diez Canseco señaló que este funcionario “ha sido uno de los responsables del Decreto Supremo 012, que impulsó un frenazo”.

“Para mí es preocupante, porque su comportamiento viene de la gestión actual y por lo tanto es parte del equipo que ha manejado la política de crecimiento sin inclusión social”, concluyó.

Perú: Fraternidad en la política…

No me ayudes, hermanito…
Toledo y Fujimori tambien tuvieron familiares “incómodos”, acusados de asociación ilícita para delinquir hasta por violación sexual
En la víspera del Día de los Inocentes en diciembre del 2004, a la alcaldesa del distrito de Lobitos (Talara), Matilde Bayona Curo, no se le ocurrió mejor idea que llegar hasta la sede del Congreso y presentar en nombre de su comuna una iniciativa legislativa para pedir que los excluyan de la Ley Antinepotismo (26771). Con el argumento de que “en Lobitos todos son familia” porque apenas viven 1.200 personas, Bayona intentó justificar así la preferencia que tuvieron sus primos hermanos, sobrinos y su cuñado para acceder a cargos públicos. De Ripley, sin duda, pero estos casos suceden.

El último episodio que demuestra que nuestros políticos no solo quieren que sus familiares los acompañen durante sus gestiones, sino que también dejan que tomen decisiones por ellos tiene como protagonista a Alexis Humala. Muy incómodo, su hermano Ulises ha dicho que anda fastidiado porque lo pintan como un “‘Filete’ Toledo y eso indigna”. Es cierto, no hay comparación.

El grupo familiar de Alejandro Toledo no es político, como sí lo son los Humala. Mientras Alejandro fue el único de sus hermanos que logró superar la pobreza gracias a la educación, Ollanta se crio respirando política. Tras cada almuerzo, don Isaac ordenaba a sus siete hijos leer a Mariátegui, Arguedas y Alegría y luego debatían sobre cómo aplicar esas ideas indigenistas en la realidad nacional.

A una familia el poder le cayó del cielo, pero la otra siempre lo buscó. Mientras al menos siete familiares del ex presidente sacaron provecho del cargo y terminaron denunciados por tráfico de influencias, estafa, corrupción y hasta violación sexual, Alexis Humala demostró que su caso es distinto. Su hermano aún no asume la presidencia y él ya conversó con funcionarios de otro gobierno sobre gas, pesquería, comercio, armamento y hasta energía nuclear. ¿Hasta dónde llegarán los Humala en este quinquenio? Ollanta tendrá la última palabra.

HERMANO DEL ALMA
Si nos concentramos solo en hermanos incómodos, los Toledo son un caso emblemático. En total fueron 16, pero murieron siete. Pedro, el menor de los nueve restantes, fue acusado de usar sus influencias para ganar con rapidez una millonaria concesión a fin de prestar servicios de telefonía fija.

Cuando fue llamado por la Comisión de Fiscalización del Congreso, negó todo y dejó una frase para el recuerdo: “¡Por ser hermano del presidente se me cierran todas las puertas en vez de abrirse!”. Nadie sintió pena por él y en el 2007 la Segunda Sala Penal Anticorrupción lo condenó a cuatro años de prisión condicional.

A Luis, el mayor, lo recordamos por atacar a pedradas a dos periodistas en su fundo El Gran Chaparral de Lurín. A él lo acusaban de traficar terrenos. Y qué decir de Margarita, que cumplió arresto domiciliario luego de que la señalaran como la supuesta organizadora de la fábrica de firmas de País Posible. También la investigaron por presuntamente presionar a directivos de Enapu para que favorecieran a correligionarios de su partido.

Pero si el clan Toledo se convirtió en caserito del Ministerio Público, los Fujimori han hecho de todo para evitar esos pasillos. A inicios de los noventa, Víctor Aritomi, ex embajador del Perú en Japón, y su esposa Rosa Fujimori, hermana del ex mandatario, crearon en ese país una fundación para recibir donaciones para el Perú. Con el fin de captar lo enviado, se formó en Lima la ONG Apenkai, encabezada por Pedro Fujimori, quien despachaba desde su oficina en Palacio de Gobierno.

El menor de los hermanos solía pasar desapercibido, hasta que un día rompió su costumbre de no asistir a eventos sociales y terminó de rehén en la Embajada de Japón. Él, Rosa y Juana, la otra hermana del ex presidente, manejaron los donativos.

La primera voz de alerta la dio Susana Higuchi cuando denunció a los familiares de su marido Alberto Fujimori por vender ropa donada, pero con el golpe del 5 de abril el asunto pasó a segundo plano. Sin embargo, en el 2001 la ciudadana japonesa Akemi Kishida, en representación de un grupo de personas, se comunicó con la embajada peruana en Tokio para averiguar si los 200 mil dólares que habían donado efectivamente se convirtieron en dos escuelas. Cosa que no fue así. Ahí estalló el escándalo.

Tras años de investigaciones, se descubrió que los tres hermanos habrían malversado US$20 millones a través de Apenkai. En el 2007 el Ministerio de Justicia solicitó al Gobierno de Estados Unidos la extradición de Pedro por delitos contra la administración pública y asociación ilícita para delinquir. Rosa, Juana y Aritomi también fueron requeridos. ¿En qué quedó el asunto? “Pedro, Rosa y Aritomi se encuentran como no habidos. Su proceso es reservado hasta que se le encuentre”, comenta Pedro Gamarra, procurador ad hoc para los casos de Fujimori y Montesinos. ¿Nunca respondieron ante la justicia? “No”, responde.
J.A.A

Perú: Ollanta Humala en el año de Machu Picchu

Por: Guillermo Reaño

Educador, viajero empedernido y periodista especializado en turismo, ecología y desarrollo.
Es responsable del Grupo Viajeros, una organización peruana dedicada a la promoción del “viajerismo” y la conservación de los recursos naturales y culturales de la región andino-amazónica.
Dirige la revista Viajeros y el portal http://www.soloparaviajeros.pe, sus crónicas han sido publicadas en Rumbos, Caretas, Altaïr, Viamedius, EcoPortal, entre otros medios. Radica en Lima pero se pasa la vida dando vueltas por el mundo.

Perú celebrará este mes de julio dos acontecimientos de singular importancia. Primero, hombres y mujeres de toda condición social saldrán a las calles de Lima, Cusco y el interior del territorio nacional para festejar el primer centenario del descubrimiento de Machu Picchu, la ciudadela inca más conocida del mundo, una de las Siete Nuevas Maravillas de la Humanidad y principal ícono turístico de un país que recibe casi tres millones de visitantes cada año; después, hacia fines de mes, treinta millones de peruanos serán testigos, algunos jubilosos, otros con más preocupaciones que certezas, del cambio de mando gubernamental más esperado del último cuarto de siglo: por primera vez en casi doscientos años de vida republicana asumirá la conducción de la nación un presidente de centro izquierda elegido por la voluntad popular, el comandante Ollanta Humala. Julio, el mes del aniversario patrio, se presenta expectante. Hiram Bingham, el Indiana Jones hawaiano que desempolvó Machu Picchu en 1911 inicia las funciones que llegarán a su cierre con el juramento presidencial del émulo de Lula da Silva (o tal vez, solo el tiempo lo dirá, de una versión mejor presentada de Hugo Chávez, Rafael Correa o Evo Morales).

La fiesta por el centenario de Machu Picchu tuvo su acto inaugural en marzo pasado cuando el gobierno del derechista Alan García logró, después de varios años de controversias y acusaciones mutuas, la devolución al Perú de las piezas arqueológicas que la Universidad de Yale retenía desde el retorno de Bingham a los Estados Unidos después de su exitosa performance peruana. El nombre de Hiram Bingham III, hijo de una pareja de misioneros protestantes instalada en Honolulu, la capital del archipiélago de donde también es oriundo Barack Obama, académico por las universidades de Harvard, Berkeley y Yale, gobernador por Connecticut y miembro del senado americano, es uno de los más controvertidos en la historia del Perú contemporáneo. En los primeros días de julio de 1911, y con fondos de la National Geographic Society, el explorador que solamente dos años antes había tomado contacto con la historia incaica se lanzó a la aventura de encontrar la Ciudad Perdida de los últimos Reyes Incas, sueño largamente postergado de exploradores extranjeros, aventureros nativos e ilusos de todas partes.

Desde entonces la polémica ha distorsionado la figura real del explorador americano presentándolo como una suerte de Francis Drake de nuestro tiempo. Para un sector de la historiografía peruana Bingham solo fue un consumado ladrón de las joyas incas -el imperio agrario que durante poco menos de dos siglos sembró de civilización los andes sudamericanos-, interesado en promocionar su nombre con el único afán de encumbrarse en las esferas del poder político de su país. Filibustero de saco y corbata o explorador audaz, los peruanos, por lo general inconformes y levantiscos, parecieran estar, en el mes de las celebraciones oficiales por el primer centenario del descubrimiento de Machu Picchu, atentos a los entredichos que generaron en todos los sectores sociales los tres últimos reñidos procesos electorales.

Tanto así que muy pocas voces han cuestionado el programa de festejos diseñado por una comisión de alto nivel presidida por el empresario Vega Llona, que incluye la iluminación de la ciudadela incaica y la presencia de la artista peruana radicada en México Tania Libertad, ceremonia que será vista en vivo por 500 millones de personas alrededor del planeta Desde hace ocho meses, cuando la alcaldía de Lima, la megalópolis de diez millones de habitantes que concentra el poder político y económico del país, pasó a manos de una coalición de izquierda liderada por la Dra. Susana Villarán y una mayoritaria cantidad de municipios y gobiernos regionales pasaron también al control de sendos movimientos políticos de oposición, por no decir de izquierda, el país ha dado una vuelca de 180 grados en sus preferencias electorales. En el año de Hiram Bingham y su proeza descubridora Perú es otro de las repúblicas sudamericanas que inaugura un gobierno de tinte populista.

¿Qué espera el peruano común del gobierno del comandante Humala?. Los resultados electorales indican que más de la mitad de la población electoral nacional exige un cambio sustancial en el modelo económico que se ha venido aplicando desde el gobierno del tristemente célebre presidente Alberto Fujimori (1990-2000) quien cumple condena en una cárcel del Callao acusado por un tribunal independiente de crímenes de lesa humanidad. Dicho modelo, es necesario mencionarlo, logró generar un crecimiento económico nunca antes visto –en el año 2007 llegó a un índice de 8.5 % del PBI – en un país donde el 32 % de su población es pobre o extremadamente pobre. Crecimiento con inclusión social, pareciera ser la receta de moda y la propuesta electoral del todavía no juramentado presidente Humala que los peruanos de todos los sectores sociales reclaman al unísono.

¿Podrá el próximo presidente cumplir las expectativas, todas, de una sociedad compleja y en riesgo de disolución permanente? No es tan fácil predecirlo, para el grueso de los analistas consultados los próximos meses serán determinantes para conocer el rumbo del nuevo gobierno. Mientras tanto, los habitantes del País de los Incas, esa era la marca oficial que por años identificó al Perú en el concierto del turismo internacional, se aprestan a festejar los primeros cien años de un viaje fabuloso que posibilitó la puesta en escena de una de las postales más conocidas en el planeta turismo, la de la ciudadela inca de Machu Picchu, símbolo cultural de un país milenario que inicia la segunda década del siglo XXI inaugurando un gobierno elegido mayoritariamente por el voto de los descendientes indios y mestizos de Manco Cápac y Mama Ocllo, la pareja de esposos-hermanos que salieron de las aguas espumantes del lago Titicaca para fundar una civilización impresionante y ejemplar.